- Publicidad -spot_img
spot_img
spot_img

El cambio es constante Reelección

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Invito a mis hermanos salvadoreños en El Salvador y el mundo a apoyar la reelección del presidente Nayib Bukele", dice Ernesto Panamá, al reconocer la trayectoria del presidente frente a los 60 años de corrupción, guerra y pandillas en El Salvador.

spot_img

Por Ernesto Panamá


Los salvadoreños gobernados y dirigidos económicamente hasta 1979 por militares asociados con la oligarquía, bajo las órdenes de la CIA y gobiernos norteamericanos. Dictadores y gobiernos militares se impusieron “para impedir el ascenso de regímenes revolucionarios”.

El imperio cambia de estrategia, y en Sur América y Nicaragua, los entonces “aliados” son acusados de violar los derechos humanos y derrocados, acompañada de masivas campañas de propaganda pregonando el odio de clases, la polarización política, generando enfrentamientos entre chilenos, argentinos, uruguayos, nicaragüenses, salvadoreños; dando paso a las guerras de guerrillas.

Beneficiándose la banca central y el complejo armamentista, al aumentar el endeudamiento existente financiando la compra de armas.

En El Salvador se producen 20 años de guerra, más de 70,000 muertos, retroceso económico y destrucción, necesitando sus gobiernos de más créditos, es decir el cambio de política norteamericana nos empobreció, volvió más dependientes y nuestros gobiernos corruptos sometieron nuestra soberanía.

Este plan salvadoreño incluyó la guerra, la programación de dos eventos electorales, la asamblea constituyente y la elección presidencial para la cual del exilio se trajo al presidente que debía gobernar; la firma de la paz, la obligatoriedad de reconocer a los terroristas como partido político. El experimento se extendería instaurando un sistema permanente de desestabilización que se conocerían como de pandillas y maras.

El plan falló en cuanto a elecciones, pero el sistema militar, oligárquico e intervencionista continuó al someterse ARENA y el FMLN los dólares del sistema dictatorial oligárquico pagó a los tres poderes del estado.

Estaba claro que los cambios continuaban.

Guerra, gobierno provisional, Asamblea Constituyente, gobierno demócrata cristiano, veinte años de gobiernos de ARENA y diez años del FMLN, pero sometidos al mandato extranjero y la dictadura oligárquica.

Los salvadoreños acumulamos más de 60 años de privaciones, el pueblo toma consciencia, se harta de los abusos y surge un líder, quién en contra de todo pronóstico lanza su candidatura presidencial y el 3 de febrero del 2019 el 53 % de los electores deciden acabar con el corrupto bipartidismo y otorgan la oportunidad de gobernar a Nayib Bukele.

Un albur se juega el pueblo, el poder ejecutivo debe gobernar con los poderes legislativo y judicial en su contra. No hay garantía de buenos resultados, pero los cambios no sé detienen.

Bukele a pesar de la oposición logra llevar beneficio al pueblo, y el 28 de febrero del 2021 este le otorga un triunfo histórico, “mayoría calificada” en la Asamblea legislativa, y esto permite al pueblo cambiar la estructura del poder judicial. Nuevas Ideas es acompañada en estas decisiones por los partidos GANA, PCN y PDC. El cambio sigue sin pausa.

Estarán los lectores de acuerdo con que en el ámbito político salvadoreño el cambio es constante.

La actual Corte Suprema de Justicia ha interpretado el tema de la “reelección presidencial”, y aprueba la reelección del presidente de la república. Un cambio en la interpretación de la ley electoral inesperado.

Pregunto, ¿Debemos seguir el viejo método de elegir corruptos y ladrones? O Cambiamos, y avalamos la interpretación de la Corte Suprema y reelegimos al presidente, que en 3 años le ha dado al pueblo salvadoreño una visión de un futuro prometedor que nunca tuvo.

Personalmente considero que es mejor lo bueno conocido, que volver al pasado.

Por esta razón invito a mis hermanos salvadoreños en El Salvador y el mundo a apoyar la reelección del presidente Nayib Bukele.

Si lo ha hecho bien, y conocemos los proyectos a desarrollar, la probabilidad de equivocarnos es ahora menor que en el 2019.

Los gobiernos del mundo debe saber que los salvadoreños decidimos ser soberanos, forjar nuestro destino, elegir nuestros gobiernos y aplicar nuestras leyes y deben decidir si apoyan al valiente pueblo salvadoreño que apuesta por su soberanía, o apoyan al corrupto intervencionismo que, en deuda a través del Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional e impiden el desarrollo.

Nuestro presidente dice: -Queremos ser como algunos de ustedes, pero no nos digan cómo hacerlo.

Por acciones, datos económicos, nivel de vida, sistema educativo, de salud, seguridad, comercio, exportaciones y más evaluaciones durante estos tres años de gobierno, estoy seguro de que la reelección es el cambio correcto para el futuro del “nuevo El Salvador”.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
Ernesto Panamá
Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias