spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
viernes, 03 de diciembre del 2021

“Grecia Bunny”, la webcamer erótica salvadoreña que surge producto a la cuarentena

La artista erótica tuvo que buscar otras alternativas para poder subsistir durante el periodo de cuarentena, poniendo en práctica lo que ha aprendido en los clubes nocturnos donde ha formado su carrera.

spot_img

Mencionar el nombre de Grecia es hablar de una persona de peso en el mundo del entretenimiento para adultos salvadoreño, para ello la usuluteca ha tenido que hacer una serie de esfuerzos y sacrificios, los cuales que al igual que sus compañeras se vieron paralizados hace tres meses, tras el cierre de su fuente de trabajo por la cuarentena domiciliar causada por la proliferación del coronavirus a nivel nacional.

Geraldina Ferrufino -nombre real de la joven- narró a ContraPunto, que la paralización de labores ha afectado a los clubes nocturnos, especialmente a las bailarinas y meseros que se quedaron a la deriva por la medida presidencial.

La streeper dijo comprender las intenciones del mandatario salvadoreño, Nayib Bukele, de proteger la vida de la población, pero sostiene que esto ha generado un costo alto a los dueños de las empresas y a sus empleados porque se han visto afectados financieramente por la suspensión laboral.

Esta situación, llevo a Ferrufino a buscar otras alternativas para poder subsistir durante este periodo, poniendo en práctica lo que ha aprendido en los clubes nocturnos donde ha formado su carrera.

Para la artista erótica, la solución a los problemas llegó rápido y de la mano de una amiga, quien le recomendó incursionar en la industria del denominado “cibersexo” a través del modelaje web cam.

“Sigo trabajando, pero ahora en el modelaje web cam. Tomé esta decisión porque todo el mundo ya sabe que he trabajado en clubes nocturnos, soy bailarina y pues dije voy a aprovechar la cuarentena e intentar en otro rubro, porque es muy diferente ser una bailarina a una modelo web cam”, expresó.

La escultural compatriota aseguró que vaciló ante la propuesta, debido a que no estaba al corriente de este tipo de trabajo, pero su amiga le dijo “tú eres la correcta, la que puede hacer esto, entonces hazlo”. Estas palabras la llenaron de ánimos y junto a ella llenaron la solicitud para poder trabajar con la empresa estadounidense Chaturbate.

La ahora webcamer conocida como “GreciaBunny”, aseguró que su arribo a la página fue exitosa desde su primera conexión, debido a que tuvo una buena aceptación entre los clientes, especialmente entre el público estadounidense y europeo.

En este sentido, Grecia admite que esta idea no ha sido esporádica, porque se encuentra confiada que puede enraizarse en esta carrera.

Prueba de eso, es la asociación con su amiga en la cual ambas han invertido en el estudio y el equipo con el cual Bunny hace sus transmisiones en la plataforma, y que llegan a tener una duración de hasta ocho horas.

“Me activo desde la tarde hasta en la noche, en algunas ocasiones he llegado hasta las 3 de la mañana, pero es dependiendo como este de clientes”, explicó.

Pese a que en apariencia este trabajo puede parecer sencillo, la webcamer manifiesta que es todo lo contrario, ya que tiene que tiene que proyectar una imagen positiva y sugestiva a la audiencia.

“Es intenso, en web cam es diferente, es de pasar de tratar una persona en físico a estar frente a una pantalla y al otro lado con una persona que no se sabe dónde está… Muchos creen que tratan con una chica de Venezuela o Colombia”, confesó.

A su juicio, en este trabajo no tiene que prevalecer la improvisación, es por ello que mantiene un constante estudio del arte de la seducción mediante de la literatura y algunos programas que han sido colgado en plataformas como You Tube.

Esta acción le ha servido como refuerzo a lo prendido en la universidad, donde coronó una carrera en licenciatura en Idioma Inglés y a los cursos televisivos realizados en una famosa academia de comunicaciones. 

“Se requiere tener sintonía con el cliente, saber otro idioma para hablar con el cliente, porque hay de China, de todos los lugares y por eso tengo que saber inglés, porque me hablan en ese idioma y debo de contestar, no puedo quedarme sin saber que responderles”, acotó.

Narró que entre sus “armas de conquista” se encuentran su seguridad, su cuerpo y el diálogo, para ella este último aspecto es muy importante porque busca que el cliente olvide todos los problemas y hacerlos sentir a gusto.

Agregó, que para aplicar esa técnica ella también debe estar en condiciones psico-emocionales estables, porque no puede mostrar una actitud negativa.

Sostuvo que se encuentra satisfecha del trabajo que está realizando, ya que la empresa para la cual labora le ha dado su respaldo, algo que toma en cuenta porque asegura que son sumamente estrictos.

Sin embargo, en esta nueva experiencia se ha tenido que topar con criticas destructivas a las cuales asegura que no les presta atención.

“He recibido muchos insultos de mujeres, de hecho, recibí un mensaje de alguien que al final del caso es ¿Cómo que para que ves mi perfil si no te gusta? No les parece mi manera de trabajar, no me interesa”, recordó.

