spot_img
spot_img
martes, 18 de mayo del 2021

La nota que nunca hubiera querido escribir: Yitzack Edgard Montoya In Memoriam

Yitzack hizo lo que amó: cantar y tocar su guitarra, con sus solos, para cientos y cientos de compatriotas, muchos de los cuales son sus entrañables amigos

spot_imgspot_img

A veces, hay personas que nos marcan muy profundo en el alma, pero no nos damos cuenta de eso hasta que fallecen. Es entonces cuando uno se entera de lo importante que era esa persona en nuestras vidas y el dolor se vuelve más fuerte aún.

Eso fue lo que me pasó recientemente cuando conocí de la inesperada muerte de mi amigo Yitzack Edgard Montoya Blandón, músico y periodista salvadoreño.

Lo conocí en la Universidad Centroamericana (UCA), cuando ambos éramos estudiantes de periodismo, hace muchos años ya. Nos hicimos amigos de manera natural. Comenzamos a conversar de cualquier cosa en una clase aburrida y terminamos dándonos cuenta de que compartíamos el amor por la música y en especial por la guitarra, que ambos tocábamos, aunque él de manera profesional y yo aún no he pasado de amateur.

Su último “post” en Facebook fue el video de la canción pop “Left to my own devices” de Pet Shop Boys. No sé si tiene algún significado oculto, como algunos le atribuyen o sólo era una canción que a él le gustaba. De cualquier modo, me pareció extraña cuando la vi porque él amaba, sobre todo, el Heavy Metal.

Pero a él también le gustaban otros tipos de música, en especial el Rock de los años 80 y 90, que marcó nuestra generación. Yitzack tocaba su enorme repertorio, solo o en compañía de otros músicos, casi todos los fines de semanas en distintos bares, restaurantes o en eventos privados de San Salvador, o del resto del país.

Hace años me sorprendí al saber que estaba tocando un concierto en homenaje al genio de la trova cubana, Silvio Rodríguez. No sabía que a él le gustaba Silvio, símbolo también de la rebeldía en la juventud.

Yitzack hizo lo que amó: cantar y tocar su guitarra, con sus solos, para cientos y cientos de compatriotas, muchos de los cuales son sus entrañables amigos.

Creo que lo que yo más admiraba de él es que hacía algo que a mí me hubiera gustado hacer y disfrutar: tocar música todas las semanas en los más distintos escenarios, algo que mi terrible voz y mi poco talento para la guitarra siempre me lo impidieron. Siempre lo admiré por eso, en especial porque lo hacía al mismo tiempo que trabajaba como periodista. Una excelente combinación, según mi punto de vista.

Su música siempre me llenó de alegría, energía y ganas de seguir escuchándolo hasta que la noche acabara, usualmente en medio de algunas cervezas y en compañía de buenos amigos.

Compartí con él otros “cheros”, a los que también les duele mucho su partida física, pues su presencia espiritual quedará con todos los que lo conocimos y tratamos. Yitzack fue una excelente persona. Siempre que estuve a su lado él estaba tranquilo, sonriente y contando bromas. Me apoyó cuando necesitaba consejos.

Sabía que tenía un hijo al que amaba inmensamente, pero nunca hablé mucho con él sobre su vida personal. Desde Canadá le mando mi más sentido pésame a la familia de Yitzack.

Ahora que decenas de personas están comentando en Facebook sobre la tristeza que nos deja su partida, me doy cuenta de que Yitzack era muy querido y estimado por mucha gente en todos lados.

Extrañaré sobre todo sus “posts” en Facebook, donde aparecía como “Yizzy Strat”. Su sentido del humor era magnífico, pero también sus comentarios y conversaciones sobre los más variados temas del país o el mundo eran muy buenas.

Siempre que yo regresaba a El Salvador me comunicaba con él y le preguntaba cuándo era su próximo “toque”. Así tuve la oportunidad de escucharlo y compartir buenos momentos en su compañía en los últimos años.

La maldita plaga que estamos viviendo se lo llevó. Creo que cometió el error de seguir tocando en bares durante esta pandemia. Recuerdo muy bien que subió una foto de un bar donde él estaba tocando y ninguno de los asistentes estaba usando mascarilla, sólo él, el cantante.

Yitzack Edgard Montoya Blandón se graduó de periodismo social de la UCA. Actualmente trabajaba como coordinador de comunicaciones de la SE-CCAD, organismo del SICA. También había laborado como Jefe de Comunicaciones de la ONG Asociación Salvadoreña para las Ciencias Sociales (ASCIA). Trabajó como periodista en el pasado en El Diario de Hoy (Planeta Alternativo), Periódico Más, Diario El Mundo, DEM Radio, El Gráfico.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias