lunes, 24 de enero del 2022

Desestabilización mundial

spot_img

Por Ernesto Panamá

Desestabilizar al mundo es privilegio en este momento de la historia para tres países: China, Estados Unidos y Rusia.

En los últimos 30 años China y la Federación Rusa y sus gobiernos interna y externamente, se han dedicado a mejorar el nivel de vida de sus ciudadanos, a consolidar sus Estados y han logrado avances comerciales, económicos y tecnológicos impresionantes incluido en lo militar. Además, no han agredido a ningún país del mundo política o militarmente.

En cambio, durante este período los EE. UU. es el agresor del planeta, despilfarra dinero, hace crecer su deuda y roba recursos naturales a países. Solamente del 2016 al 2020, estás acciones armadas y políticas cesan.

La mayoría de los países viven sometidos al poder del dólar, sus gobiernos son designados y las políticas implementadas son mandadas desde la Casablanca, por supuesto estás políticas empobrecen naciones y enriquecen sus corporaciones, “políticos norteamericanos” republicanos y demócratas.

Nadie en América puede negar la imposición de gobiernos militares y dictaduras, como tampoco puede negarse que el islamismo se instala en oriente medio tras el golpe de estado al Sha de Irán y lleva al poder al Ayatola Khomeini. La desestabilización en América iniciada en los años 60´s y finalizada en los 80´s en El Salvador con más 70 mil muertos. El liderazgo de la Casablanca cambiaba de republicanos a demócratas todos serviles a intereses ajenos a los ciudadanos norteamericanos.

El Salvador fue objeto de esta manipulación desde su independencia, tuvo una ventana de autonomía durante los años de gobierno del general Maximiliano Hernández Martínez con quién EE. UU.  no tuvo relaciones. Época en la que se crea el BCR (Banco Central de Reserva) Puente Cuscatlán, Correos y Policía Nacional.

Hernández cae en 1944, la oligarquía vuelve al poder y la injerencia extranjera retoma su puesto dominante. En el 2019 pierde el control del ejecutivo, luego el poder legislativo en el 2021 dando inicio la reestructuración del poder judicial.

Los salvadoreños estamos inmersos en diseñar un sistema que eleve nuestro nivel de vida y un país que ofrezca futuro a futuras generaciones, pero la situación se complica cuando la Casablanca, descontenta por el desmantelamiento su sistema corrupto, dedicándose entonces a financiar a la oposición.

Actualmente, desde la Casablanca se conduce una escalada militar en Europa en contra de la Federación Rusa utilizando la OTAN (Organización de Tratado del Atlántico Norte), su objetivo es instalar armamento en naciones de Europa del Este, violando acuerdos de años anteriores.

La escalada en contra de Rusia inició con el derrocamiento del gobierno democrático de Yanukovich, conducido durante el gobierno de Barak Hussein Obama, retoma protagonismo el 2021 con Biden quién maneja al gobierno de Zelenski como marioneta, le ofrece armas, le da dos mil millones de dólares sin valor de mercado y espera que la Federación Rusa lo ignore.

En Bruselas se reúnen a solitud de rusa los subsecretarios de Estado norteamericano y de defensa de la Federación, quien demanda condiciones a cumplir para evitar un conflicto que llevaría al mundo a un descalabro total.

La situación llega a extremos de que la Federación ante escalada de Biden, este considerando instalar armas nucleares en el continente americano, el tratado que prevenía la instalación de armas continentales fue abandonado por EE. UU. y no se olvide que el Reino Unido y EE. UU. al acordar entregar submarinos nucleares a Australia violan acuerdos de proliferación nuclear.

Por supuesto los salvadoreños tenemos problemas con los corruptos que financia la Casablanca “Sociedad civil” y últimamente con sectas religiosas que dejarán de recibir los impuestos del pueblo, las maras, los narcotraficantes, corruptos políticos, oligarcas y no sería nada saludable que el señor Biden cuya popularidad roza el 30 % y para salvar su presidencia que cumplirá un año, nos involucra en un conflicto de escala mundial.

Por estas razones me atrevo a pedir a la ciudadanía norteamericana, que usen sus poderes para terminar con ese mandato y a la dirigencia de las fuerzas armadas quiénes saben de las decenas de miles de vidas a perderse por las acciones de un senil e incompetente.

Es hora del primer Golpe de Estado en los EE. UU. para evitar la muerte de decenas de miles de personas y lanzar la economía mundial al abismo.

Ernesto Panamá es Escritor

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas
spot_img

Últimas noticias