spot_img
spot_img
domingo, 09 de mayo del 2021

COVID-19 hace más ricos a los superricos y arroja a millones a la pobreza

Los multimillonarios incluso vieron incrementar su fortuna en un volumen total de 3.9 billones de dólares.

spot_imgspot_img

La pandemia de la Covid-19 ha engrosado la fortuna de los superricos y ha arrojado a la pobreza a millones de personas. La ONG Oxfam constata cómo se ha radicalizado la desigualdad en el planeta en el último año basándose en datos de Forbes y del Credit Suisse. 

La organización recuerda que la pandemia ha golpeado en un mundo que ya venía marcado por grandes desigualdades.

Los multimillonarios aumentaron su riqueza en 3,9 billones de dólares (3,21 billones de euros) entre el 18 de marzo y el 31 de diciembre de 2020, y los 10 más ricos experimentaron colectivamente un incremento de 540.000 millones de dólares (444 billones de euros), según Oxfam.

La ONG asegura que por primera vez desde que empezaron los registros, la pandemia tiene potencial para aumentar la desigualdad en todos los países a la vez. "Más de dos millones de personas han muerto y cientos de millones se ven abocadas a la pobreza, mientras que muchos de los más ricos -personas y empresas- prosperan. Las fortunas de los multimillonarios volvieron a sus máximos anteriores a la pandemia en sólo nueve meses, mientras que la recuperación de las personas más pobres del mundo podría llevar más de una década" dice el resumen del informe titulado "el virus de la desigualdad".

 Lo explica Gabriela Bucher, Directora Ejecutiva de Oxfam Internacional:

 "El medio billón (de dólares) que los 10 hombres más ricos han amasado en el último año podría servir para tener una vacuna para todo el mundo o incluso para que nadie caiga en la pobreza durante el tiempo de la pandemia, así que la escala de la diferencia es extraordinaria".

En España el impacto económico de la pandemia es terrible, según Oxfam cerca de un millón de personas podrían quedar en situación de pobreza severa, esto es, vivir con menos de 16 euros al día debido a la pandemia. En total hay 5,1 millones de personas en riesgo de pobreza extrema en España.

Intermon Oxfam estima que durante la pandemia en España las personas más pobres han perdido, proporcionalmente, siete veces más renta que las personas más ricas. Y sin embargo algunos países lo están haciendo bien, según la ONG.

"Algunos gobiernos han prestado mucho apoyo, pero las diferencias son enormes a nivel mundial. Un buen ejemplo es Corea del Sur, que ya se ha centrado en reducir la desigualdad con la subida del salario mínimo, o la inversión en sanidad y educación y también con ayudas apoyando a 42 millones de hogares. El Gobierno de Nueva Zelanda es un brillante ejemplo de enfoque correcto en el bienestar de la gente, en los niños, en la educación, en asegurarse de que la economía sirve a todos y no en función del PIB", indicó Bucher.

Instituciones financieras globales como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y la OCDE han señalado los peligros de un mundo cada vez más desigual en el contexto de la COVID-19.

La directora gerente del FMI, Kristalina Georgieva, dijo que el impacto de la crisis "será profundo… con un aumento de la desigualdad que provocará trastornos económicos y sociales: una generación perdida en la década de 2020 cuyas secuelas se sentirán durante décadas".

El informe, presentado coincidiendo con la apertura del influyente Foro de Davos, también confirma que los más jóvenes son los más afectados por las consecuencias de la crisis.

 La ONG vuelve a la carga con su petición de aumentar de los impuestos a las grandes fortunas, y pone como ejemplo a Argentina que estableció un gravamen extraordinario susceptible de ingresar en el tesoro público 3 mil millones de dólares para luchar contra los efectos de la covid-19.

 Oxfam recuerda que todavía hay una ventana de oportunidad -cada vez más pequeña- para reconstruir una economía más justa e igualitaria.

Entre las propuestas está que los más ricos dejen de evadir impuestos, el fin de la explotación y que la protección social sea universal y un esfuerzo para mitigar los impactos del cambio climático en las poblaciones más pobres.

 El Banco Mundial ha calculado que si los países actúan ahora para reducir la desigualdad, la pobreza podría volver a los niveles anteriores a la crisis en sólo tres años, en lugar de en más de una década.

El informe denuncia también que las personas más pobres son las más expuestas desde el punto de vista sanitario. Para empezar, en general sus empleos mal remunerados no permiten trabajar desde casa, por lo que tienen una mayor exposición.

La pandemia ha puesto de relieve también las consecuencias para la población en los sistemas con menor protección social. Millones de personas en todo el mundo han visto cómo su fuente de ingresos se cerraba de la noche a la mañana sin ningún subsidio.

El virus perpetúa y amplifica otro tipo de desigualdades como las raciales o las de género.

El informe de Oxfam pone el ejemplo de Brasil donde la población de descendencia africana ha tenido un 40% más de posibilidades de morir por COVID que la población blanca. Si las dos comunidades tuvieran las mismas tasas, se habrían salvado las vidas de 9.000 brasileños de descendencia africana. En Estados Unidos la enfermedad mata en mayor proporción a la población negra y latina. Si tuvieran la misma incidencia que la comunidad blanca se habrían salvado 22.000 vidas, según los cálculos de Oxfam.

En muchos países las mujeres han sufrido con más crudeza las consecuencias de las restricciones por la pandemia. Desde aumentos en la violencia de género al pasar más tiempo en el hogar, aumento de la carga de trabajo no remunerado en casa o pérdida de empleos "Informales" sin ningún subsidio.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias