- Publicidad -spot_img
spot_img
spot_img

FRMA expone el comportamiento de organizaciones, y anuncia Marketplace

¡Sigue nuestras redes sociales!

Gerencia y áreas técnicas son las especializaciones más demandadas por organizaciones de sector social. Buscan personal por recomendación. Exigen información actualizada de país, concluye FRMA.

Por Alessia Genoves


Organizaciones del sector social salvadoreño buscan modernizar sus canales de comunicación; fortalecer el trabajo cualificado y acceder a información competente del mercado. Estas conclusiones forman parte del estudio titulado “Entendiendo las necesidades del sector social en El Salvador”, desarrollado por la Fundación Rafael Meza Ayaú (FRMA).

La investigación identificó el comportamiento y reconoció las necesidades de más de 99 organizaciones del sector social del país. Al mismo tiempo, la FRMA anunció el lanzamiento en un Marketplace “completamente gratuito”, para “dar a conocer los diferentes servicios del sector social”. El proyecto forma parte de una de las soluciones a las dificultades que se hicieron presentes en el estudio, según lo detalló a ContraPunto la gerente de proyecto de la fundación, Karen Massana.

El estudio, entre otras cosas, también definió “el acceso a conocimientos” y el “empleo de herramientas digitales”, como otras de las necesidades del sector social, en vista del requerimiento de registros de información y de herramientas que faciliten su uso. También valoraron que la necesidad de la cualificación de personal en el sector social ofrece menores ofertas que la del sector privado.

Comunicación

FRMA evaluó, entre otras cosas, el comportamiento de las organizaciones sobre el empleo de los mecanismos de “comunicación”. El empleo de las “redes sociales” fue el recurso que representó al total de las instituciones; seguido de las modalidades de “comunicación directa”, con una valoración de 87 puntos. Las vías de comunicación se canalizarían a “públicos externos e internos”, representando al 91.11% de las organizaciones.

También reconocieron la importancia de “adquirir conocimiento para el diseño de los proyectos” (42%); y la de “evitar la duplicidad de esfuerzos en el campo” (44%); para lo que justificaron el acceso a información de fuentes de organizaciones terceras. FRMA también destaca que éste requerimiento también responde a la necesidad de “generar alianzas, coordinar intervenciones y buscar sinergias” con otras organizaciones, según lo valoró el 84% de las organizaciones del sector social.

El 53% de las organizaciones valoró como muy buena la premisa de “conocer el trabajo de otra organizaciones”; y otro 59% manifestó la misma valoración en lo hechos que impliquen que “mi organización se beneficiaría de difundir más sus acciones y resultados”, hecho sobre el que expresó su desacuerdo un 2% de las organizaciones. Sin embargo, un 4% apenas reconoció dicha valoración a la facultad de “conocer el trabajo de otras organizaciones”.

Recurso y talento humano

Uno de los puntos más débiles de las organizaciones del sector social fue la “búsqueda de personas con vocación social”, realidad que representó al 64% de las mismas. Ésta condición se atenúa con la búsqueda de “personas con las competencias necesarias” (71%); las de “experiencias necesarias” (76%); y a aquellas “competentes para proyectos de duración establecida” (67%),

Gerencia y área técnica” es la mayor demanda, declarada por el 86% de las organizaciones sociales, que identificó FRMA, Y, por otra parte, el “buscar recomendaciones directas de conocidos que trabajen en el sector social”; y el “publicar oportunidades en redes sociales” fueron los mecanismos de búsqueda de capital social más recurridos por las organizaciones, en un 98% y 73% de los casos, respectivamente. El “publicar la oportunidad en prensa” fue el mecanismo menos usual, que apenas representó al 29% de las organizaciones.

Acceso a conocimientos

Formular proyectos y hacer análisis diversos” son algunos de los usos de la información que algunas organizaciones sociales hacen de otras Ésta realidad representó al 82% de las instituciones que así lo declararon en el estudio. De modo que los datos demográficos (90%), socioeconómicos (85%) e informes especializados (76%) fueron las demandas más recurrentes.

Por otro lado, la “falta de información” fue identificada como “datos de dolor”, por FRMA. De modo que “la falta de actualización” ante la carencia de información fue la condición que identificó al 40%, al afirmar estar de acuerdo. Por otra parte, la “falta de estandarización” de la información misma, representó al 70% de las organizaciones.

A continuación, la “búsqueda, levantamiento y análisis de datos” y la sistematización de un “calendario de publicaciones” fueron las premisas que representaron las necesidad del 97% y del 93% de los representantes de las organizaciones del sector social. Al mismo tiempo, el 93% valoró la necesidad de la existencia de información disponible en repositorios del país.

Difusión y formación

Las organizaciones del sector social declararon a FRMA que “la oferta de formación disponible en el mercado generalmente no está enfocada en temas o necesidades del sector social”, de acuerdo con el 84.4% de las mismas. FRMA concluye que las demandas de formación, por el contrario “se enfoca en atender a las necesidades del sector privado”.

Las necesidades formativas del sector social eran bastante demandantes. De hecho, el estudio concluye que las áreas de mayor demanda fueron las de “monitoreo, evaluación (95%) formulación de proyectos (93%) son las áreas de mayor necesidad de formación”. Acontinuación, las de la niñez y adolescencia (90%) y de derechos humanos (89%), fueron otras de las más recurridas. Y que, por el contrario, las áreas de métodos cualitativos (80%); diseño de encuestas (76%) y educación sexual (56%) son las menos demandadas. ´

Herramientas digitales

FRMA no divulgó datos cuantitativos sobre el empleo de herramientas digitales. Sin embargo, concluyó que las organizaciones del sector social consideran favorables recomendaciones para evitar, entre otras cosas, “formatos no amigables ni poco competitivos”; así como “la ausencia de motores de búsqueda y de contenido indexado”.

En el trabajo de campo de las organizaciones, las experiencias también refirieron a evitar “información no actualizada”; el “desconocimiento o falta de vinculación con la información de otros sitios” y los “requerimientos excesivos de ancho de banda” en zonas de poca cobertura a la red de internet.

close

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Participe con su comentario

Alessia Genoves
Alessia Genoves
Periodista, redactora de ContraPunto. Especialista en temas sociales, económicos y de género. Editora de cultura.
spot_img

Últimas noticias