spot_img
spot_img
martes, 18 de mayo del 2021

Combatir el Coronavirus sin agua en El Salvador

Representantes del Foro Nacional del Agua solicitaron al gobierno lanzar un Plan de Contingencia para el abastecimiento de agua limpia y de calidad ante la emergencia del COVID-19

spot_imgspot_img

Es bastante contradictorio que las autoridades exijan a los salvadoreños guardar las debidas recomendaciones de higiene personal contra el Coronavirus cuando en muchos de los hogares se carece de agua potable para cumplirlas, señalaron, este miércoles, representantes del Foro del Agua en El Salvador.

“La mayoría de las recomendaciones dadas por el Ministerio de Salud y el presidente Nayib Bukele, como lavarse las manos frecuentemente, conllevan la utilización de agua potable en cantidad, calidad y cobertura suficiente que no tienen en muchas comunidades”, apuntó Carlos Flores, representante del Foro.

Precisamente, esta es la  realidad de Wendy Arias que, desde hace varios meses, le ha tocado elegir entre usar la poca agua que recibe para “lavarse las manos y bañarse o para lavar la ropa de su familia y hacer los oficios”, pues asegura que no se tiene agua suficiente para hacer todo a la vez.

A Wendy y su familia, quienes viven en una populosa colonia de Mariona, en Mejicanos, les toca esperar “el milagro” de recibir agua cada dos días, y estar listos con todos los barriles y huacales para abastecerse lo más posible, ya que solo les cae por unas 3 horas máximo y muchas veces en horas de la madrugada.

“A veces solo alcanzamos a llenar la pila y si nos alcanza, lavamos la ropa, sino nos toca esperar dos días más para que vuelva a caer. La verdad pasamos más tiempo sin agua que con ella”, lamenta.

A los hijos de Wendy les preocupa que en la televisión les indican que deben lavarse las manos cuantas veces sea necesario para evitar contagiarse con el Coronavirus; sin embargo, dicen que “no pueden hacerlo tantas veces porque en la casa casi no hay agua y deben cuidar la poca que tienen”.

“Las medidas que nos dice el gobierno están bien, pero a nosotros nos afecta porque no tenemos agua suficiente para estarla botando al lavarnos las manos tantas veces. Por eso pedimos la ayuda a las autoridades para que podamos tener más agua y que sea más limpia”, apuntó  Arias.

Margarita Posada, del Foro Nacional de Salud, dice que es una situación que por muchos años han hecho a un lado los diferentes gobiernos y que es hora de preguntarse, sobre todo ante una situación de emergencia como la actual, “¿qué estamos haciendo con el tema del agua para este tipo de comunidades?”.

“Si realmente hay un interés por la vida y por la salud de toda la gente nos haríamos esa pregunta, porque incluso que la gente almacene agua en barriles y huacales con la preocupación de que no les caiga en dos días o por semanas, abre otro problema: la apertura de focos para la proliferación de más zancudos transmisores del dengue”, explica.

A juicio de Posada, así como la Asamblea Legislativa aprobó recientemente un decreto de emergencia nacional por el Coronavirus, también debería discutir la pronta aprobación de una Ley General de Aguas, o, en su defecto, un decreto que focalice el sistema de reparto, es decir, que se disminuya la cantidad de agua que se distribuye a los centros comerciales y a residenciales con alto poder adquisitivo y se aumente en comunidades o colonias que, actualmente, no están recibiendo la cantidad y calidad de agua que todos merecen.

“Se debería actuar en base a derecho, independientemente del nivel económico, la población  tiene igual derecho al agua, es decir, la gente que vive en Soyapango, en Ayutuxtepeque tienen el mismo derecho de tener agua potable que los que viven en la Escalón o San Benito y en la práctica ese derecho no se respeta de igual manera. La gente en las comunidades siente el abandono del que están siendo víctima y es justamente por este tipo de medidas”, agregó.

De hecho, Tatiana Oliva, del Frente Revolucionario Roque Dalton, dice que es imposible hacerle entender a la gente de muchas comunidades empobrecidas que tienen que utilizar el agua para lavarse las manos y no para consumirla.

“Ese análisis pasa también si se quiere obtener buenos frutos de las medidas de prevención que ha implementado el gobierno, si esas medidas no van acompañadas con un enfoque al agua no serán contundentes para atacar esta crisis”, apuntó Oliva.

Por eso, los representantes del Foro Nacional del Agua solicitaron al gobierno lanzar un Plan de Contingencia para el abastecimiento de agua limpia y de calidad ante la emergencia del COVID-19 y propusieron, incluso, la perforación de ocho pozos en las zonas del Valle del Ángel, Apopa y San Juan Opico, con los cuales dicen que se podría abastecer a unas 800 mil personas de las colonias aledañas.

“Hay acciones que son urgentes, como llevarles pipas principalmente a la gente que no tienen el servicio de agua desde hace un mes o una semana, pero en el mediano plazo o en los siguientes meses también se puede avanzar con la perforación de pozos que se le han comprometido a la familia Dueñas”, explicó Flores.

Lee más en: Opositores al proyecto "Valle El Ángel cansados del desinterés institucional

El Valle El Ángel tomó relevancia desde hace varios meses, luego de hacerse pública la entrega de permisos a la empresa DUEÑAS para explorar el agua a través de la perforación de pozos de la zona norte de San Salvador, con fines urbanísticos y comerciales privados que, según habitantes, afectaría drásticamente la cantidad de agua producida por el manto acuífero de San Salvador.

Hasta el momento, autoridades de ANDA no han sentado una postura sobre este tema, pero han asegurado que "continúan monitoreando tuberías y drenajes para mejorar el servicio de agua potable, tanto en albergues, como en otras comunidades afectadas". 

 


spot_imgspot_img

También te puede interesar

Avatar
Eli Melara
periodista
spot_img

Últimas noticias