spot_img
spot_img
lunes, 25 de octubre del 2021

Listo el protocolo de bioseguridad para reapertura del aeropuerto Monseñor Romero

Los cielos de El Salvador se abrirán para los vuelos de conexiones y a partir del 19 de septiembre para vuelos comerciales de pasajeros.

spot_img

La Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) presentó oficialmente los protocolos de bioseguridad para la reapertura gradual de las operaciones del Aeropuerto Internacional de El Salvador San Oscar Arnulfo Romero y Galdámez, a partir del 4 de septiembre. 

“Estamos listos para retomar la conectividad con el mundo. A partir del viernes 4 de septiembre, los cielos de El Salvador se abrirán para los vuelos de conexiones y a partir del 19 de septiembre para vuelos comerciales de pasajeros”, informó el presidente de la autónoma, Federico Anliker.

Explicó que el protocolo, que fue avalado por el Ministerio de Salud y la Autoridad de Aviación Civil, contempla el “uso obligatorio de mascarillas para todos aquellos que ingresen a nuestro aeropuerto y señalización de toda la terminal para el distanciamiento físico de dos metros”.

Además, se instalarán “pantallas de protección en los puntos de atención, instalación de cámaras termográficas para escanear la temperatura corporal de las personas, un sistema de video vigilancia para detectar aglomeraciones en las diferentes áreas del aeropuerto, procesos de higiene y desinfección en las áreas de uso público después de cada banco de vuelo”.

“Como medida temporal, las salas de espera funcionarán con capacidad reducida al 50% y cierre de las áreas públicas como la plaza de La Bondad; áreas de despedidas, el food court, estarán cerradas” y serán rehabilitadas en forma gradual. Anliker explicó que, “además de seguridad de todos y minimizar los riesgos de contagio del COVID-19, únicamente se permitirá el acceso de dos acompañantes por vehículo al estacionamiento, lugar que se ha designado para dejar y recibir a pasajeros”.

“Por otro lado, las aerolíneas establecerán un proceso de embarque y desembarque ordenado, a fin de reducir el contacto físico entre el pasajero, especialmente cuando empiecen a aumentar las frecuencias de las operaciones aéreas”, detalló.

En tanto, los arrendatarios “aplicarán el distanciamiento físico cuando el pasajero ingrese a sus tiendas, restaurantes o proveedores de debidas y alimentos, a fin de limitar las aglomeraciones”.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias