spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
lunes, 06 de diciembre del 2021

La represión en Santa Tecla y sus enseñanzas

El jueves 8 de noviembre, efectivos del Cuerpo de Agentes Metropolitanos (CAM) de Santa Tecla abrieron fuego contra una protesta de vendedores del mercado. La muerte de Iván Alexander Sandoval, vendedor que participaba en la protesta, fue el resultado trágico, además de las heridas en vendedores y dos periodistas que cubrí­an la actividad. Uno de ellos, mi antiguo compañero de redacción en Co Latino, el fotógrafo Ricardo Segura salvó la vida de milagro, protegido por su mochila, que lo libró de un balazo de uno de los agentes del CAM.

Este hecho represivo manifiesta, como lo dice un artí­culo aparecido en Resumen Latinoamericano, lo que se avecina con el triunfo electoral de cualquiera de las dos derechas -iba a escribir “contendientes”, pero lo más apropiado serí­a escribir “ofertantes”. Es evidente que ese triunfo traerí­a la criminalización de la protesta. Pero creo que hay también otro elemento alarmante: un hecho represivo de esa magnitud, frente al cual se deberí­a hacer una investigación de oficio, se supone que deberí­a traer costos polí­ticos y ser la señal de “una crisis hegemónica”. Pero, ¿no será esto al revés? ¿No será que con la actividad represiva se ganan simpatí­as de determinados votantes, y que un discurso como el del edil tecleño que afirma que le interesan las vidas de los agentes del CAM, no las de los “revoltosos”, son las que se abren campo en muchas de nuestras sociedades?

Uno no puede menos que pensar en los casos recientes en América del Sur. El discurso de los derechos, de la dignidad del otro y del reconocimiento, perdió campo ante un discurso que, sin propuestas, ni argumentos y que, más bien, abiertamente exige que se desconozcan derechos. Se discute mucho, a raí­z de ello, y se piden autocrí­ticas a las izquierdas que estuvieron en el ejecutivo. Pero, ¿no serán estos lodos producto de los polvos de una domesticación masiva de la izquierda, de una corrección polí­tica que expulsa del campo discursivo y de la praxis las banderas antineoliberales y anticapitalistas? Si se abandona el discurso de la lucha de clases, habrá otros que lo capitalicen y lo perviertan.

spot_img

Últimas entradas