viernes, 21 junio 2024
spot_img
spot_img

El Modelo Salvadoreño construcción del Estado de Bienestar

¡Sigue nuestras redes sociales!

"El objetivo fundamental del actual gobierno es el ciudadano sin importar su ideología, extracción social u origen geográfico": Oscar Martínez Peñate.

spot_img

Por Oscar Martínez Peñate.

El Salvador se encuentra en contradicción con la teoría de las Ciencias Sociales que dicta que un movimiento social no puede convertirse en un partido político, en el país el movimiento de Nuevas Ideas no solo creó un partido político, sino que, también lo utilizó como un vehículo para competir en las elecciones, el movimiento de Nuevas Ideas es más grande que el partido político.  

El objetivo fundamental del actual gobierno es el ciudadano sin importar su ideología, extracción social u origen geográfico del país en que resida, es decir, la justicia se aplica de manera equitativa, y busca beneficiar a los ciudadanos sin discriminación para producir una reacción en cadena de beneficio a la sociedad.

Algunas personas en El Salvador y en el extranjero le denominan modelo porque reconocen, que, a pesar, de que el país es pobre y cuenta con escasez de recursos ha hecho un cambio significativo en su sistema educativo y de salud; asimismo, ha mejorado la seguridad ciudadana, invertido en energías limpias, en construcción vial y en la aplicación literal de la ley. En cuatro años, el país ha sido tomado como ejemplo de la lucha contra el crimen organizado porque prácticamente ha terminado con el terrorismo de las pandillas.

Por las razones anteriores se observa en las redes sociales a ciudadanos de otros países haciendo llamados para que sus respectivos gobiernos repliquen las medidas tomadas en El Salvador, para solventar sus problemáticas sociales que son parecidas o incluso, peores a las que existían en el país. En este sentido, existe una cuestión sumamente importante la cual es que si un país vecino decide copiar el “modelo” salvadoreño debe de estar dispuesto hacer valer su soberanía y autodeterminación, El Salvador los ha hecho prevalecer sin tener un discurso antimperialista o revolucionario.

Para El Salvador la autodeterminación de su pueblo es vital, los ciudadanos son el soberano debido a que ellos toman las decisiones y no los organismos financieros internacionales, las empresas transnacionales, los organismos mundiales de comercio o los gobiernos de otros países. Además, se rompieron las ataduras, el actual gobierno responde únicamente a los ciudadanos y no a poderes facticos nacionales, ni a la oligarquía y mucho menos al crimen organizado. Este gobierno posee una solvencia moral, la cual radica en el éxito de la eficiencia y la eficacia de las medidas tomadas en función del ciudadano salvadoreño.

Este tema debe ser abordado desde un punto de vista sui géneris, ya que es la pauta que marca el inicio de un modelo que utiliza las reformas sociales, económicas, políticas y culturales como instrumentos de profundización, que conducen a las transformaciones necesarias para la sociedad.

A diferencia de la derecha, la izquierda y las diversas modalidades provenientes de estas ideologías, el Modelo Salvadoreño aún está inacabado en el sentido, que de forma continua y dialéctica implementa políticas de perfeccionamiento y cambio constante rumbo a la dirección del mejoramiento continuo. Todavía no se sabe con certeza hasta donde llegará, pero lo que sí es cierto, es que en su camino está creando las bases para la construcción de un Estado de Bienestar.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Oscar A. Martínez Peñate
Oscar A. Martínez Peñate
Escritor, politólogo y analista de la realidad nacional salvadoreña y centroamericana.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias