spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

Ministro de Defensa justifica legalidad de la “tregua”

El analista Julio Valdivieso asegura que una polí­tica de Estado no puede estar por encima de la ley

spot_imgspot_img

El ministro de la Defensa, David Munguí­a Payes, defendió este miércoles la legalidad de la tregua entre pandillas realizada entre 2012 y 2013, y aseguró que era una polí­tica de Estado facilitada por el Gobierno del expresidente Mauricio Funes y por organismos internacionales.

“La tregua era una polí­tica de Estado, así­ como también la persecución del delito, las reformas institucionales, la rehabilitación y reinserción. Todo era producto de una polí­tica pública que, incluso, fue respaldado por la Organización de Estados Americanos (OEA), quienes eran ente observador y garante del proceso”, dijo Payes en la entrevista matutina de canal 21.

Lea también:  Mijango: lo que fortaleció a pandillas fue suspender tregua

El ministro aseguró que otorgaron facilidades a mediadores para que hicieran su trabajo, lo que generó una disminución de los í­ndices de violencia. “Este fue un ejemplo para América Latina en cuanto en disminución de la violencia”, subrayó.

Aseguró que durante la tregua, los pandilleros entregaron 500 armas de las cuales, el 81% estaban en buenas condiciones. Asimismo, afirmó que  no hay pruebas de que él se haya reunido con miembros de pandillas.

“Lo que pudiera constituir delito es que en medio del proceso (tregua) se haya cometido algún crimen”, apuntó.

Munguí­a Payes lamentó el calificativo de “cochinada institucional” que hiciera recientemente el fiscal General de la República, Douglas Meléndez, sobre la tregua.

“El Fiscal ha llamado con ese calificativo (cochinada) a todas las personas que con buena fe trabajaron (“¦). No sé por qué el Fiscal actúa de esa manera”, señaló.

El expresidente Funes también ha reaccionado desde sus redes sociales sobre el proceso de investigación que la Fiscalí­a General de la República (FGR) emprende contra varios implicados en la tregua. 

No obstante, para el analista Julio Valdivieso, si bien las polí­ticas implementadas por un Estado no constituyen en sí­ mismas un delito, en este caso, el delito se podrí­a haber cometido durante el proceso de desarrollo de la tregua.

“SI para la implementación de esa polí­tica se hubiesen transgredido alguna norma, entonces serán responsable las personas que no tení­an esa facultad, porque todos los funcionarios no tienen más facultades que las que la ley les manda”, dijo Valdivieso a ContraPunto.

Entre las irregularidades que la Fiscalí­a investiga contra la tregua, está el traslado de reos de máxima seguridad a medianí­a o mí­nima seguridad, así­ como permisibilidad de ingresar comida rápida, electrodomésticos, teléfonos celulares y discotecas a centros penales.

“Lo que no se puede es que si producto de esa polí­tica, se vulnera o se cae en algún ilí­cito contemplado en la legislación (“¦). La polí­tica no puede estar por encima de la ley”, recalcó el analista.

La tregua si bien ocasionó el descenso en el número de homicidios, la Fiscalí­a cuestiona que durante ese proceso se incrementaron el número de cementerios clandestinos y desapariciones.

Durante los años de la tregua (2012-2013) el paí­s cerró en 2012 con un total de 2 mil 594 personas fallecieron en hechos de violencia en El Salvador, lo que supone una disminución de 1 mil 795 muertes menos que las 4 mil 371 contabilizadas en 2011.

El promedio diario actual de homicidios pasó de 14 a alrededor de cinco, según las autoridades de seguridad.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias