spot_img
spot_img
viernes, 22 de octubre del 2021

Conclusiones a flor de piel sobre las elecciones en el FMLN

Cualitativamente obtuve un voto que venció los estereotipos machistas y androcéntricos. Mil militantes y más que votaron por ese rostro

spot_img

Cinco dí­as después de celebradas las elecciones internas del FMLN en las que por primera vez participé como candidata al cargo de Secretaria General, elecciones en las que aún se desconoce oficialmente el gane de algún candidato  a pesar que  las primeras declaraciones de la Secretarí­a de la Comisión Especial Electoral Silvia Cartagena , luego de 26 horas de finalizado el proceso le   daba la ventaja preliminar  “apretada” a Oscar Ortiz sobre Arí­stides Valencia,  Era obvio que si se publicaba preliminarmente  la tendencia, esta no variarí­a mucho.

Todaví­a están revisando datos y volverán a realizar elecciones en algunos municipios para candidaturas municipales y en otro anularan los resultados y sin embargo ya está oficializado el consejo nacional 36 personas que según lo informa la Comisión Especial Electoral han resultado electos de 139 inscritos.  Aquí­ mis primeras conclusiones personales de una experiencia para mí­; inédita:

  1. Hubo opciones. Tanto Arí­stides Valencia como Oscar Ortiz y quienes los apadrinaron y amadrinaron deben comprender que habí­a militantes en el FMLN que no estaban de acuerdo con ninguna de las dos candidaturas; esa es  la explicación de las otras tres inscripciones : Sergio Peñate, Vladimir Rodrí­guez y la primera mujer en la historia del FMLN, Cledys Molina; al fin y al cabo en ese primer acto de inscripción ellos tres juntos ya eran representación de 30 militantes que rompí­an el status quo  (firmas que se requerí­an para inscribirse por cada candidato, eran 10  con número de DUI y número de teléfono)
  2. El principio nueve de equidad e igualdad entre los géneros para la democracia real  de los estatutos del FMLN, en el proceso de la Secretaria General fue letra muerta.  No hubo ningún debate, asamblea, acción de apoyo, o sororidad a la invisibilización  institucionalizada, sumado a la difamación  recibida en los últimos dí­as de la campaña.  La única candidata mujer inscrita a Secretaria General en 28 años de vida polí­tica electoral del FMLN. Ni tan siquiera, por curiosidad fue llamada por la Secretarí­a de la Mujer, para conocer la razón de la inscripción. Era evidente que las instancias recién electas, que además resultaron señaladas por excluir a muchas mujeres del partido, ya que únicamente votaron 406 mujeres de las cuales la Secretaria General ganó con 232 votos,  ya indicaban ( que estarí­a en la Comisión Polí­tica por esta cantidad de votos)  explicación a la omisión, pues ya tení­an una inclinación por un candidato-hombre en especí­fico que serí­a el Secretario General con el cual compartirí­a membresí­a en la Comisión Polí­tica.
  3. Es alentador saber que por cada tres militantes machistas y agresores en el partido, hay 10 que practican masculinidades responsables y no reproducen estereotipos sexistas del modelo masculino hegemónico y por el contrario compartí­an nuestro mensaje y se identificaban con nuestra candidatura y con mi punto de vista como mujer.
  4. Me llevo en lo más profundo de mi corazón esas muestras de valentí­a dignidad y  libertad que tuvieron cada uno de esos militantes a lo largo y ancho del paí­s, que aún sin haber tenido la oportunidad de dirigirme en las asambleas partidarias, creyeron en mi mensaje porque la mayorí­a  me conocí­a personalmente en alguna tarea partidaria (no por ser ministra o vicepresidenta ya que de esos cargos yo no podí­a prevalecerme) que se arriesgaron a ser estigmatizados, marginados, y hasta señalados de traidores en el partido. Esas mujeres amigas y compañeras que me defendí­an en redes sociales, que se arriesgaron a compartir mi foto en sus muros, que me alentaban a seguir y que me conseguí­an reuniones entrevistas con algunas militantes valientes. Esos hombres amigos compañeros que me apoyaron hasta el final; Muchas gracias por haber confiado y apoyado, a la primera mujer del FMLN en proponerse ser tu voz al frente.
  5. Acepto que la militancia se pronunció a favor de un candidato ese mismo dí­a con una ventaja leve sobre Arí­stides.  En lo personal ninguno de los dos me convenció en sus spots publicitarios y sus propuestas de “poder popular o cambio real”, que nunca impulsaron desde el gobierno siendo ambos dirigentes partidarios. Nuestra ganancia fue posicionar el debate; que ambos incluyeran en sus propuestas puntos de nuestra plataforma tales como; como la democracia interna, reforma a los estatutos, recuperación de valores y una reconstrucción del partido a todos los niveles.

El reto de recobrar la confianza en el pueblo es enorme y a pesar de mi naturaleza optimista, lo veo difí­cil; mas no imposible porque objetivamente es necesario un partido como el FMLN que esté vivo, vigoroso, fuerte coherente con las realidades del siglo XXI que vuelva a la razón de ser; luchar con y para las mayorí­as y minorí­as oprimidas y marginadas económicas y socialmente.

Cualitativamente obtuve un voto que venció los estereotipos machistas y androcéntricos. Mil militantes y más que votaron por ese rostro, aunque hayan alterado el fondo de la fotografí­a original, donde quedará registrada la manipulación perjuiciosa menoscabando mi identidad polí­tica e ideológica, como una prueba fehaciente de la campaña negra al interior del partido.  Por eso cada voto de cada militante tiene un valor histórico y revolucionario.  Es el voto que venció el miedo, es el voto de la dignidad dentro del FMLN.

spot_img

También te puede interesar

Cledis Molina
Feminista
spot_img

Últimas noticias