spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

“Cristiani deberí­a ser llamado a juicio por Caso Jesuitas”

El excoronel Montano se defendió en España de las acusaciones en su contra por dicho caso asegurando que el entonces presidente Cristiani era el primero en la cadena de mando

spot_imgspot_img

El expresidente salvadoreño Alfredo Cristiani "deberí­a ser llamado por la justicia española en calidad de imputado, pues cuando ocurrió la masacre de jesuitas en El Salvador, era el máximo jerarca militar", aseveró el abogado Benjamí­n Cuéllar, uno de los más importantes activistas pro-derechos humanos de esta nación centroamericana.

Desde el lunes pasado la Audiencia Nacional Española (ANE) abrió un juicio por el asesinato de cinco sacerdotes jesuitas originarios de España, ocurrido en San Salvador el 16 de noviembre de 1989, en medio de la guerra civil que abatí­a a este pequeño paí­s. También fue asesinado un jesuita salvadoreño y dos mujeres trabajadoras domésticas de las ví­ctimas.

En Madrid el juicio se reinició tras la extradición desde Estados Unidos a España del coronel retirado, Orlando Montano, uno de los principales implicados en la causa y quien es por el momento el único procesado por varios graves delitos, entre ellos asesinato y terrorismo.

España requirió desde 2011 a 19 oficiales, clases y soldados que planificaron y cometieron la matanza, pero El Salvador se ha negado a la extradición alegando "cosa juzgada" localmente, refiriéndose a un juicio de 1992 en el que se condenó a dos oficiales, a quienes se amnistió en 1993 por medio de una ley de amnistí­a general promulgada por Cristiani en 1993.

“Montano tiene razón en involucrar al expresidente Cristiani en el asesinato de los jesuitas, por la cadena de mandos. Existe un orden jerárquico y la Fuerza Armada (FFAA) es un aparato de poder jerárquico y aunque sea de nombre, el Presidente de la República es el Comandante en Jefe de la FFAA y tiene responsabilidad", agregó Cuéllar.

De acuerdo a la Comisión de la Verdad, auspiciada por Naciones Unidas (ONU) en 1993, Montano participó en una reunión del Alto Mando de la FFAA en la que el entonces coronel ya fallecido, René Emilio Ponce, ordenó asesinar al jesuita Ignacio Ellacurí­a, quien era el rector de la Universidad Centroamericana (UCA), "sin dejar testigos".

Los asesinados, además de Ellacurí­a, aquel 16 de noviembre de 1989 fueron: los españoles Segundo Montes, Ignacio Ellacurí­a, Ignacio Martí­n Baró, Armando López, Juan Ramón Moreno y el salvadoreño Joaquí­n López. Los militares también asesinaron a sus dos colaboradoras: Elba y su hija Celina Ramos, esta de 16 años de edad e hija de Elba.

En el tribunal de Madrid, según medios españoles de prensa, Montano reconoció haber participado en una reunión con el Alto Mando, en la que aseveró estuvo el expresidente Cristiani, pero que no se habló de asesinar a los jesuitas.

“La cadena de mando siempre se ha negado en El Salvador, pero en España al alegar de ello, Montano tiene razón en señalar a Cristiani, pero no lo exime a él de culpas", añadió Cuéllar, quien alega que Montano al ser viceministro de Seguridad Pública en el momento del crimen de la UCA tuvo que haber tenido "coordinaciones" con toda la esfera militar.

"La planificación (del asesinato de los religiosos) requerí­a una coordinación con los anillos de seguridad cercanos a la UCA, y del Estados Mayor; habí­an dos anillos de seguridad, entonces esos anillos de seguridad estaban integrados por miembros de los cuerpos de seguridad al mando de Montano", alega Cuéllar, quien repite "Inocente sólo de nombre".

Benjamí­n Cuéllar fue por más de 20 años el director del Instituto de Derechos Humanos de la UCA (IHDUCA), institución fundada por el también asesinado jesuita Segundo Montes en aquel 16 de noviembre.

"La Audiencia Nacional de España (ANE) deberí­a exigir a Naciones Unidas (ONU), los archivos í­ntegros del caso de la masacre de los jesuitas, porque ahí­ están los testimonios, entrevistas e investigaciones que hicieron los miembros de la Comisión de la Verdad y que les llevó a concluir que en el Alto Mando se habí­a confabulado y ordenado el crimen de Ellacurí­a y sus compañeros", finalizó Cuéllar.

"En  1989, la FFAA salvadoreña tení­a una cadena de mando formal y operativa.  La autoridad residí­a en el Alto Mando, que incluí­a a: el Presidente que  era según la Constitución el Comandante General (Alfredo Cristiani), el  Ministro de Defensa y de Seguridad Pública (General Humberto Larios), el Vice Ministro de Defensa (Coronel Orlando Zepeda), el Vice Ministro de Seguridad Pública (Coronel Inocente Montano) y el Jefe del Estado Mayor de las Fuerzas Armadas (Coronel Rene Emilio Ponce)".

Ello está contenido en el Juzgado Central de Instrucción Número 6. Audiencia Nacional de España (ANE), Auto de Procesamiento. En Madrid a treinta de mayo de dos mil once.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias