spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

FESPAD: Abogados de un sacerdote habrían intimidado a familiares de víctimas de violación

Los denunciantes han manifestado su descontento por el trabajo ejecutado por la Fiscalía General de la República (FGR).

spot_imgspot_img

La Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD) informó que familiares de las niñas que presuntamente habrían sido violadas por el sacerdote guatemalteco, José Venancio Boroz Ur, solicitaron apoyo jurídico debido a que manifestaron que los abogados del religioso los han intimidado.

Además, los denunciantes han manifestado su descontento por el trabajo ejecutado por la Fiscalía General de la República (FGR).

Boroz Ur, de 63 años de edad, ha sido acusado por el ilícito de agresión sexual en menor e incapaz, en perjuicio de tres niñas, hechos ocurridos cuando se desempeñaba como párroco en la iglesia Nuestra Señora de Lourdes del Barrio Lourdes, San Salvador.

El sacerdote tiene abiertos dos procesos, uno que se encuentra en la etapa de instrucción en el Tribunal Quinto de Instrucción de San Salvador, donde las afectadas son dos niñas; y el otro caso se encuentra a conocimiento del Tribunal Quinto de Sentencia, a la espera de la vista pública, en perjuicio de una niña.

En esta semana se desarrollaron las dos audiencias judiciales en cada uno de los tribunales arriba mencionados, en la que los defensores solicitaron que se le otorgaran medidas alternas a la prisión por considerar que el sacerdote se encuentra enfermo.

El Juez Quinto de Instrucción denegó la libertad condicional; mientras que, en el Tribual Quinto de Sentencia, vieron a bien otorgar el cambio de medida a un arresto domiciliar en una parroquia y bajo la responsabilidad de otro sacerdote, así como el establecimiento de una fianza de $ 500.00 dólares.

Si bien el sacerdote no va a recuperar la libertad y seguirá en prisión, las familiares de las niñas consideran una burla la fianza impuesta por el Tribunal Quinto de Sentencia; y les alerta sobre por donde puede ir la resolución, una vez se lleve a cabo la audiencia de vista pública. Situación que es de su preocupación por que el caso puede quedar impune.

Según las autoridades, los casos datan desde abril de 2019, por lo tanto, a mediados de esa fecha la Policía Nacional Civil (PNC) hizo efectiva la captura del hombre, cuando se encontraba en las afueras de la parroquia.

Esa detención fue producto a la primera denuncia, que consiste en el supuesto “tocamiento” de una niña de alrededor de 7 años de edad, que le dijo a su madre que el sacerdote se aprovechaba de ella cuando iba a ensayo del coro de la iglesia.

Luego se añadieron los otros dos casos, el segundo es el caso de la hija de una vendedora de churros españoles que supuestamente ingresó a la iglesia y fue violentada por Boroz. El tercer caso se desconoce de los detalles.

Ante esta situación, el arzobispo de San Salvador, José Luis Escobar Alas, se pronunció por esta situación y pidió perdón a las víctimas.

Sin embargo, eso le costó duras críticas de la comunicada católica del Barrio Lourdes, debido a que acusaron al jerarca católico de no confirmar las denuncias y de abandonar al guatemalteco.

“No hay pruebas, el padre Venancio es inocente”, le reclamó un feligrés meses atrás.

Esto generó que Escobar Alas cambiara de discurso, por lo cual adoptó una postura imparcial.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias