spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
lunes, 02 de agosto del 2021

Fin a la impunidad demencial de los corruptos

Comenzaron los procesos en los que cayeron Francisco Flores, Elí­as Antonio Saca y Mauricio Funes. Todos ellos cuestionados por actos de corrupción, aunque sus defensores alegaban "conspiraciones polí­ticas".

spot_img

Estamos viviendo en El Salvador un proceso que pudiera ser de transición a nuevas y superiores etapas de desarrollo de la democracia.

No es ni será fácil, pero tiene que ver con dos aspectos sustanciales. El primero de ellos es el desarrollo de los partidos polí­ticos, en especial, su democratización interna, lo cual apenas comienza con el desarrollo de elecciones para escoger a sus candidatos a funcionarios a cargos públicos. Apenas comienza y la sociedad, como siempre, debe empujar el perfeccionamiento.

Falta que funcionen los controles de los financiamientos hacia todos los partidos, así­ como la real elección de funcionarios y lí­deres con credenciales éticas y morales.

Este aspecto conlleva también otro proceso que no se sabe si se dará, pero que estarí­a relacionado con el desarrollo de los partidos. Se trata del posible fin del bipartidismo entre derecha e izquierda. No podemos por medio de una bola de cristal adivinar qué nos depara el futuro con el aparecimiento de Nuevas Ideas (NI), pero de lo que si se está claro, en especial después de las elecciones del 4M, es que el esquema bipartidista y por ente, los esquemas de los partidos ARENA y FMLN, están en crisis. Además, aparece un nuevo actor en la jugada que “desordena el status quo”.

Después de las elecciones del 3 de febrero de 2019 el panorama estará más claro, así­ como el protagonismo de NI, si es que al fin emerge como el “delfí­n polí­tico” que se cree que es.

El otro aspecto no menos importante es el relacionado a la lucha contra la impunidad que habí­a tenido la corrupción en la historia nacional.  Por años alrededor de El Salvador presidentes y funcionarios caí­an por corruptos; ex presidentes iban al bote, pero en nuestro paí­s la situación no parecí­a ser igual.

Comenzaron los procesos en los que cayeron Francisco Flores, Elí­as Antonio Saca y Mauricio Funes. Todos ellos cuestionados por actos de corrupción, aunque sus defensores alegaban “conspiraciones polí­ticas”. No obstante, las evidencias señalan los desmanes de los exmandatarios y de sus más estrechos colaboradores.

Flores falleció antes de que el proceso contra él terminara; hay un juicio civil que afecta a la familia. Saca está siendo procesado por casi 300 millones de dólares envueltos en peculado y lavado de dinero. Funes ha sido acusado civilmente por enriquecimiento ilí­cito, pero la Fiscalí­a le investiga por varios cargos de corrupción, por lo cual ha detenido recientemente a exfuncionarios vinculados a él.

Así­ que la democratización del sistema de partidos polí­ticos y la lucha contra la impunidad debe llevarnos a grados superiores y más efectivos de democracia, de desarrollo social y económico.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias