spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

Hubei, China, cura a más de 3.600 pacientes mayores de 80 años con COVID-19

El mes pasado, siete de los ocho pacientes centenarios de COVID-19 en Wuhan fueron dados de alta de diferentes hospitales. La mayor de estas personas tiene 108 años de edad

spot_imgspot_img

La provincia central china de Hubei, que fue golpeada duramente por el brote del nuevo coronavirus, ha logrado reducir a cero el número de infecciones de COVID-19 tras dar de alta a los últimos 12 pacientes en su capital, Wuhan, mientras todo el país se encuentra un paso más cerca de ganar la batalla contra la epidemia.

China no ha escatimado esfuerzos para salvar a los infectados, al fortalecer el tratamiento médico para pacientes de edad avanzada y en estado crítico afectados por COVID-19.

Desde que comenzó el brote de nuevo coronavirus en China, equipos médicos han curado en Hubei a más de 3600 pacientes mayores de 80 afectados por COVID-19, según datos de la Comisión Nacional de Salud (CNS).

Jiao Yahui, funcionario de CNS, informó que los pacientes en estado crítico de los hospitales temporales de Huoshenshan y Leishenshan habían sido trasladados a cuatro hospitales importantes de Wuhan hasta el 15 de abril.

"Esperamos asegurar a los pacientes un tratamiento más eficaz colocándolos en los cuatro hospitales con recursos médicos de alta calidad de la ciudad", afirmó en su momento Jiao, destacando la dificultad del tratamiento de los casos graves y críticos.

Según Jiao, los pacientes de edad avanzada, que representaban la gran mayoría de los casos graves y críticos, fueron ubicados en los "mejores hospitales", en tanto que agregó que aquellos que no podían ser asistidos por sus familias tras el alta hospitalaria recibirián servicios de atención residencial.

"Las personas mayores de 65 años y que generalmente sufren de enfermedades subyacentes deben ser tratadas en hospitales con mejores recursos", explicó Jiao. "Es más difícil tratar a los ancianos, que requieren una mayor inversión en recursos médicos. Sin embargo, todos los pacientes, independientemente de su riqueza y edad, son importantes para nosotros", agregó.

El último paciente en estado grave en Wuhan se recuperó el pasado 24 de abril, reduciendo en ese entonces a cero el número de este tipo de pacientes en la ciudad. Dos días después, la cantidad de personas hospitalizadas a causa de COVID-19 se redujo a cero en la capital de Hubei, cuando un hombre de 77 años de edad, de apellido Ding, dio negativo por segunda vez en la prueba de nuevo coronavirus, destacó Mi Feng, portavoz de la CNS.

Tras más de 100 días de ardua lucha contra la epidemia, la provincia de Hubei ha visto cómo su número de pacientes COVID-19 en condiciones graves y críticas, la mayoría de los cuales se encontraban en Wuhan, disminuyó a cero desde un pico de más de 10.000 en febrero.

Según las últimas cifras oficiales, la tasa de curación general de COVID-19 en Wuhan se ubicó en 94 por ciento, dentro de la cual la de los pacientes mayores de 80 años se acercó al 70 por ciento y la de los pacientes en condiciones graves superó el 89 por ciento.

"Es un logro trascendente que se ha obtenido tras arduos esfuerzos", expresó Jiao, tras destacar que el número total de pacientes con COVID-19 de más de 80 años superó los 3.000 en Wuhan, y que alrededor del 40 por ciento de ellos habían estado en condiciones severas.

El mes pasado, siete de los ocho pacientes centenarios de COVID-19 en Wuhan fueron dados de alta de diferentes hospitales. La mayor de estas personas tiene 108 años de edad.

"Más del 90 por ciento de los pacientes ancianos tiene enfermedades subyacentes y algunos de los que se encontraban en condiciones graves fueron hospitalizados durante 50 a 60 días", detalló Jiao.

Du Bin, director de la unidad de cuidados intensivos del Hospital Universitario Médico de la Unión de Pekín y miembro de un equipo médico nacional enviado a Wuhan, expresó que estos pacientes de edad avanzada generalmente tenían enfermedades cardiovasculares, cerebrovasculares y pulmonares, así como funciones orgánicas comprometidas, que requerían terapias de apoyo a los órganos.

La viceprimera ministra china Sun Chunlan ha pedido previamente un tratamiento específico y una mejor atención de enfermería para los pacientes con COVID-19 en estado grave, así como "esfuerzos máximos" para mejorar sus tasas de curación. También pidió a los equipos médicos de otras partes de China que mantuvieran unidades de cuidados intensivos de alta calidad en Hubei. "Toda vida merece respeto", resaltó Sun.

El viernes Hubei no reportó ningún nuevos casos confirmados de la neumonía COVID-19 en su territorio, y los casos confirmados existentes de esta enfermedad han disminuido a cero, según datos de la autoridad provincial de salud.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias