spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
miércoles, 08 de diciembre del 2021

Comunidad internacional rechaza la reelección de Ortega y Murillo

spot_img

Tomado de Confidencial de Nicaragua

La mayoría de la comunidad internacional no reconoce los resultados de las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Nicaragua, en las que el presidente Daniel Ortega, con sus rivales encarcelados o exiliados, obtuvo el 75% de los votos y blindó un quinto mandato.

Con siete aspirantes presidenciales de la oposición en prisión, acusados de “traición a la patria”, Ortega, en el poder desde 2007, logró su propósito de salir reelegido para un nuevo mandato de cinco años, junto con su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Las elecciones —en las que según el Consejo Supremo Electoral (CSE) votó el 65.34% y según el observatorio independiente Urnas Abiertas solo el 18.5 %— han generado el rechazo generalizado de la comunidad internacional.

Las elecciones en Nicaragua han sido una “pantomima ni libre, ni justa, y ciertamente, no democrática”, declaró el presidente de EE.UU., Joe Biden, tras anunciar que usará “todas las herramientas diplomáticas y económicas” a su disposición para pedir responsabilidades, incluida la llamada ley Renacer, para ampliar las sanciones a Nicaragua.

Por su parte, la Unión Europea (UE) consideró que la reelección de Daniel Ortega carece de “legitimidad” —al celebrarse los comicios “sin garantías democráticas”— y completa la conversión del país en un “régimen autocrático”.

El alto representante para la Política Exterior de la UE, Josep Borrell, exigió a Ortega que “devuelva la soberanía de Nicaragua al pueblo” y anunció que está considerando “todos los instrumentos” a su “disposición para tomar medidas adicionales, incluidas aquellas que puedan ir más allá de las restricciones individuales”.

En ese sentido, el Reino de los Países Bajos declaró que las elecciones en Nicaragua se llevaron a cabo “sin garantías democráticas y sus resultados carecen de legitimidad” y compartió la preocupación  expresada por el Alto Representante de la UE.

Países de Europa y América

España también se ha sumado al grupo de países que critican abiertamente las elecciones en Nicaragua. El canciller José Manuel Albares declaró que los comicios “no se pueden llamar elecciones”, porque “han sido una burla” y exigió la liberación de los opositores y periodistas detenidos en el país centroamericano.

El Gobierno de Alemania criticó también que las elecciones no hayan cumplido con los estándares mínimos. “Llamamos al Gobierno en Nicaragua a regresar al proceso democrático y a poner en libertad de inmediato a los presos políticos”, dijo la portavoz de Exteriores, Andrea Sasse.

El Gobierno de Costa Rica, país que acoge a miles de exiliados nicaragüenses, anunció este domingo que no reconoce el proceso electoral por la “ausencia de condiciones y garantías” requeridas en una democracia para acreditar las elecciones como transparentes, creíbles, independientes, libres, justas e inclusivas.

“El pronóstico de Nicaragua es reservado”, aseguró por su parte el presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, quien enfatizó que “la postura de Ecuador, en términos generales, será siempre de respaldo a la democracia y a los principios de libertad. Ojalá que Nicaragua se encauce por ese camino”.

El Gobierno chileno señaló que “rechaza y no reconoce la legitimidad” de las elecciones en Nicaragua, “las que apuntan a eternizar a Daniel Ortega y Rosario Murillo en el poder consolidando un régimen dictatorial”.

Según publicó la Cancillería chilena en un comunicado, el proceso electoral nicaragüense “careció de todas las condiciones para ser estimado válido y transparente”.

El presidente salvadoreño Nayib Bukele también recalcó que las elecciones en Nicaragua eran una farsa y calificó de cínicos a los líderes del FMLN por apoyar a la “dictadura nicaragüense”.

spot_img

También te puede interesar

Confidencial Nicaragua
Medio independiente de Nicaragua, censurado por el gobierno Ortega-Murillo
spot_img

Últimas noticias