spot_img
spot_img
domingo, 16 de mayo del 2021

Comunidad LGBTTTIQA+ consternada y exige justicia por asesinato de lideresa comunitaria trans

Las autoridades indicaron que el cadáver de la chica trans fue introducido en una bolsa, dentro de la cual había piedras.

spot_imgspot_img

El asesinato de Jade Camila Díaz, lideresa comunitaria trans de Morazán, tiene consternada a la comunidad LGBTI salvadoreña y sus miembros han exigido a las autoridades esclarecer este caso.

Los reportes oficiales indicaron que la activista desapareció el miércoles de forma misteriosa, lo que activó una alerta entre los miembros de este grupo social, quienes realizaron una campaña de apoyo para encontrar a la residente de Lolotiquillo, Morazán.

Su fotografía había sido difundida por redes sociales esta semana en un intento por conseguir pistas de su paradero.

“DESAPARECIDA- Jade Camila Díaz, fue vista por última vez el día 6 de noviembre a las 6:00 p.m. cuando salió de su casa vestida con shorts color azul y una blusa blanca de tirantes. Cualquier información, al 2564 5029 o en la Fanpage de COMCAVIS TRANS EL SALVADOR”, se leía en la imagen difundida por la organización no gubernamental que desde hace poco más de una década representa a las mujeres trans en el país.

Fue hasta que este sábado, el cuerpo de Díaz fue encontrado en el río Torola, en un tramo del cauce que pasa entre los municipios de Osicala y Meanguera en el departamento de Morazán.

Varias cuentas de Twitter de personas involucradas en la defensa de los derechos de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexualex, transexuales e intersexuales) aseguran que su cuerpo tenía signos de tortura. La PNC no ha confirmado la información.

Lo que si revelaron las autoridades es que parte de su cuerpo se encontraba introducido en una bolsa, dentro de la cual había piedras.

LEA TAMBIEN: Comunidad LGBTI exigen no dejar en la impunidad el ataque a sus miembros

Estos asesinatos vienen a reforzar lo que ya denunciaba hace dos años la directora ejecutiva de COMCAVIS Bianka Rodríguez, otra mujer trans: "La expectativa de vida para nuestro colectivo (en El Salvador) es de 32 años", clamaba en España en 2017 en el marco de una conferencia de derechos humanos donde compartió con la prensa que la violencia contra el sector se sufre incluso desde la infancia, desde la familia. "(Mi madre) me golpeaba para que yo entendiera que no era una niña sino un niño. Aún tengo cicatrices”.

"Mi querida Jade Díaz, el sistema te falló, el Estado te falló", escribió Rodríguez en Twitter.

El asesinato es la más grave expresión de rechazo hacia la población LGBTI en El Salvador pero no la única, porque según  organizaciones este sector sufre “tortura, amenazas, maltrato, violaciones sexuales, negación de empleo, salud y educación, detenciones arbitrarias, injerencias en la privacidad”, entre otros.

El fiscal general, Raúl Melara, se comprometió a investigar “a profundidad” el asesinato de Jade Camila Díaz, una mujer transexual, que fue encontrada muerta el sábado en el río Torola, de Morazán, luego de haber sido reportada desaparecida.

«La muerte de Jade, así como la de toda persona, especialmente aquellas en situación de vulnerabilidad, va a ser investigada a profundidad. Esa es nuestra obligación y nuestra misión», dijo Melara en su cuenta de Twitter.

Hace tan solo dos semanas, la comunidad LGBTI había sido golpeada con el asesinato de uno de sus miembros en el bulevar Los Héroes de San Salvador. El crimen trascendió por la particularidad con la que había sido cometido, pues la víctima, sujetada desde un vehículo, fue arrastrada por la vía hasta producirle la muerte.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias