spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 29 de julio del 2021

La trama

Este es un cuento adulto y si encuentra algún parecido con la realidad, ¿quizás?   no sea  coincidencia.

Las cosas sucedieron en  un pequeño estado de América, en donde una mujer llamada Carmina, como otras tantas, con  mucho esfuerzo se  forjaba un espacio que le permitiera  realizarse laboralmente y obtener un salario para   atender sus necesidades y las de su  familia; a pesar de las diversas adversidades que la sociedad patriarcal pone a las mujeres para aceptarlas y respetarlas como iguales, Carmina logro integrarse a una corporación supuestamente de concepción civil, pero con funcionamiento militar en donde la mayorí­a de sus integrantes eran hombres quienes consideraban aquel lugar  de propiedad masculina y aun cuando no lo dijeran , muchos con  sus  acciones impositivas, arrogantes, de requerimientos indebidos y de menos precio a sus colegas mujeres demostraban sus ideas tradicionalmente machistas.

Carmina como otras mujeres de la corporación tení­a que sobrellevar una presión psicológica mayor que la que posiblemente tení­an todos los elementos en  ella, y esto era porque no solo tení­an que cuidarse de gente del exterior sino también de los que consideraban “sus colegas” porque entre ellos  habí­an quienes las consideraban intrusas, pues en  su imaginario  siempre las asociaban con los estereotipos que la sociedad patriarcal crea  e impone sobre lo que son y deben ser las mujeres, descalificándolas  en el trabajo.

Ella se desenvolví­a en una dependencia administrativa de investigación disciplinaria, lo que la hací­a vulnerable a diversas presiones, de  las personas investigadas, sobre todo si se trataba  de individuos con poder, quienes posiblemente no la estimaban, sobre todo si ella se comportaba profesionalmente y con objetividad en los conflictos ventilados; en este caso  y como se dieron las cosas, es razonable pensar que uno o varios casos entrelazados, motivaron descontento entre  algunos de “sus compañeros” quienes tramaron una forma de deshacerse de Carmina para abortar posibles investigaciones.

La ocasión para llevar a cabo la confabulación, se presento cuando Carmina es invitada por una persona de jefatura de la corporación a una fiesta en la que departirí­an entre “colegas”, ella se puso de acuerdo con una compañera para asistir porque sentí­a cierta inseguridad de ir completamente sola y asistieron a la que serí­a su última fiesta.

En el festejo, en la corporación, varias personas se embriagaron con bebidas alcohólicas   supuestamente prohibidas en la institución pero sospechosamente autorizadas  en esa ocasión, tal vez para desinhibirse  de hacer acciones violentas contra la mujer  o podrí­a ser para comprometer  a la asistencia en comportamientos indebidos o delictivos  en donde todos se pusieran fuera de la ley y así­ consolidar lo que maliciosa y erróneamente  consideran “espí­ritu de cuerpo” que no es más que un encubrimiento colectivo.

En horas de la noche se decidió ir a dejar a Carmina a su casa y a pesar que ella no querí­a ir con sus “compañeros” sola, querí­a que otra mujer la acompañara lo que no fue permitido ¿Por qué?  no se sabe ¿será que la trama ya estaba, como corrientemente se dice, “cocinada” y otra mujer seria una testigo de lo  establecido ¿por quién?  tampoco se sabe, pero lo triste del relato es que en el camino otra mujer fue violentada.

El feminicida que ataco a Carmina no se sabe si lo hizo por cuenta propia o por encargo y los compañeros que se dieron cuenta de los hechos, por miedo o por su dureza machista no la auxiliaron, ni la atendieron, ni tuvieron conmiseración de su “compañera”.

En este cuento, lo que se conoce como “cuerpo del delito” esta desaparecida, y la delincuencia intelectual no está definida y el autor material está prófugo, favorecido por la intencionada lentitud y aparente confusión de los que deberí­an diligenciar la investigación.

Como se habrán  percatado, no todos los cuentos tienen un final feliz, este final es triste porque la vida de una mujer  fue cegada por el maltrato que le dieron sus “colegas” quienes por razones todaví­a no claras  expresan diversas versiones del caso, sin duda para despistar y para que no haya esclarecimiento de lo que paso con Carmina y  así­ que los hechos sucedidos esa noche queden en completa impunidad.

Creo que no se deberí­a permitir, Ud. ¿qué piensa?

spot_img

Últimas entradas