jueves, 12 de mayo del 2022
Especiales de la SemanaElizabeth Monserrath: “Seré la Primera en hacer una Investigación, sobre el veneno...

Elizabeth Monserrath: “Seré la Primera en hacer una Investigación, sobre el veneno de cascabel”

¡Sigue nuestras redes sociales!

Por Wilfredo Díaz / Texto y fotos

“Cuando entré a la Universidad de El Salvador, tenía claro qué carrera estudiar y así fue, inicié la licenciatura en biología. Ahora estoy realizando la investigación, “Evaluación de la Actividad Antiofídica de Extractos Metanólicos sobre el veneno de Cascabel”, al finalizar me graduaré. La inicie en el 2019 y debido al tipo de actividades de campo que se requiere, me he tardado un poco, pero ya estoy en la etapa final”.

“La cascabel, tienen una mirada expresiva, su cuerpo es muy elástico, que cuando se desplaza, se ve elegante. Su piel es suave, son agresivas y tienen un potente veneno, que lo utilizan cuando se sienten amenazadas por el ser humanos y los mismos animales, causándole la muerte a sus presas. Es una serpiente de mucha importancia médica y habita en cualquier parte de El Salvador”, asegura la futura bióloga e investigadora de serpientes, Elizabeth Monserrath Coto Hernández, estudiante egresada de la carrera de biología del Alma Mater.

Me encuentro en el edificio del Centro de Investigación y Desarrollo en Salud (CENSALUD) de la Universidad de El Salvador. Es un día tenso e interesante para Monserrath, extraerá veneno a la cascabel para continuar su investigación. La acompaña su equipo de biólogos con experiencia en el área, le ayudarán a sostener el reptil de un metro y medio de largo. Es una práctica que se hace cada tres meses, para ver los efectos que causa el veneno al inyectar a otro animal, como ratones.

Hacer esta prueba es arriesgado, se debe tener confianza y concentración para que todo salga bien. A medida que pasaba el tiempo, Monserrath, intenta meter en un tubo de ensayo a la cascabel y de tantos intentos, al fin lo logra. Ya en su lugar, se debe tener más cuidado en lo que se hace.

Toma lentamente la cabeza de la cascabel, la presiona a un embudo de vidrio para que deposite su veneno color amarillo, que salia de sus grandes colmillos, una escena interesante, que solo en película la había visto. Mientras ella hacía su trabajo, la serpiente comenzó a sonar su cola, un sonido interesante, que significa que todos deben de estar en alerta.

“Las cascabeles son bonitas, su piel es suave, son agresivas y tienen un potente veneno que nos puede matar. Esta especie de reptil es interesante, muchos creen, que las que están recién nacidas no tienen veneno, pero no es así, es más potente que el de una adulta.”

“Su veneno, es su defensa personal y es producido por dos glándulas segregadoras de veneno, localizadas en la parte posterior de la mandíbula superior y expulsado por movimientos musculares de las glándulas, enviándolo a los colmillos. Es una mezcla de sustancias tóxicas, que los efectos en el cuerpo de la víctima van desde la destrucción de las células sanguíneas, hasta el bloqueo de los estímulos nerviosos vitales”.

“Cuando inicié esta investigación, me encontré con algunas limitantes, como no tener una para estudiarla, por suerte la UES adquirió un par de ejemplares y ahora no paro de investigarla. Son muy exclusivas, no salen a la luz con facilidad, tienen una estructura anatómica increíble, su cuerpo es puro músculo. Hacer este tipo de trabajo, es bonito, diferente y arriesgado, sin embargo al contar con la capacitación y experiencia adecuada, el trabajo se desarrolla con mucho profesionalismo y seguridad”.

“Es curioso e interesante mi trabajo, comencé a investigar las propiedades de plantas como neutralizadoras de veneno para los animales, pero en el camino me interesó investigar un poco más la potencia e importancia del veneno de cascabel en los animales y seres humanos”.

“Según datos de la Organización Mundial de la Salud OMS, asegura que la mordedura de cascabel, es la enfermedad de la pobreza, porque la mayoría de personas que han sido atacadas por este tipo de reptil, viven en zonas muy pobres o en el campo. Hay que educar a la población para que no mate a las serpientes, cada una de ellas tiene un propósito de existir”.

“El cuerpo de la cascabel, está cubierto por pequeñas y múltiples escamas de colores como beige, marrón, café rojizo y negro, su cabeza es plana y logra distinguirse del resto del cuerpo. Comencé a hacer rescates de serpientes antes de ser estudiante de biología, los vecinos de mi colonia salían corriendo a buscarme cuando miraban una, la atrapaba con serenidad y la llevaba a sus áreas naturales donde habitan”,asegura Monserrath”.

La futura bióloga, tiene un estilo único, es inteligente, diferente y multifacética, le gusta lo clásico. Tiene un carro Volswagen escarabajo o vocho del año 94 y una vespa del 97. Toca música latinoamericana, con sus instrumentos de cuerda como, guitarra, bajo, violín, el ukelele y charango.

Ella está tan entregada al estudio de reptiles, que hace pulseras para recaudar fondos y dar charlas en zonas urbanas como Santo Tomas, Chalatenango, Suchitoto y otros lugares donde hay presencia de serpientes, para que la gente no las mate y sepan la importancia de ellas en la tierra. Tiene cuatro años de estar haciendo esta investigación y con sus conocimientos sobre el veneno de la cascabel, participa en charlas virtuales a nivel nacional e internacional.

“Me siento orgullosa de ser la pionera de impulsar una investigación, sobre el veneno de la cascabel, no hay registros de lo que pueda causar el veneno de una serpiente, a pesar que es la que más ataque hace a animales y seres humanos. Estoy haciendo ciencia con este tipo de investigación, es la primera a nivel nacional”.

“Este reptil, se puede encontrar en cualquier parte del país, no hay que matarlas, al contrario hay que protegerlas, por que corremos el riesgo de ser más propensos a enfermedades como la tifoidea, transmitida por animales roedores como ratas, ratón común, ardillas entre otros. En el país, hay otras serpientes venenosas como la coral, cantíl de agua, tamagás negro, la timbo, entre otras.

“El objetivo de esta investigación, es estandarizar y seguir haciendo estudios sobre el veneno de las serpientes, para buscar alternativas de salvar la vida de un animal o ser humano. Estamos haciendo extractos metanólicos separados de hojas y plantas lengua de suegra”.

“Hacer este tipo de trabajo y tener buenos resultados no es nada fácil, son procesos largos para tener la respuesta correcta. Agradezco al personal del Centro de Investigaciones y Desarrollo en Salud de la UES, al Laboratorio de Investigación en Productos Naturales de la Facultad de Química y Farmacia, al laboratorio de Toxinas Marinas LABTOX de la Facultad de Ciencia Naturales y Matemáticas de la Universidad de El Salvador, por el apoyo y uso de sus laboratorios y a su equipo técnico de biólogos”. concluye la futura bióloga e investigadora del veneno de la cascabel, Monserrath.

Comparte este contenido en:
Wilfredo Díaz
Fotoperiodistas profesional salvadoreño, periodista, docente, colaborador y columnista de ContraPunto
spot_img

También te puede interesar

Últimas noticias