spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

Los 96 dí­as sagrados: el sacrificio por tener agua potable

Familias de siete comunidades de Tacuba, Ahuachapán, trabajaron en conjunto por 96 dí­as para instalar tuberí­as de agua potable, servicio del que el alcalde del lugar se habrí­a adueñado, aseguran

spot_imgspot_img

Por más de 12 años pobladoras de siete comunidades del municipio de Tacuba, departamento de Ahuachapán, libran una batalla contra el alcalde Joel Ramí­rez que pretende apropiarse del proyecto de sistema de abastecimiento de agua potable denominado “Bendición de Dios”, proyecto que los mismos pobladores construyeron, faena que llaman “Los 96 dí­as sagrados”, comenta David Aguirre, defensor del agua.

“Porque caminos 18 km de los cantones hasta las fuentes de agua, la gente dejó sus cultivos en el monte por estar trabajando en el proyecto de agua, así­ se trabajaron 96 sagrados dí­as consecutivos”, explicó Aguirre.

Le puede interesar: Denuncian criminalización de defensores del derecho al agua.

En medio de esta disputa por el agua se encuentran, como siempre, al frente de la lucha las mujeres de las 7 comunidades de Tacuba que tuvieron que asumir el doble rol en sus hogares ante la ausencia de los hombres que se fueron a trabajar a las montañas para instalar las tuberí­as que les proveerí­an de agua, cuenta Delmy Dí­az, defensora del agua.

“Hemos sufrido tanto por el sistema de agua cuando fue construido por las siete comunidades, cuando el proyecto se fundó mis hijos sufrieron. Cuando mis hijos iban a estudiar solo partí­an con $0.25 para desayunar y almorzar, porque mi esposo estaba haciendo los 96 dí­as de tarea del agua. Nosotros conseguí­amos la comida fiada en la tienda. Llegué a endeudarme con 500 colones (en esa época), con la esperanza de ganar ese dinero en la próxima temporada llamada “˜casa roja”™ (recolección de café). Con eso trabajo logré pagar la deuda y con lo que me sobró compré un poco de maí­z y frijol, para que mis hijos comieran”, manifestó doña Delmy.

Las mujeres tuvieron que ingéniaselas para proveer de alimentos a sus familias y generar ingresos para lograr subsistir en los hogares y soportar la carga que eso representaba, relata Frisbina de Zúniga, defensora del agua.

Lea además: PDDH: alcalde de ARENA viola derecho al agua en Tacuba.

“Cuando inició el proyecto, yo tení­a a mis hijos chiquitos y sufrí­ bastante porque a los hombres no les quedaba tiempo para trabajar, nos quedamos sin ninguna pena hasta descalzos, aguantábamos necesidad en la alimentación. Yo sufrí­ bastante como mujer, como madre, como esposa. Llevamos todo el peso del trabajo en casa, con la esperanza que este lí­quido no iba a faltar, pero ahora está complicada la situación”, expresó Frisbina.

La situación se complicó cuando comenzaron las arbitrariedades cometidas por el alcalde Ramí­rez al imponer una junta directiva que no fue elegida por consenso comunitario. Posterior a ello, procedió a intentar criminalizar y enjuiciar a 9 defensores del agua de Tacuba bajo falsas acusaciones, proceso que aún se mantiene en disputa legal.

Lea también: Activistas lamentan desinterés de polí­ticos por Ley del Agua.

Este conflicto social y ambiental por el agua es una grave violación a los derechos humanos contra las siete comunidades de Tacuba, asegura Karen Ramí­rez, representante de la Asociación Salvadoreña de Ayuda Humanitaria Pro Vida.

También las organizaciones ambientalistas y sociales exigen a la Fiscalí­a General de la República (FGR) iniciar un proceso penal contra el alcalde del municipio de Tacuba, Joel Ramí­rez, por las denuncias presentadas por la Administración Nacional de Acueductos y Alcantarillados (ANDA) que lo acusan del presunto delito de gestión fraudulenta del sistema de agua. Sin embargo, la fiscalí­a aún tiene pendiente una resolución al respecto.

Además, las organizaciones por el derecho humano al agua también exigieron el cese de represión contra las defensoras de la gestión comunitaria del vital lí­quido.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias