spot_img
spot_img
domingo, 16 de mayo del 2021

Confirman condena a Lula en segunda instancia: pena aumentó a 17 años

La defensa de Lula niega cualquier delito por parte del exmandatario, por lo que seguramenta apelarán a instancias superiores

spot_imgspot_img

Un tribunal de segunda instancia confirmó este miércoles la condena al expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, por actos de corrupción y blanqueo de capitales, según afirman fuentes judiciales del gigante Latinoamericano.

La justicia investigó los supuestos beneficios irregulares obtenidos por el líder de Partido de los Trabajadores (PT) en una finca del municipio de Atibaia, en el Estado de Sao Paulo.

Los tres magistrados que han juzgado el caso han decidido, por unanimidad, mantener la condena inicial y elevar la pena de doce años y once meses a diecisiete años y un mes de cárcel.

La defensa de Lula niega cualquier delito por parte del exmandatario, por lo que seguramenta apelarán a instancias superiores.

Lula, que tiene derecho a permanecer en libertad mientras interpone nuevos recursos ante otras dos instancias judiciales, ya ha sido condenado en segunda instancia en dos procesos diferentes, lo cual lo inhabilita a presentarse como candidato a cualquier cargo público.

LEA ENTREVISTA A LULA POR EL PAÍS DE ESPAÑA

Otras agencias informan acerca de que el expresidente brasileño Lula da Silva sufrió este miércoles su primer revés judicial desde su salida de la cárcel a inicios de mes, cuando un tribunal de apelación agravó considerablemente la sentencia dictada en su contra en uno de los casos de corrupción que enfrenta.

El líder de la izquierda permanecerá sin embargo en libertad, gracias a una reciente decisión de la Corte Suprema que determinó que las penas de prisión solo pueden empezar a ejecutarse cuando los acusados agoten todos los recursos disponibles en las cuatro instancias del sistema judicial brasileño.

El exmandatario (2003-2010) fue acusado de haber beneficiado de obras de renovación realizadas por las constructoras Odebrecht y OAS en una propiedad rural de Atibaia, en el estado de Sao Paulo, a cambio de contratos en Petrobras y otras firmas estatales.

Lula siempre afirmó que esa propiedad no era suya, sino de uno de sus allegados. Pero la Fiscalía aseguró que considera probado que Lula era el principal usuario de esa propiedad y que las obras eran para él.

Lula fue liberado el 8 de noviembre de una cárcel de Curitiba (sur), donde cumplía desde abril de 2018 una sentencia de 8 años y 10 meses de reclusión por corrupción pasiva y lavado de dinero. En ese caso, fue considerado beneficiario de un apartamento tríplex ofrecido por la constructora OAS en el litoral paulista, igualmente a cambio de contratos en Petrobras.

Lula ha sostenido siempre que es inocente de todos los cargos que se le imputen, pero es encausado en al menos otros cinco procesos.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias