spot_img
spot_img
sábado, 25 de septiembre del 2021

Comunidad LGTBI salvadoreña sufre nueva baja de uno de sus miembros en 2019

El hecho ha movido nuevamente las fibras de la comunidad gay salvadoreña, que su clamor de justicia no ha tenido eco en las autoridades salvadoreñas

spot_img

Otra persona de la comunidad LGTBI salvadoreña ha sido asesinada en 2019. El hecho que fue denunciado por la asociación Colectivo Normal, se trata de asesinato de un hombre gay que fue atacado a golpes y el cadáver desnudo fue lanzado en una de las calles del cantón Cara Sucia, San Francisco Menéndez, Ahuachapán.

Manuel “Victoria” Pineda, de 44 años de edad, fue encontrado en la mañana del sábado sin vida y en una escena de un ataque con lujo de barbarie.

Este hecho además de estremecer a la comunidad de Cara Sucia, ha movido nuevamente las fibras de la comunidad gay salvadoreña, que su clamor de justicia no ha tenido eco en las autoridades salvadoreñas.

El presidente del  “Colectivo Normal”, Erick Iván Ortiz, mostró su indignación ante el suceso.

“Ayer (viernes) fue asesinado Manuel Pineda, hombre gay al que dejaron en la calle, con piedras y troncos encima. El odio y la saña son evidentes. Es el tercer homicidio con lujo de barbarie contra la población LGBTI en poco más de un mes, demandamos acciones presidente, Nayib Bukele”, tuiteó.

Ortiz también indicó que ocurrió crimen contra otra persona LGTBI que “está por confirmarse en San Vicente”.

El dirigente de esa comunidad aseguró que hay una escalada de violencia y muerte en contra de personas LGBTI, y exigió al fiscal general, Raúl Melara, justicia por estos hechos de violencia.

Por su parte, la asociación Concavistrans también manifestó su repudio ante este tipo de asesinatos.

A estas manifestaciones de rechazo, se une a la hechas anteriormente en la cual Concavistrans denunciaba el asesinato de uno de sus miembros en el bulevar Los Héroes de San Salvador y el crimen de lideresa comunitaria trans de Morazán, Jade Camila Díaz.

Estos asesinatos vienen a reforzar lo que ya denunciaba hace dos años la directora ejecutiva de COMCAVIS Bianka Rodríguez, otra mujer trans: "La expectativa de vida para nuestro colectivo (en El Salvador) es de 32 años", clamaba en España en 2017 en el marco de una conferencia de derechos humanos donde compartió con la prensa que la violencia contra el sector se sufre incluso desde la infancia, desde la familia. "(Mi madre) me golpeaba para que yo entendiera que no era una niña sino un niño. Aún tengo cicatrices”.

El asesinato es la más grave expresión de rechazo hacia la población LGBTI en El Salvador pero no la única, porque según  organizaciones este sector sufre “tortura, amenazas, maltrato, violaciones sexuales, negación de empleo, salud y educación, detenciones arbitrarias, injerencias en la privacidad”, entre otros.

El fiscal general, Raúl Melara, se comprometió a investigar “a profundidad” el asesinato de Jade Camila Díaz, una mujer transexual, que fue encontrada muerta el sábado en el río Torola, de Morazán, luego de haber sido reportada desaparecida.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias