spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

La esperanza de “Mi primer empleo” que invade Apopa

Jóvenes que abandonaron sus estudios por maternidad precoz ya tienen una segunda oportunidad para continuar sus estudios y trabajar

spot_imgspot_img

“”A parte que estoy terminando mi bachillerato, me están enseñando a cómo estar en un empleo, cómo saber hacerlo y mi meta es viajar a otros paí­ses también””. Cuando Andrea Rivera sueña con trabajar y viajar, sus ojos brillan. Sonrí­e con timidez. Sabe que salir de las difí­ciles calles de Apopa es un sueño que hasta hace unos meses era inalcanzable, pero que podrí­a volverse realidad con el apoyo de la responsabilidad social de Walmart y con esfuerzo propio.

Como Andrea, alrededor de 100 mujeres jóvenes de entre 16 y 25 años que abandonaron sus estudios por maternidad precoz o amenazas, tendrán una segunda oportunidad para terminar su bachillerato y tener aspiraciones laborales gracias al programa “Mi primer empleo con Walmart” que dicha cadena de tiendas desarrolla en Apopa.


“Tení­amos que dar nuevos pasos en beneficios de otros sectores de mujeres dentro de los cuales estaban también nuestra clientas. Lo hacemos en alianza con Fundación Glasswing y Fundación Crisálida Internacional. Además nos dimos cuenta que muchas de las mujeres se sentí­an frustradas porque no habí­an terminado su escolaridad por enfrentarse a maternidad precoz o a buscar trabajo para responder a necesidades familiares”, expresa Sandra Cáceres, coordinadora de Asuntos Corporativos de Walmart.

Este programa es parte de un abanico de iniciativas sociales que la empresa desarrolla desde 2010, principalmente en beneficio de las mujeres. “Mi primer empleo con Walmart” se desarrolla desde 2015 y según Sandra Cáceres, su inversión es de $115 mil dólares.

“”El cambio para mí­ fue un poco difí­cil porque tengo una bebé de dos años y el hecho que la tení­a que dejar me costó un poco porque yo la cuidaba. Yo hice solo primer año y estoy acompañada””, relata Alexa Castillo. Sonrí­e al recordar a su hija y dibuja una mirada de esperanza mientras cuenta los beneficios del programa.

Tanto Alexia como Andrea, están por finalizar su bachillerato, el principal requisito para continuar en el programa. Ambas están en un salón, toman apuntes y están pendientes de una charla sobre excelencia personal y las polí­ticas de atención al cliente de la tienda.

El programa se realiza en Apopa pues según Sandra Cáceres, es uno de los municipios con mayores í­ndices de deserción escolar sobre todo en mujeres, y por la vulnerabilidad que genera la inseguridad.

Según datos del Ministerio de Educación, en 2016 la tasa de deserción escolar a nivel nacional rondó el 2.1 y 2.2 %, y si bien es una de la más baja en los últimos años, impera el abandono escolar especialmente en estudiantes de tercer ciclo y bachillerato.

El programa consiste en tres fases: convocatoria y adecuación del grupo, preparación académica, y proceso de contratación. Es este último paso una de las motivaciones más grandes entre jóvenes como Andrea y Alexa.

“El programa también persigue el desarrollar habilidades para la vida, para que pudieran calificar y cumplir con requisitos básicos que se necesitan para obtener un empleo en Walmart”, dice Cáceres.

Las chicas deben comprometerse a terminan bachillerato de forma tradicional, pruebas de suficiencia o por educación a distancia. Al cumplir los 18 años y haberse graduado, las jóvenes pueden aspirar a trabajar en una de las 92 tiendas de Walmart en cuatro formatos distintos que operan en El Salvador pues la meta global es incrementar el número de empresas Walmart lideradas por mujeres.

Entre los requisitos que Walmart plantea para ser parte del programa está: ser mujer entre 16 y 25 años, vivir en Apopa o colonias aledañas, no haber terminado el bachillerato y estar dispuesta a mejorar. Además debes llevar partida de nacimiento reciente, certificado original de 9° grado y 1° año para inscribir a estudiar el 2° año general, fotocopia de DUI y NIT.

A futuro, Walmart planea culminar el programa en Apopa, e impulsar programas especialmente para PYMES beneficiando a mujeres.

Mientras, Andrea y Alexa reconocen el cambio que este programa les ha traí­do. “”De verdad se siente el cambio, hay mucha ayuda de parte de esta empresa y nos ayudan a realizar nuestros sueños””, afirma Andrea.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias