spot_img
spot_img
domingo, 09 de mayo del 2021

Cardenal Rosa Chávez siente pena por clase política salvadoreña y hace un llamado al respeto

El líder religioso indicó que otro de los retos para este año es el “respeto a los demás Órganos de Estado” y que “todos seamos colaboradores hacia el bien común”.

spot_imgspot_img

El cardenal salvadoreño, Gregorio Rosa Chávez, expresó que siente pena de la forma en la cual la clase política salvadoreña está desarrollando sus campañas electorales, esto a más de un mes de realizarse las elecciones municipales y legislativas del 28 de febrero.

A criterio del jerarca católico, es necesario que se haga una estrategia de respeto y que sea propositiva para la población salvadoreña.

“Yo he notado un tono confrontativo en el desarrollo de las campañas, que pena me da, no aprendemos ser propositivos la gente necesita ánimo, aliento y esperanza. Hay que respetar a las personas que piensan distinto”, aseguró Monseñor Rosa Chávez.

Respecto a este tema, a finales de 2020 en declaraciones a Vatican News, el religioso salvadoreño manifestó su preocupación por la confrontación entre el Ejecutivo y el Legislativo.

“Hay una realidad lamentable a nivel del poder político, hay una confrontación permanente entre los poderes del Estado, sobre todo entre el poder ejecutivo y el poder legislativo, el diálogo ha sido imposible, ha habido ofensas, desacreditación mutua, descalificaciones, y eso ha sido un sufrimiento grande para la gente que quiere ver un país que afronta el dolor en la serenidad y en la paz, es una deuda que tenemos este año con el pueblo que espera de sus dirigentes una actitud diferente”, indicó el 28 de diciembre al medio electrónico oficial de Ciudad del Vaticano.

La postura de Rosa Chávez ha sido firme y apegada a la realidad, especialmente en la concepción de la labor social de la Iglesia Católica. Por lo cual, esto fue en 2020, un motivo de ataque por parte de sectores afines al oficialismo, que se dedicaron a desacreditar la labor del obispo auxiliar de San Salvador; así como sucedió en el pasado con el ahora santo Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

Ante esto, el 21 de junio de 2020, la Conferencia Episcopal de El Salvador cerró filas al defender al cardenal, que fue víctima de un montaje calumnioso que radicaba que estaba en favor del empresario salvadoreño, Javier Simán, solo porque expresó su desacuerdo con en la forma en la cual el presidente de la República, Nayib Bukele, está administrando el país.

La calumnia proveniente del seno de oficialismo, fue considerado por la Conferencia como “injustas e inaceptables”.

A su vez, Rosa Chávez salió al paso y dijo que el gobierno había mal entendido el mensaje, debido a que se le vio en una reunión con el empresario Simán y los diputados. Ante esto explicó, que se trataba de una convocatoria que le solicitaron par que como representante de la Iglesia Católica mediara entre los Poderes del Estado.

En este aspecto, reiteró en su primera declaración de 2021 que hay que ser “cuidadosos con la democracia”.

“Ese es el mensaje, ¿verdad? Un mensaje para que seamos cuidadosos con la democracia, que es la gran tarea de este año, que la democracia funcione”, expresó.

Además, el líder religioso indicó que otro de los retos para este año es el “respeto a los demás Órganos de Estado” y que “todos seamos colaboradores hacia el bien común”.

Sobre el recorte de ayuda militar de Estados Unidos a El Salvador, Rosa Chávez aseguró que el mensaje detrás de la decisión es que el país debe ser respetuoso de la democracia y debe ser la tarea para este 2021.

“Me interesa el mensaje que hay detrás de esta decisión (recorte financiero a la Fuerza Armada de El Salvador). El mensaje es que la democracia se respete”, dijo.

Para el cardenal Rosa Chávez, cuando inicie el nuevo gobierno de los Estados Unidos, liderado por Joe Biden, habrá un “golpe de timón en la política exterior para El Salvador”, sobre todo, en el fortalecimiento de la democracia.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó la semana pasada el proyecto de ley que recorta la ayuda militar extranjera a El Salvador.

Según informó la agencia AP, el recorte ocurrió “a pesar del intenso cabildeo del presidente Nayib Bukele en Washington para contrarrestar las críticas de que ha llevado a su país por un camino autoritario”.

El Congreso de los Estados Unidos aprobó el pasado 21 de diciembre un proyecto de ley de apoyo económico para los países del Triángulo Norte, es decir, El Salvador, Honduras y Guatemala.

Sin embargo, una de las principales condicionantes que establecieron los congresistas para liberar los fondos es la limitación del financiamiento militar y, por el contrario, fortalecer el Estado de Derecho y combatir la corrupción.

El pasado 9 de febrero, Bukele militarizó la Asamblea Legislativa para forzar la aprobación de un crédito. Eso desató una ola de críticas en la comunidad internacional.

Durante la cuarentena decretada por la pandemia del Covid-19, Bukele echó mano del Ejército para que los salvadoreños no rompieran las reglas establecidas. A nivel internacional se comenzó a hablar de una politización del Ejército, algo que no ocurría desde la firma de los Acuerdos de Paz.

El apoyo económico aprobado por los congresistas tiene la finalidad es promover la prosperidad, combatir la corrupción, fortalecer la gobernabilidad democrática y mejorar la seguridad civil en el Triángulo Norte y frenar la migración irregular.

También se refirió a la vacuna contra el covid-19 y enfatizó en que esta debe ser gratuita, considerando que el país ha sido perfilado como “uno de los más pobres”.

“La vacuna del COVID-19 debe ser gratuita, porque estamos en la lista de los países mas pobres, hay que mencionar que existe una promesa de la OMS para estos países que sea gratuita”, acotó.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias