spot_img
spot_img
sábado, 15 de mayo del 2021

José M. Tojeira y Otelo

En tiempos pasados, siempre me parecieron muy buenos los artículos de Tojeira en defensa de la justicia y de los pobres de mi país. Sin embargo, el que acabo de leer, tratando de poco serio y ridículo el esfuerzo de la comisión que estudia las reformas que se le deben hacer a la Constitución; entre estas, la posibilidad de poner en práctica el servicio militar obligatorio. No me parece una crítica correcta. Tanto menos, el bajón de estilo cuando los llama burguesitos.

Lo más adecuado sería sugerir, que a la par del servicio militar, se instituya también, como alternativa, el servicio civil, para hacerle frente a la marea de calamidades naturales, aluviones, inundaciones, terremotos, etc. que cada año azotan al país, y afectan sobre todo a la población, que vive en condiciones precarias y altamente críticas.

Creo que la intención del legislador, con el servicio militar, es poner en práctica una política que ayude al orden público, abriendo un campo en donde los jóvenes adquieran un mínimo de socialización como alternativa a la violencia y a las maras.

Lo más adecuado sería sugerir que durante el servicio militar, los jóvenes tuviesen también instrucción vocacional; es decir, instrucción para aprender o ser introducidos en un oficio determinado: carpintería, mecánica, albañilería, agricultura, etc. Casi el cien por ciento de los jóvenes que se incorporan a las maras no tienen arte ni oficio.

La diatriba de Tojeira, tan diferente a la de años pasados, me parece más bien, que él (Tojeira) se ha convertido en la marioneta de un personaje con mucho de diabólico y poco o nada de cristiano. Este es un personaje, a la Yago, del Moro de Venecia de Shakespeare, que arma y sugiere falsas traiciones y convierte a Tojeira en un ingenuo Otelo. Un personaje a la Yago, que tiene complicidad con la masacre de los jesuitas, y ahora lame los zapatos de aquellos a los que él ha traicionado y así continuar con sus teorías conspiratorias. Amen.

Redacción Contrapunto
Redacción Contrapunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto

Últimas entradas