spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 27 de julio del 2021

Fallo en España: Un logro que dice lo mucho por andar

El fallo en Madrid nos da la dimensión de la tremenda impunidad que existe en El Salvador, donde viven resguardados y protegidos por el Estado la mayoría de los autores intelectuales y materiales de la masacre de la UCA

spot_img

El fallo reciente en España que condena al ex ministro de la Defensa Nacional y coronel retirado Inocente Montano por la masacre de la UCA tiene múltiples aristas que es preciso analizar: es un logro de la Justicia Universal, pero es un logro de la institucionalidad de España y de los querellantes y promotores de ese proceso, de manera muy especial, de Almudena Bernabeu y de Benjamín Cuéllar, que fueron necios, y ahora ven el fruto de su necedad. 

Un inmenso reconocimiento debe tener la familia del padre Martín Baró por presentar la denuncia ante la Audiencia Nacional de España (ANE). 

Pero en términos de justicia y sobre todo ante hechos tan atroces como fue la masacre de la UCA, los triunfos de los protagonistas pasan al plano de las satisfacciones íntimas, frente al inmenso símbolo de lo logrado. 

España demostró tener jueces y fiscales probos, valientes, estudiosos, profesionales y que actúan apegados a sus leyes. 

En España, todo el proceso, estableció que la masacre, no sólo fue un acto terrorista (que fue en concreto por lo que fue juzgado Montano), sino que se trató de un inmenso crimen contra la Humanidad. Aquel 16 de noviembre, hace 31 años, se cometió un acto que laceró a la Humanidad entera. Y ese es un símbolo del resultado de este juicio en Madrid.

Sin embargo, por las leyes de España, quedaron fuera del proceso las víctimas salvadoreñas: un sacerdote y las dos mujeres, una de ellas menor de edad. 

Pero no solamente eso: el fallo en Madrid nos da la dimensión de la tremenda impunidad que existe en El Salvador, donde viven resguardados y protegidos por el Estado la mayoría de los autores intelectuales y materiales de la masacre de la UCA. 

El Salvador debería estar avergonzado con este fallo, precisamente por la impunidad y la injusticia que ha tratado de esconder debajo de la alfombra.

La sociedad y las víctimas de hechos atroces cometidos antes y durante la guerra civil por los bandos que estuvieron en conflicto y que constituyen crímenes de guerra y de lesa humanidad tienen la responsabilidad y el deber histórico moral, de exigir justicia en El Salvador. 

Tiene que llegar la justicia en El Salvador, de lo contrario las consecuencias de tanta impunidad no se van a aplacar ni tendremos paz ni reconciliación.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias