spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 28 de julio del 2021

Habilidoso equipo del ISSS detecta y aísla 1er caso del hongo resistente a los antimicóticos

El infectólogo, Iván Solano Leiva, hizo un llamado a las autoridades correspondientes de las medidas que se tomar, para prevenir mayor cantidad de esta enfermedad.

spot_img

Un equipo sanitario del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) detectó el primer caso en el país de infectado por la especie de hongo Candida auris, que se destaca por ser difícil de detectar, fácil diseminación y por su alta resistencia a los antimicóticos

La noticia fue dada a conocer por el infectólogo, Iván Solano Leiva, quien destacó la labor hecha por los trabajadores de la salud, por la forma en la que actuaron para aislar este caso y evitar un contagio masivo.

“Felicitaciones equipo de salud del Hospital General del ISSS que identificó dicho caso y actuó de manera oportuna. Esperamos que reciban apoyo del Instituto Nacional de Salud para publicarlo en la revista científica”, escribió el especialista en su cuenta de Twitter.

Además, hizo un llamado a las autoridades correspondientes de las medidas que se tomar, para prevenir mayor cantidad de esta enfermedad.

“Informen sobre medidas tomadas y a tomar para prevenir mayor cantidad casos”, advirtió el especialista a las autoridades sanitarias.

En El Salvador, las autoridades del Ministerio de Salud aún no se han pronunciado sobre la detección de este hongo.

En una revisión retrospectiva de recolecciones de cepas del género cándida, se observó que la cepa conocida más antigua de la cándida auris data del año 1996 en Corea del Sur.

Pero la Cándida auris se reportó por primera vez en el año 2009 en Japón, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

La rápida identificación de este hongo en un paciente hospitalizado es particularmente importante para que los establecimientos de atención médica puedan tomar precauciones especiales para detener su propagación.

La cándida auris causa infecciones del torrente sanguíneo, infecciones de heridas e infecciones del canal auditivo. También ha sido aislada en muestras respiratorias y de orina, pero se debe tener especial cuidado en la interpretación del resultado del cultivo en estos dos últimos tipos de muestras.

Al igual que otras infecciones causadas por otras especies del género Cándida, las infecciones por esta especie generalmente se diagnostican por medio de un cultivo de muestras de sangre o de otros líquidos corporales. Sin embargo, es más difícil de identificar que otras especies más comunes. Por ejemplo, se la puede confundir con otros hongos, especialmente cándida haemulonii. Se necesitan métodos especializados de laboratorio para identificar a la auris.

Los datos limitados indican que los factores de riesgo para enfermarse por Cándida auris generalmente son similares a los factores de riesgo para otras infecciones por especies del género Cándida. Estos factores de riesgo incluyen: operaciones recientes, diabetes y el uso de antibióticos y medicamentos antimicóticos de amplio espectro.

Ha sido nombrada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos como una amenaza fúngica emergente mortal que se extiende por los hospitales de todo el mundo.

Según información del CDC, hasta el 19 de enero se contabilizan 1,625 casos a nivel mundial.

 “En algunos pacientes, esta levadura puede ingresar al torrente sanguíneo y diseminarse por todo el cuerpo, causando infecciones invasivas graves . Esta levadura a menudo no responde a los medicamentos antimicóticos de uso común”, explica el CDC.

En el segundo semestre de 2020, siete países han documentado casos de Candida auris, en su mayoría en pacientes con antecedentes de infección por COVID-19: Brasil, Guatemala, México, Perú, Panamá, Colombia y Estados Unidos de América; resaltando que, en los primeros cuatro países, no se habían notificado aislamientos de dicha levadura previo a este período. Además se ha detectado en Alemania, Canadá, Colombia, Corea del Sur, España, India, Israel, Japón, Kenia, Kuwait, Noruega, Pakistán, Reino Unido, Sudáfrica y Venezuela, así como en los Estados Unidos. 

Esta enfermedad puede afectar muchas otras partes del cuerpo y puede causar infecciones invasivas, incluso infecciones del torrente sanguíneo e infecciones de heridas.

Pese a esto, esta infección es tratable con una clase de medicamentos antimicóticos llamados equinocandinas. Sin embargo, algunas infecciones han sido resistentes a las tres clases principales de medicamentos antimicóticos, lo que las hace más difíciles de tratar. En esta situación, varias clases de antimicóticos en dosis altas podrían ser necesarias para tratar la infección.

Este hongo propagar en entornos de atención médica por medio del contacto con superficies o equipamientos contaminados o de persona a persona. Es necesario investigar más para comprender mejor cómo se propaga.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias