spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

Captura de Saca, advertencia para clase polí­tica

Según análista las acciones de la FGR están vinculadas a la presión de paí­ses como Estados Unidos y podrí­an desencadenar contradicciones en la clase polí­tica

spot_img

El dedo de la justicia ha apuntado nuevamente, está vez se trata del expresidente Elí­as Antonio Saca quien gobernó de 2004 ““ 2009 y parte de sus exfuncionarios. Este serí­a el tercer exmandatario vinculado a casos de corrupción, además de perfilarse -según analista- como una “advertencia” a la clase polí­tica salvadoreña.

De acuerdo con el analista, Antonio Martí­nez Uribe aún es pronto para vislumbrar las implicaciones de las acciones que ha tomado la Fiscalí­a General de la República (FGR), sin embargo, estima que hay intenciones de ejercer mayor contralorí­a y determinar quienes están a la cabeza de numerosos casos de corrupción en gobiernos anteriores.

“Una implicación clara es advertir a los polí­ticos de partido, que esto va en serio.  Se terminó la fiesta y ahora se va a empezar a ejercer control serio de esta cuestión”, acotó.

Según Uribe, el actuar de la FGR tiene que ver con el impacto que tiene la polí­tica de los Estados Unidos y recordó también que embajadores de Alemania y Estados Unidos han advertido que si no se combate la corrupción en El Salvador, obligarán a hacerlo pese a que serí­a violentar la soberaní­a.

Esto podrí­a, desde la perspectiva de Uribe,  desencadenar contradicciones en la clase polí­tica y al interior del partido oficial. Sugirió que el FMLN debe asumir responsabilidad en torno a estos casos   pues sí­ el frente hubiera combatido la impunidad desde que empezó a gobernar a nivel local Legislativo y ahora Ejecutivo y i hubieran erradicado los vicios la situación serí­a diferente.

“En lugar de combatir los vicios de corrupción, el frente ha terminado contaminándose”

El analista añadió que otra de las implicaciones es que se haga  polí­tica decente, considerando que el paí­s no puede seguir con  estas “corruptelas”  de los polí­ticos,  aprovechándose dineros públicos para “vivir un buen vivir”.

En tanto, Paul Steiner, analista y miembro del Movimiento “Democracia Limpia”, sostiene que existe la posibilidad que a través de la Ley de Extinción de Dominio se podrí­a rescatar algo si se determina que los bienes inmuebles provienen de esos fondos, pero si el dinero salió del paí­s, a paraí­sos fiscales, difí­cilmente se podrá conocer su paradero.

“El problema es que hablamos de que sucedió hace más de siete años. Esos 264 millones de dólares es algo que se repartió durante todo el perí­odo de Saca. Los 166 millones cobrados en efectivos, lo más probable es que ya voló hace mucho tiempo. Habrá que hacer un seguimiento detallado a la pista de ese dinero”, apuntaló Steiner.

Asegura que la capacidad de la FGR es limitada para lograr sostener y concluir el caso de manera justa, sobre todo teniendo en cuenta la disminución de personal fiscal que tiene dicha institución desde su depuración a principios de este año y las limitaciones presupuestarias.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias