spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

Las agricultoras de las montañas salvadoreñas

En las montañas de Citalá en Chalatenango pueden apreciarse caminando con una gran destreza por las empinadas laderas a las mujeres agricultoras de la parcela comunitaria del cantón San Ramón y Los Planes

spot_imgspot_img
Dentro de una Casa Manta blanca acoplada en la pendiente de la montaña, están sembradas las hortalizas que forman parte de un plan de adaptación de cultivos más resistentes a los efectos  de los climas extremos (sequías prolongadas y lluvias irregulares) producto del cambio climático en el país.
Todas las mañanas los aspersores rocían la parcela demostrativa de cilantro, cebollín, lechugas, tomates y pepinos que son sembrados de manera natural sin uso de agroquímicos como una práctica de agricultura orgánica que aprendieron en la escuela de agricultura asegura la joven agricultora Norma Elizabeth Santos.
En otra ladera de montaña pero en el cantón Los Planes, se puede observar a Beatriz Ochoa diseminando el abono orgánico a los cultivos que representan para el grupo de mujeres una oportunidad para el beneficio económico de las familias del cantón el Ocotío.
“Venimos una o dos veces por semana a cortar la maleza, regar con abono y pesticidas orgánicos los cultivos, en nuestra casa sembramos para el consumo del hogar y con esta parcela colectiva esperamos sirva para generar ingresos para las familias de la comunidad”, manifestó Ochoa. 
De manera simultánea, Doris Rivas aplica el pesticida orgánico a los cultivos de brócoli, lechuga, cebollín y cilantro que los protege de plagas y conserva la tierra con nutrientes.
“En las montañas es difícil adquirir las verduras y hortalizas para el consumo familiar por la lejanía en que se encuentra el cantón, además la gente no acostumbra sembrar otros cultivos que no sean maíz y frijol, esa es una ventaja para incursionar en cultivar nuestros propios alimentos”, explicó Rivas. 
A pesar que en el cantón el Ocotío no cuentan con abastecimiento de agua potable, las mujeres se las han ingeniado para regar los cultivos con el sistema de goteo y en ocasiones con bombas plásticas contenedoras de  agua que cargan en sus espaldas como medidas alternativas a la ausencia de agua y las sequías recurrentes en la zona. 
Esta práctica de agroecología es parte de la formación recibida en la “Escuela de Campo”, que impulsa la Fundación Ayuda en Acción, con el financiamiento de la Agencia Asturiana de Cooperación para el Desarrollo, que busca el empoderamiento de las mujeres y contribuir a la economía familiar.
Estos esfuerzos de cultivos colectivos liderado por mujeres también es complemento del proyecto denominado “Empoderamiento Económico, Político y Personal de las Mujeres, para Mejorar sus Condiciones de Autonomía”, que financian ambas agencias de cooperación, que tiene en la esencia de su implementación el rol fundamental que juegan las mujeres en el desarrollo de las comunidades destacó Michael Zambrano, director para El Salvador de la Fundación Ayuda en Acción.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias