spot_img
spot_img
martes, 26 de octubre del 2021

Latinos y migrantes responden ante violencia en EEUU contra comunidades negras

En vísperas de la Convención Nacional Negra reforzamos nuestro compromiso por la defensa de la vida y dignidad de las personas afroamericanas. Esta es una declaración conjunta entre las organizaciones Presente.org y Alianza Americas

spot_img

El domingo 23 de agosto, Jacob Blake, residente afroamericano de Kenosha, Wisconsin, y originario de Evanston, Illinois, recibió varios disparos en la espalda, a plena luz del día y frente a sus hijos, por Rusten Sheskey, un agente de la policía local. Un transeúnte captó el tiroteo en video que fue el catalizador de manifestaciones masivas durante los últimos días.

Nuestros corazones están con la familia de Jacob Blake y su querida comunidad de Kenosha. La creciente presencia, resistencia y movimiento que se construye frente a tanto dolor y muerte nos da esperanza. Pero necesitamos más que esperanza: debemos asegurarnos de que estas tragedias terminen inmediatamente.

Las acciones violentas, cobardes e imprudentes llevadas a cabo por oficiales de la policía local han impulsado a miles de personas a tomar las calles de Kenosha y en ciudades de los Estados Unidos. Los ataques a los manifestantes y las vidas perdidas durante las últimas noches en Kenosha son las consecuencias de las acciones de oficiales del departamento de Policía de Kenosha y vigilantes racistas locales.

Trágicamente, protestar por la violencia policial en los Estados Unidos significa ahora que se deban atender heridas de bala, ser secuestrado por la policía federal o, peor aún, asesinado por miembros de la milicia racista fuertemente armados que pueden estar colaborando con las fuerzas del orden. La violencia policial se ha convertido en una crisis de derechos humanos a nivel nacional, pero podemos hacer algo al respecto. De hecho, los policías asesinos deben ser despedidos, arrestados y procesados. Y no podemos detenernos ahí. Para que podamos abordar verdaderamente esta crisis de derechos humanos y para que las cosas cambien, las voces y el poder de la gente común deberán superar el poder político y los recursos de las fuerzas del orden público.

Además, a la luz de la larga historia bien documentada de abuso por parte de entidades encargadas de hacer cumplir la ley, particularmente contra negros, latinos, nativos americanos y otras minorías raciales en los Estados Unidos; la concepción básica y la práctica de aplicación de la ley deben redefinirse de la cabeza a los pies. En la medida en que las fuerzas policiales sigan siendo parte del futuro, deben estar sujetas a control comunitario, incluido el control sobre sus presupuestos, su financiamiento, sus políticas y, sobre todo, sus prácticas. Como una alianza de latinos y migrantes, nos solidarizamos con la comunidad afroamericana, incluidos nuestros miembros afrolatinos.

En vísperas de la Convención Nacional Negra, organizada por el Movimiento por Vidas Negras (Movement for Black Lives), sabemos que se necesitan cambios urgentes, profundos y sistémicos. Ya es hora de que los patrones policiales violentos lleguen a su fin y prevengan futuras injusticias. Como imploró la hermana de Jacob Blake durante una conferencia de prensa esta semana, “…la vida de un ser humano, permitan marinar esta idea en sus bocas, en sus mentes: una vida humana, como la de todos y cada uno de ustedes … Somos humanos y su vida importa. No estoy triste. No quiero compasión. Quiero cambios.»

spot_img

También te puede interesar

Alianza Americas ONG
Organización de Defensa de los Migrantes de EEUU
spot_img

Últimas noticias