spot_img
spot_img
sábado, 15 de mayo del 2021

MONÓLOGO | De la oscuridad a la luz

"No sé cuánto tiempo ha transcurrido, si sueño o vivo la realidad..."

spot_imgspot_img

Me encuentro rodeado de cuatro enormes paredes, una sólida puerta de metal en una de ellas y en lo alto una ventana de roí­dos barrotes por donde la luz penetra; el techo de madera carcomida y del que pende un bombillo quemado; ¿es este es mi mundo?

Tres veces al dí­a escucho el chirrido de la portezuela en la puerta de metal que se abre y veo la mano arrugada del carcelero que deja la bandeja con malolientes alimentos que vuelve a cerrarse. Por unos segundos a lo lejos logro escuchar el murmullo de su voz; pero a mí­ nunca me dirige la palabra.

No sé qué ocurre afuera; me consumo, mi carne palidece y los huesos se marcan en mi piel. Mi cabello gris, sucio, largo y desordenado cae sobre mis hombros. La barba abundante, sucia y de mal aspecto ya toca a las tetillas. Las uñas crecen corvas y mugrientas sobre huesudos dedos.

El invierno hace estremecer mi esqueleto y el calor del verano me moja de sudor desde la cabeza hasta los pies. Sobre el lodoso y fétido piso; rastrojos de paja, telepates, liendras y pulgas forman parte de la cama donde concilio el sueño.

Yo no recuerdo mi origen, ni como llegué a este infierno que a veces se torna paraí­so.

Me pregunto: ¿Qué crimen cometí­?, ¿cuál fue mi error para merecer este encierro y el abandono?

Por momentos mi mente se sacude como nunca; pareciera no estar cuerda pues hablo solo y con los que en ella me vistan.

Si, encerrado en estás cuatro paredes, ellos siempre vienen a conversar conmigo, llegan de distintas épocas; los abuelos mayas, los antiguos griegos, romanos ilustres y déspotas, cristianos y judí­os; Herzl, Hitler, Churchill.

Stalin, Eisenhower, Gandhi.

Mandela, entre otros.


Curiosamente nadie de entre los visitantes nota mi deprimente aspecto, ellos me ven como su igual.

La locura creo que llega a su clí­max cuando juntos encontramos: valores y causas comunes que favorecen a la humanidad. Alcanzamos esa coherencia de pensamiento que no es posible lograr en el mundo exterior, en donde se supone vive la gente cuerda quienes quizá por egoí­smo o ego no pueden llegar a acuerdos.

Si encontrar coherencia de pensamiento fuera posible, habrí­a paz e igualdad en el planeta.

¿Será que estoy perdiendo la razón? ¿O que se me revela que solo la muerte nos dará la tan ansiada paz?

Cuando de nuevo quedo en silencio con mi yo, con mi mente en quietud, me estremezco y me cuestiono: ¿que no vivo, lo que vivo?, que no imagino cosas, que soy una persona normal, que no deliro, que no despierto con el corazón palpitante por la noche, trémulo de miedo sintiendo la amenaza del traidor que vende por monedas a quién profesa la verdad de sus ideales.

En mi soledad hay inquietud, hay paz, existen diferencias, pero se logra la armoní­a, hay pobreza, pero se comparte riqueza. Se vive lo mundano, pero se eleva lo espiritual.

En mi soledad, los astros, la montaña, el árbol centenario, el trino del ave, el vuelo del águila, el lago hermoso, el rí­o calmo; todo lo veo, lo palpo, percibo incluso el aroma de las flores y me arrulla el aire con su brisa; sin duda así­ es el universo en armoní­a.

Mi respirar es profundo, la paz y la guerra, ambas se dan dentro de mi ser.

Prefiero no recordar que dejé o que perdí­, ahora aquí­ en mi soledad, dentro de mí­, lo tengo todo en armoní­a.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias