spot_img
spot_img
martes, 18 de mayo del 2021

La economí­a polí­tica de la reforma de pensiones

El discurso hegemónico sobre la reforma de pensiones ha logrado colocar en el imaginario popular salvadoreño la  idea que la reforma del sistema de pensiones es un tema técnico, y que no debe politizarse. Al amparo de este discurso, la clase trabajadora y las organizaciones sociales populares se han autoexcluido del debate sobre las pensiones, y pasivamente han asumido el rol de simples espectadores a la espera que expertos e iluminados encuentren la milagrosa fórmula que permita reformar  el sistema previsional sin tocar  los intereses del Capital Financiero.

La despolitización de la sociedad y de los debates económicos es una vieja treta del pensamiento conservador neoliberal usada con la finalidad de debilitar a la clase trabajadora en la lucha de clases. Funciona en base a una estrategia relativamente sencilla. Primero, se convence a la opinión pública que la polí­tica es algo indeseable, detestable y/o abominable (al estilo House of Cards o de Game of Thrones). Luego se desprestigia  a las personas que participan en polí­tica, representándoles como incapaces, adictas al poder personal y esencialmente corruptas.  Como corolario, se apela al  sentido de decencia y al sentido común de la ciudadaní­a para que no se involucre directamente en la solución de sus problemas y que traslade  la solución a los mismos en personas y/o  instituciones (consultores, tanques de pensamiento, universidades) que supuestamente poseen la capacidad  y neutralidad necesarias . Al final, solo es cuestión de tiempo para  que los intereses económicos de una minorí­a se impongan sobre los derechos de la mayorí­a, bajo el disfraz de soluciones técnicas.

Frente a la estrategia de la despolitización de los temas económicos, es importante recordar que la economí­a es por definición un campo de acción  inseparable de la polí­tica. En la introducción al  ensayo “Principios de Economí­a Polí­tica y Tributación”(1817), David Ricardo nos advierte  que el objeto de estudio de la economí­a es determinar los principios de determinan la distribución del producto social entre las clases sociales. Esto significa que en la medida que los temas o problemas analizados involucren un componente distributivo entre clases sociales, éstos no pueden analizarse y/o  resolverse al margen de las relaciones de poder entre las clases sociales que pugnan por tener una mayor participación en la riqueza social.

La reforma al sistema de pensiones es un tema polí­tico por excelencia, porque involucra una distribución primaria del excedente económico entre el Trabajo y el Capital que se expresa en la siguiente disyuntiva: ¿mejores pensiones para la clase trabajadora o mayores ganancias para la clase capitalista? Esta es la Economí­a Polí­tica de las reforma de pensiones.

La clase capitalista representada por las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP)  puja por  continuar obteniendo ganancias extraordinarias de la administración de un fondo de pensiones privadas, que no garantiza el derecho a una pensión digna a la clase trabajadora, y en particular a las mujeres. Mientras tanto, la clase trabajadora y el movimiento social popular carecen de conocimientos,  de voces y de votos en esta lucha polí­tica por la distribución del excedente y  con su inacción, sin proponérselo  ceden  progresivamente más espacio a la propuesta de reformas de su clase antagónica.

El gobierno por su parte, debilitado fiscal y polí­ticamente, se limita a reivindicar únicamente la posibilidad de usar los fondos de pensiones para pagar los costos financieros y sociales de la privatización de las pensiones, sin cuestionar en ningún momento el modelo privatizador instaurado en 1998,  que convirtió el derecho humano a una pensión en una mercancí­a.

Los sistemas públicos de pensiones son derechos de ciudadaní­a social conquistados por la clase trabajadora en coyunturas históricas  de posicionamiento ventajoso en la lucha de clases. El Estado de Bienestar  y  la organización sindical fueron piezas fundamentales en el reconocimiento y garantí­a de este derecho. Esto  explica por qué ambos instrumentos han sido y siguen siendo combatidos con tanto ahí­nco por el capitalismo neoliberal.

En consecuencia, sí­ la dirigencia de la clase trabajadora  y del movimiento popular quieren  recuperar el terreno perdido en la lucha por un sistema de pensiones público, solidario y universal , deben volver la mirada al ejemplo de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de Chile NO + AFPP  y a su experiencia en la re-politización sindical y popular después de cuatro décadas de anomia social. A diferencia de 1998, en esta ocasión, Chile sí­ puede ser un buen ejemplo de lo que debe hacerse con las pensiones.

Avatar
Julia Evelyn Martínez
Columnista Contrapunto

Últimas entradas