spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 02 de agosto del 2021

Indignación en Brasil tras el asesinato de Marielle Franco

Presidente brasileño ha prometido investigar; mandatarios de Venezuela Bolivia condenaron el hecho

spot_img

El asesinato de la concejal y activista de los derechos humanos Marielle Franco ha conmocionado a Brasil y movilizado a miles de manifestantes en las principales ciudades del paí­s suramericano.

Las calles de grandes urbes como Sao Paulo y Rí­o de Janeiro se han colmado de voluntades para exigir justicia, luego de que la concejal y su chofer, Anderson Pedro Gomes, fuesen acribillados en un vehí­culo tras asistir a una actividad en defensa de los derechos de las mujeres afrodescendientes, refiere el medio brasileño O Globo.

En Rí­o, la multitud permaneció cerca de una hora en las escaleras de la Asamblea Legislativa para luego tomar la avenida Primero de Marzo y llegar, pasadas las 6:45 de la tarde, a la Candelaria, donde se mantienen en actitud de protesta.

Entretanto, en Brasilia, la Cámara de Diputados rindió homenaje a quien fuera la quinta concejal más votada de Rí­o y una de las principales crí­ticas de la polí­tica de seguridad del gobierno del presidente Michel Temer, luego de que su gobierno ordenara la militarización de Rí­o para tratar de detener una escalada de violencia.

"Estoy aquí­ para mostrar mi solidaridad a la concejal. Ella era muy guerrera, y nosotros tenemos que mostrar que estamos descontentos", dijo Zulmira Batista, una mujer de 70 años que decidió acompañar las movilizaciones.

Los cantos en la calle fueron en homenaje a la activista, pero también en contra del presidente Temer y de la gestión del gobernador del estado de Rí­o. Durante el cortejo fúnebre, después de velar los cuerpos en medio de aplausos y gran conmoción, los manifestantes mostraron pancartas y bandanas con los nombres de las ví­ctimas.

https://lh3.googleusercontent.com/-h4YlTweXP08/WqwoY8sWuSI/AAAAAAAAFaM/DiBWAwRCzxkz9aLLY4qkStCvO1EESr7HACL0BGAYYCw/h853/2018-03-16.png

Repudio internacional

El gobierno de Venezuela fue uno de los primeros en repudiar el asesinato de la concejal del Partido Socialismo y Libertad (PSOL). Para Caracas, Franco fue "una voz militante por los derechos de los excluidos y contra la represión y la violencia de las que está siendo ví­ctima el pueblo brasilero".

"En palabras de nuestro cantor Alí­ Primera, decimos: ‘Los que mueren por la vida no pueden llamarse muertos’ ¡Marielle Franco, presente!", reza el comunicado emitido por la Cancillerí­a venezolana.

El presidente de Bolivia, Evo Morales, también sumó su voz a la indignación internacional por el "brutal asesinato" de la legisladora, quien habí­a sido nombrada relatora de la comisión llamada a controlar la intervención federal militar en Rí­o de Janeiro.

"Nuestra solidaridad a la familia de la compañera de lucha y una valiente mujer que sacrificó su vida en defensa de los DDHH", escribió Morales en su cuenta de Twitter.

Con todas las miradas puestas en su gestión, el presidente Temer rechazó el crimen tras calificarlo de "acto de extrema cobardí­a". El mandatario aseguró que los asesinatos "no quedarán impunes".

"Es un verdadero atentado contra el estado de derecho y la democracia", agregó el jefe de Estado, quien decidió adelantar su viaje a Rí­o de Janeiro, que estaba previsto inicialmente para el 18 de marzo. Según Folha, Temer se reunió esta mañana con sus ministros para evaluar providencias de emergencia que le permitan hacer frente a la situación.

El problema latente es qué efecto podrí­a tener una mayor arremetida del ejército en Rí­o. Dí­as antes de su asesinato, la concejal Franco habí­a denunciado en su cuenta de Facebook un violento operativo de las fuerzas de seguridad en la favela de Acarí­. "El 41° Batallón de la Policí­a Militar está aterrorizando y violentando a los habitantes de Acarí­", escribió. Y añadió: "Es algo que ocurre desde siempre y con la intervención [militar] es peor".

Marielle Franco, concejala de Rí­o de Janeiro, volví­a a su casa el miércoles por la noche luego de un acto polí­tico cuando desde un vehí­culo no identificado le comenzaron a disparar. La mujer, de 38 años, murió acribillada, al igual que el conductor de su auto, Anderson Gomes. Su asistente de prensa, que también viajaba con ellos, logró salvarse.

Con informes de Actualidad RT

Foto cortesí­a/AP

spot_img

También te puede interesar

CP / Agencias Internacionales
Redacción ContraPunto / Agencias y diarios internacionales
spot_img

Últimas noticias