spot_img
spot_img
jueves, 21 de octubre del 2021

Celebran declaratoria de ampliación de 46 a 500 manzanas del Sitio Tacushcalco

Las organizaciones pese a que celebran esta declaratoria, demandaron al Estado la expropiación y dignificación como medida de resarcimiento y justicia para los pueblos indígenas.

spot_img

El Ministerio de Cultura amplió de 46 a 500 manzanas la extensión protegida y declarada Bien Cultural del sitio sagrado Tacuscalco Los Cerritos, Nahulingo, Sonsonate.

Las organizaciones pese a que celebran esta declaratoria, demandaron al Estado la expropiación y dignificación como medida de resarcimiento y justicia para los pueblos indígenas.

Los afectados han revelado desde 2018,  las anomalías en el proyecto urbanístico “Acropoli-Sonsonate” impulsado por la inmobiliaria Fenix S.A. de C.V., el cual aseguran ha destruido una parte del sitio.

Además, indicaron que el proyecto habitacional amenaza ecosistemas hídricos del río Ceniza y derechos culturales-ambientales, no solamente de la población de Nahulingo y Sonsonate, sino de toda la población salvadoreña.

De igual manera, explicaron a que a pesar que los pueblos indígenas del territorio consideran a Tacushcalco como «Sitio Sagrado» y toda su importancia, durante 2018 se ha permitido la destrucción de una gran parte de él.

Exigieron a la ministra de Cultura, Suecy Callejas, continuar de manera transparente el litigio judicial, ante la destrucción ocasionada por la inmobiliaria fénix a una parte del sitio sagrado; garantizando una auditoría detallada de todos los daños causados por el ilegal proyecto urbanístico Acropoli-Sonsonate que permita inventariar dichos daños, valorizarlos y evitar impunidad en el caso.

También demandaron iniciar el correspondiente proceso de expropiación de los terrenos que forman parte del sitio. Tal como se establece en la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural en su Art. 28 Al menos el 90% de los terrenos identificados dentro del área ahora protegida y declarada están en manos privadas y en buena parte de los mismos se aspira a desarrollar lotificaciones y/o urbanizaciones que pondrían en riesgo el bien cultural.

Por su parte, la representante Ariela González, de la Fundación de Estudios para la Aplicación del Derecho (FESPAD), quienes acompañaron legalmente la lucha social, señaló a las municipalidades de Nahulingo y de Sonsonate, como las principales culpables del daño hecho al sitio sagrado.

“Debe hacerse un análisis más apegado a Derechos Humanos y queremos decirlo claramente, tanto la municipalidad de Nahulingo como la municipalidad de Sonsonate, tienen responsabilidad en el daño hecho al Sitio Tacushcalco, el cual es irreversible, porque se han destruido estructuras que tenían gran valor cultural”, recalcó González.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias