spot_img
spot_img
lunes, 18 de octubre del 2021

Mujeres recibieron Violencia en marchas por la celebración del 8M

Decenas de mujeres fueron aprehendidas por agentes de seguridad pública. También recibieron agresiones físicas, y verbales principalmente en espacios virtuales.

spot_img

Durante la celebración del Día Internacional de la Mujer, decenas de mujeres organizadas recibieron agresiones y expresiones de violencia, al participar en las marchas y concentraciones para conmemorar las luchas históricas y reivindicar los derechos humanos de las mujeres.

Agresiones de tipo sexual, verbal y física fueron testificadas por el personal de seguridad y de derechos humanos que acompañaba las marchas organizadas por mujeres, el pasado 7 y 8 de marzo. En sus declaraciones, detallaron que la mayoría de las agresiones tuvieron en las cercanías de la Plaza Cívica, Gerardo Barrios, punto de cierre al cual se avocarían, luego de desplazarse por la 33 Avenida Norte, desde el Parque Cuscatlán.

VEA: CRÓNICA MUJERES REITERARON DENUNCIAS POR VIOLACIONES A DERECHOS HUMANOS EN EL 8M

Otras de las agresiones tuvieron lugar al momento de la aprehensión de las manifestantes, por agentes de seguridad, encargados de garantizar seguridad en el desarrollo de la marcha.

Las Aprehensiones

El desarrollo de las actividades de protesta fue interrumpido por agentes de seguridad pública, quienes justificaron las aprehensiones por el tono de las declaraciones que recibieron por parte de las manifestantes.

Los policías, desde allá (en el costado poniente de la Iglesia de Catedral Metropolitana), vinieron a agredirlas: “Estas viejas nos molestas; a éstas viejas no las queremos ver aquí, mucho joden”… Sólo porque veníamos diciendo “el violador”, no sé qué… Si las consignas siempre se hacen”, testificó Carmen Ayala, conocida como “La Muñequita”, una de las defensora de derechos humanos.

En sus declaraciones, Carmen Ayala detalló que entre las mujeres aprehendidas se identificaban a una mujer del colectivo feminista, a una mujer trans y a una mujer del colectivo de trabajadoras sexuales.

Una era trans; otra era de la Resistencia Feministas; y, otras así, trabajadoras sexuales (…). Y, entonces, tuve que acercármele a la policía, y decirles “señores, déjelas, por favor”. Y la gente, ¿qué hacía?. La gente no se va a dejar; si ellos van a venir con garrote. Si le dijeron al padre que metieran a las mujeres al sótano. Que ahí que las tuvieran”, testificó a los medios.

Sin embargo, la aprehensión fue reprimida por las activistas, tal y como lo detalló Ayala.

Botamos a la dictadura ayer luchando. Venía a masacrar a las mujeres inocentes; a aquellas personas que fueron abusadas, violadas… las venía a lastimar, con un tambo de gas lacrimoso. Es la clase de presidente”, denunció.

La Muñequita es una abogada penalista, y una ferviente abnegada defensora de derechos humanos en el Ministerio Público. Ha sido., también, una mujer que participó en el conflicto armado, durante la Guerra Civil de 1980; y una más entre las víctimas de femiliares desaparecidos durante la misma.

Otra de las aprehensiones fue testificada en el costado este de la Plaza Cívica Gerardo Barrios, en contra de un grupo de seguridad de sociedad civil, quienes custodiaban el recorrido de las manifestantes.

Agresiones Digitales

Otras agresiones en contra de las manifestantes tuvieron lugar en las redes sociales, en el transcurso de las actividades de protesta, y al cierre de las mismas, cuando medios de comunicación documentaron los mensajes impresos de las activistas, en los muros y calles del Centro Histórico de San Salvador, y en las cercanías del Parque Cuscatlán.

Usuarios en redes sociales reiteraron sus denuncias, y otras expresiones verbales, luego de que las autoridades municipales de San Salvador informaron sobre el emprendimiento de actividades de ornato, restauración y limpieza, para despintar las denuncias impresas en los muros y avenidas del Centro Histórico de San Salvador, tras la marcha del pasado 7 de marzo.

Sin embargo, para Carmen Ayala, tanto las detenciones como represión de la protesta pueden compararse con las que dieron inicio a la Guerra Civil de los 80’s, efectuadas por las autoridades de justicia y de seguridad de la época.

Eso fue como en 1980(..). No considero un avance a la igualdad de género. Y queremos ser libres, por eso estamos aquí. Por eso viví la guerra, la luché, la sufrí. Y queremos que haya una libertad de expresión, para hablar de nuestros derechos.. que nadie nos calle la boca, eso es lo que queremos(…). He visto un desarrollo. Pero, ahora, nos quieren callar la boca, Y nuestra voz no la callarán nunca”, dijo.

spot_img

También te puede interesar

Alessia Genoves
Periodista, redactora de ContraPunto, especialista en temas sociales, culturales y de género
spot_img

Últimas noticias