A su criterio, ese comportamiento radica en la poca información y nula formación en los temas de educación sexual, ya que señaló que en otros países como los de Sudamérica este oficio es considerado como normal.

Recalcó que las criticas destructivas de otras personas no le molestan, porque su familia está al tanto de su desarrollo laboral.

“Cuando decidí ser bailarina le dije a mi papá, papá voy a hacer esto. Le he sido clara a él al igual que mi hermano, no les he mentido al igual que estoy en web cam. Le tuve que comentar si en algún momento te cae un video o una fotografía, yo hago esto, no te vayas a sorprender”, apuntó.

Ferrufino es cercana a su familia

Ella recuerda su infancia en su natal Usulután, con gran afecto pese a que nació en el seno de una familia trabajadora, donde sus padres lucharon por brindar lo necesario.

En este sentido, la cuscatleca aseguró que su tiene un vínculo familiar muy fuerte con su padre y sus dos hermanos, a quienes les brinda detalles de sus decisiones de vida.

Añadió que desde pequeña aprendió el valor del trabajo duro, al ayudarle en un negocio de comida familiar y un bar que tenían en la localidad.

Sin embargo, todo cambió cuando su madre partió al más allá, luego de una dura batalla contra el cáncer.

Recordó que en ese momento tenía la edad de 21 años, por lo que, tras la partida del pilar de la familia, tuvo que asumir mayores responsabilidades para salir adelante.

El deceso de su madre fue impacto demasiado duro para ella, ya que aseguró que ese mundo “color de rosa” se había borrado por lo que tuvo que viajar a Estados Unidos para obtener dinero y buscar reorganizar su vida.

Pero narró que ese tiempo de meditación fue poco, debido a que regresó a El Salvador con las esperanzas puestas en la superación, por lo que retomó los negocios de su padre.

No obstante, vio que eso no lo consideraba su destino por lo que hizo cursos de modelaje, sus estudios de comunicaciones e inglés.

“Yo puse todo mi esfuerzo en los cursos, porque quería ser periodista, ser una presentadora de noticias o estar en un programa de deportes… Es más, fui la reina del equipo Luis Ángel Firpo y de la seccional de Usulután de la Cruz Roja”, manifestó.

Por lo tanto, buscó la manera de poner en práctica lo aprendido y fue cuando en 2017, la atractiva chica formó parte del Reinado de El Salvador, que es un exclusivo concurso que permite a jóvenes salvadoreñas viajar al extranjero a representar al país en diferentes certámenes de belleza.

Rememoró que, pese a que no ganó, el certamen le sirvió de mucho ya que tuvo mucho aprendizaje.

Agregó que uno de los momentos más difíciles en ese certamen, fue no poder haber estado con la compañía de su madre, pero el recuerdo de ella hizo que tuviera la entereza de terminar el certamen.

Inicio en el arte erótico

La joven narró, que la competencia de belleza le permitió andar en un nuevo camino, donde logró sacarle provecho a su inteligencia y su gracia física en el rubro del modelaje.

Sin embargo, dijo que por azares de la vida surgió la oportunidad de ingresar al club nocturno Lips Club Bar a finales de 2017.

Ante esto confesó que en un momento la idea le pareció descabellada, pero una amiga le imprimió confianza por lo cual decidió ir a la entrevista de trabajo.

Ferrufino recordó que era un ambiente diferente al que había estado, pero continuó firme con la decisión y llenó el formulario para poder laborar en el lugar.

Bunny sostuvo que el primer día que subió al escenario le temblaban las piernas, porque no había bailado en frente para alguien, pero le momento fue pasando y dijo que tomó confianza para dejar todo en la pista.

“Yo normalmente me dormía a las 8 de la noche, mi mamá me acostumbro a eso, por lo que a las 10 yo ya tenía sueño, era super difícil. Terminaba durmiendo a 3 o 4 de la mañana, era horrible el sueño, pero la necesidad me hizo acostumbrarme en dos semanas, que ese periodo es lo más difícil”, señaló.

En este sentido, intuye que de ahí viene su fama ya que “en mis shows pongo toda mi energía y mi carisma para dejar al espectador satisfecho”.

Dos años de fogueo en ese centro de entretenimiento para adultos, le valieron para poder fichar con Circus Cabaret donde actualmente laboraba, pero sus actividades quedaron suspendidas por la cuarentena.

Planes a futuro para “Grecia Bunny”

La artista erótica asegura que para este 2020 vienen grandes cosas para sus fans, ya que buscará mantenerse en las plataformas digitales y considera que es muy poco probable que regrese a las pistas.

“Estamos esperando que pase esto de la cuarentena, porque nos está deteniendo todo, porque no solo pienso quedarme en esto, se viene algo nuevo y que va a ser una sorpresa para ustedes y para todos”, manifestó.

Finalizó al decir que si ha recibido propuestas de las casas productoras de pornografía, pero indicó que aun no es momento para saltar a ese rubro.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias