spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

El arte de negociar

El Ejecutivo y el Legislativo no se pudieron poner de acuerdo en la discusión de una nueva ley de emergencia para darle tratamiento a la pandemia. El Salvador se queda sin ley que regule la cuarentena y la reactivación económica: Durante los últimos 4 días. No hubo negociación

La negociación es una ciencia por la metodología que se utiliza para llegar a los acuerdos, pero, también es un arte, que posibilita crear un clima adecuado para la negociación, da elementos para tener la sensibilidad de saber cuándo se está a punto de tomar un acuerdo, la astucia para pedir recesos calculados para construir propuestas viables, en base a un canal informal.

Es un arte tener capacidad de analizar la comunicación verbal, y el lenguaje corporal, de la otra parte, ser incondicionalmente constructivo y ser capaz de construir opciones para lograr un acuerdo. Aceptar la mediación para facilitar llegar a consensos.

Todo se puede tener, para lograr una negociación exitosa, pero si no hay voluntad política, para llegar a consensos, el proceso negociador está condenado al fracaso. Es verdaderamente inaceptable, que durante seis días primero y cuatro días después negociaciones fundamentales para el país hayan terminado en nada. Todos perdimos, perdió El Salvador.

 El Salvador tiene una experiencia exitosa de negociación. Los acuerdos de paz firmados en 1992 han sido siempre presumidos por Naciones Unidas.  Para el Secretario General Boutros Ghali la transición de la guerra a la paz en El Salvador fue un logro notable del pueblo salvadoreño, pero también "…un señalado éxito para las Naciones Unidas y la comunidad internacional que prestó su apoyo". Sin duda alguna, para la ONU, sometida a continuas críticas por su desempeño en misiones de paz en otras partes del mundo, la experiencia salvadoreña constituye un episodio de singular relevancia, pues le permite presentar una credencial de éxito como mediadora en negociaciones de paz y para el montaje y ejecución de operaciones de paz en otras partes del mundo.

No hay que confundir el cebo con la manteca, dialogar no es sinónimo que negociar. Dialogar es platicar, intercambiar opiniones, conocer lo que piensa el otro, Sin duda, dialogar es importante pues hablando se entiende la gente, pero el dialogo es un instrumento, es una condición necesaria para resolver un conflicto, pero no es suficiente.

Sistematizar una negociación fallida, tiene sentido, pues de lo que se trata, es sacar las lecciones aprendidas de una experiencia fracasada, para que en el futuro no se vuelvan a cometer los mismos errores. Una pifia muy grande fue declarar que el decreto vetado por el Ejecutivo tenía una coincidencia: en el 90% de sus artículos con la ley aprobada de la Asamblea Legislativa y no haber utilizado la técnica de negociación para llega a un acuerdo entre los dos Órganos de Gobierno

La tecnica se llama “Documento de negociación de texto único”:  Se trata que una persona hace un borrador de acuerdo que satisface a la mayoría de los intereses y que resuelve el conflicto. El borrador se distribuye entre los participantes para que hagan comentarios y revisiones. Cada parte tiene la oportunidad de cambiar el texto de manera que satisfaga mejor sus propios intereses. Los cambios graduales a menudo producen un único texto que es aceptable para todos.

El conflicto siempre va existir, es consustancial a la vida social, ojalá la experiencia acumulada en el país, en lograr negociaciones exitosas no se desperdicie.

Avatar
Roberto Cañas
Analista polí­tico

Últimas entradas