spot_img
spot_img
lunes, 10 de mayo del 2021

El encasillamiento de las opiniones

Una de las formas más sencillas de refutar una opinión es la de ubicar a quien la expresa dentro de un grupo de interés: llámese a estas categorí­as género, clase social o generación, etcétera. Si alguien afirma X acerca de Y, puede cuestionarse dicho juicio acusando a quien lo formula de defender sesgadamente a un colectivo.

Esta atribución podrí­a ser falsa o incluso falaz (quien critica la polí­tica de seguridad del actual gobierno no defiende necesariamente a las maras) o ser cierta, pero establecerla no va a determinar automáticamente que una persona acierta o falla al juzgar un hecho solo porque pertenece o defiende los valores de un colectivo determinado.

Razonar es ponderar caso por caso y estar dispuestos a asumir que la asunción de unos determinados valores y principios no vuelve a nadie infalible, que podemos equivocarnos, que defender una causa justa o progresista no nos acredita automáticamente como poseedores de la verdad absoluta. En los complejos asuntos de la vida, ser feminista, joven, defensor/a del pueblo, enemigo/a de los delincuentes, etcétera, no garantiza que uno/a vaya a tener la razón en todos los juicios que haga.

Por eso es importante prestar atención en cada caso a la solidez lógica de nuestras opiniones y al conjunto de pruebas que la respaldan. Por eso conviene prestar atención a la calidad puntual de nuestros argumentos, fijarse en si son buenos o malos, en si son falaces o no y es que todos/as, con independencia de cuales sean nuestras variadas adscripciones grupales e ideológicas, nos equivocamos al razonar.

Alguien dirá, refiriéndose a este discurso mí­o, que estoy atacando al feminismo, a los jóvenes, a las clases populares o al presidente Bukele y no, para nada, solo estoy defendiendo la autonomí­a relativa de la lógica y denunciando esa maní­a tan nuestra de encasillar grupalmente a toda persona que discrepa y opina diferente. Estos encasillamientos infantiles que dividen el universo entre buenos y malos –buenos son los que opinan como yo, quienes pertenecen a mi grupo de opinión; malos son aquellos que me contradicen– no siempre son amigos del sentido común, la lógica, la verdad y la complejidad del mundo.

Álvaro Rivera Larios
Álvaro Rivera Larios
Escritor, crítico literario y académico salvadoreño residente en Madrid. Columnista y analista de ContraPunto

Últimas entradas