spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 01 de agosto del 2021

Este gobierno exporta algo más que diplomacia

El actual régimen colombiano, tiene como principales renglones de exportación, las mentiras y sospechas. Un caso tapado por los medios privados de desinformación colombianos ha sido el encuentro de tres laboratorios de coca en la finca del embajador colombiano en Uruguay, doctor Fernando Sanclemente Alzate. El municipio de Guasca (ubicado a una hora de la capital) fue nuevamente el escenario de otro escándalo de talla internacional.

La policía antinarcóticos, encontró el pasado 13 de febrero en el área boscosa de este predio tres laboratorios muy bien construidos, para exportar una tonelada de buen alcaloide por mes, junto a nueve kilos de base de coca y 200 gramos de cocaína pura, según la Fiscalía. Se capturaron además cinco personas que se encontraban en el lugar, con mil galones de ácido sulfúrico, ácido clorhídrico, acetona, ACPM y cuatro equipos de prensa.

Llama la atención, que la finca es compartida con la familia Spiwak propietaria de la organización hotelera Dann, con quienes comparten el 50% de la propiedad. Estos y el doctor Fernando se lavan las manos al argumentar que desde el 15 de junio del 2017 arrendaron a “unos paperos” 36 fanegadas de la finca (1), donde al parecer se encontraron los laboratorios de droga. Porque según el embajador, se han dedicado en los 44 años de tener esa tierrita a la cría de caballos de competencia, lechería y la cría de ganado Angus. Llama la atención que ni el Departamento de Seguridad de los Estados Unidos se pronunció vehementemente por este hecho, como lo ha hecho contra las comunidades que siembran coca en los territorios del país.

Así mismo, llama la atención la falta de acciones contra este descubrimiento de un alto funcionario por parte del régimen Duque, cuando paralelo está buscando las trampas legales para blindar el uso del glifosato en los campos, continua con la política de erradicación forzada de los cultivos de uso ilícito, cuyos operativos han cobrado vidas campesinas; por dar tan solo dos ejemplos. La lucha anti-drogas tiene un filtro que sabe de quién si sospechar y de quienes no, entre más cercano esté a las familias que gobiernan, menos sospechas hay de su responsabilidad en narcotráfico, así aparezcan sofisticados laboratorios en sus fincas…mañana será en las camionetas del esquema de seguridad, pero la culpa no será del funcionario que la usa.  

Aunque se insiste en tener apoyo norteamericano para erradicar la droga del país, aumentaron los cultivos de uso ilícito reconocido por el mismo gobierno Trump. ¿De qué ha servido entonces su ayuda? Tal parece que seguimos siendo azotados por la herencia de los carteles del siglo pasado, de aceitar la maquinaria estatal y financiera con los pesos y dólares que dejan el narcotráfico, para continuar en los primeros puestos a nivel mundial de los cultivos de uso ilícito.

Las Colinas de Guasca Ltda, logró poner los ojos de la opinión pública nuevamente en el municipio donde la Policía se da el lujo de jugar tejo y tomar cerveza con el uniforme puesto, sin dejar de velar por la seguridad de la comunidad que concurre a estos lugares[2]. Este territorio de cultura conservadora-familiar, con una alcaldía ganada por el partido de gobierno (Centro Democrático), parece el lugar que reúne las condiciones geográficas y políticas para tener un negocio exportador muy rentable, que ayuda a potenciar los índices de ganancia de los bancos, que para felicidad del régimen, son uno de los tres renglones que permitió tener el irrisorio aumento del 3.5% del PIB nacional.

(1) Una fanegada equivale a 6.44 m2, un área de 80 por 80 m.                                             

spot_img

Últimas entradas