spot_img
spot_img
domingo, 24 de octubre del 2021

La “moda” feminicida

spot_img

Según afirma el psiquiatra del Seguro Social, Manuel Uberto Mejí­a, en la entrevista que El Diario de Hoy le realizó el pasado 24 de abril, “La intolerancia parece convertirse en moda” e indica que, a ese tipo de moda, en el que no se tolera nada y se agrade o amenaza a otras personas se corresponde el asesinato de Karla Turcios.

El médico también asegura que ahora vivimos en “un mundo totalmente distinto” en el que el significado de “varias cosas se han perdido” a causa de la irresponsabilidad de la clase polí­tica o de imitar lo que se ve en las pelí­culas, siendo que lo único que podrí­a salvar la situación es el “recuperar los aspectos de respeto y moralidad, así­ como reforzar el afecto (sic) espiritual”.

Con lo dicho, supongo que si le hubieran preguntado si a ese tipo de moda obedecen las más de cien muertes violentas de mujeres que hasta la fecha se han reportado responderí­a afirmativamente; y que además, esa nueva “moda feminicida” logrará establecer la tendencia de muertes de mujeres que seguramente tendrán lugar en el presente año, y el siguiente, y en el año posterior al siguiente; o bien, mientras esa forma de morir vaya quedando en el olvido por no responder a las últimas tendencias de morir “chic”.

Pero lo que dice el psiquiatra yo no lo veo tan sensato, dado que bien se podrí­a llegar a asumir que una de las “cosas” que para él ha perdido valor así­ tan de pronto y de manera superficial, es la vida de las mujeres y que la violencia feminicida, no tiene como trasfondo ni las relaciones desiguales de poder, ni un patrón sociocultural que, plagado de impunidad, discrimina y anula a las niñas, adolescentes y mujeres adultas.

Y llego a pensar, además, que la ignorancia es atrevida, porque lo que para él es una imitación, para nosotras y para la legislación nacional es un feminicidio, y que lo que sugiere como remedio para esta situación del todo gravosa para nosotras tiene altas probabilidades de fracaso, porque ni recuperando la moralidad, ni reforzando el aspecto espiritual creo que pueda llegar a revertirse los siglos de desigualdades que afectan nuestros cuerpos y vidas en el plano concreto.

Por otra parte, si bien es cierto que los feminicidas no tienen un modus operandi definido, no por ello debemos descartar que en cualquier momento podemos ser ví­ctimas de a quien se le ocurra lesionarnos, violarnos, ultrajarnos, matarnos, o, en fin, agredirnos de cualquier forma que se le venga en gana.

Así­ que, aunque parezca repetitivo es preciso indicar: ni la muerte de mujeres son una moda ni lo que nos hacen los hombres es superficial, puesto que esa “moda” es un peligro real que debemos aprender a sobrellevar dí­a con dí­a, a lo largo de nuestras vidas y en cada espacio en el que estamos; y, por otra parte, eso que él afirma es una imitación, es para nosotras el resultado de una lógica cruel y perversa en el que, históricamente, nuestros cuerpos, nuestras vidas y nuestros proyectos no son nuestros, sino de otros.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias