spot_img
spot_img
lunes, 18 de octubre del 2021

Bukele desconoce a López Davidson como presidente de ARENA

El presidente Nayib Bukele fue tajante en su cuenta de Twitter al señalar que buscará a otros líderes del partido tricolor.

spot_img

El presidente Nayib Bukele a través de su cuenta de Twitter anunció que su gobierno desconoce por completo a Gustavo López Davidson como presidente del Consejo Ejecutivo Nacional (COENA) del partido Alianza Republicana Nacionalista (ARENA).


La reacción del Ejecutivo viene a caer justo en el momento en que el partido de derecha está pasando por unos de sus momentos más críticos desde su fundación, el 30 de septiembre de 1981, por Roberto d’Aubuisson y Gloria Salguero Gross.

Y es que a ARENA le está lloviendo sobre mojado, con una presidencia en la Asamblea Legislativa dirigida por Norman Quijano, que para muchos, comenzó mal su gestión cuando lo primero que hizo fue a despedir a más de cien empleados que posteriormente fueron amparados por la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ).

Por si fuera poco, el grupo parlamentario está dividido y hay inconformidad en un buen número de diputados.

Bukele escribió en las redes sociales que “de ahora en adelante, conversaremos directamente con otros liderazgos dentro del partido”.

Minutos después, el mismo López Davidson escribiría en su cuenta: “Como lo dije al inicio de mi gestión, hice un llamado al presidente Bukele para resolver los grandes problemas de país. A mí sí me interesa construir acuerdos, puentes de entendimiento con todos los sectores y eso incluye el Gobierno de la República”.


Sin embargo, estas palabras contrastan con las que expresó en una entrevista televisiva en donde calificó de traidor al Partido de Concertación Nacional (PCN), por no acompañarlos junto al Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), en la elección del procurador para la Defensa de Derechos Humanos, Apolonio Tobar.

El presidente del COENA fue más allá al asegurar que se rompía el protocolo que firmó su partido, junto con el PCN y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), en mayo del año pasado y que establecía que Quijano asumiría la presidencia del 1 de mayo de 2018 hasta el 31 de octubre de 2019 y el pecenista Mario Ponce tomaría las riendas del Legislativo el 1 de noviembre de este año hasta el 30 de abril de 2021. Hasta este día, ese panorama es incierto.

El diputado arenero Gustavo Escalante, a quien le siguen un proceso interno en su partido junto a Milena Mayorga, Felissa Cristales y Arturo Simeón Magaña, por supuestamente violar los estatutos, escribió: “nos debemos al pueblo salvadoreño no a una cúpula partidaria”, y avaló la decisión del gobernante.


El Ejecutivo desde hace varios días a estado denunciando lo que ha dado en llamar un pacto corrupto entre ARENA y el FMLN, que aparentemente se han unido para, desde el Palacio Legislativo, obstaculizar las iniciativas que presenta el Gobierno Central, como la aprobación del Presupuesto General de la Nación para el 2020 y un préstamo de $91 millones que se utilizará para la fase dos del Plan de Control Territorial.

López Davidson en su cuenta de tuit expuso que “por el bien de los salvadoreños, construyamos consensos para tener presupuesto balanceado, busquemos una reforma integral para las pensiones, promovamos acciones que generen los empleos que faltan, mejoremos los ingresos de la gente y busquemos tener el país que todos queremos”.

El presidente de la Asamblea Legislativa, Norman Quijano, dijo que los miembris de un partido son los únicos que pueden escoger o desconocer a su dirigencia. En el caso de ARENA, agregó, "nosotros escogimos a Gustavo López Davidson como presidente. Si un adversario dice desconocerlo es muestra de su inmadurez política".

El secretario General del FMLN, ha manejado un discurso más conciliador. El lunes pasado en la acostumbrada conferencia de prensa que ofrece en la Asamblea Legislativa dijo que “el camino de la confrontación no es lo que el país necesita, necesitamos más diálogo, más concertación y más acuerdos, pero siempre pensando en el país; como FMLN este es el camino que vamos a seguir”.

El 17 de octubre, en una entrevista por televisión, el alcalde capitalino Ernesto Muyshondt dijo: “Me vale un sorbete las críticas en mí contra por apoyar al presidente Nayib Bukele".

Dos días después, escribiría en las redes sociales a manera de reclamo: “la dirigencia de mi Partido me dio la espalda y se hizo la desentendida. Antes que me atacara cualquier adversario político, fueron mis mismos “hermanos areneros” quienes intentaron destruirme, pero fueron muchísimos más los que me apoyaron, y acá estamos”.

Todo apunta a que, por el momento quien las lleva de perder en el ámbito político es ARENA, pues hoy no solo tiene en su contra al presidente Bukele y al PCN, también hay diputados de su fracción y militancia que no están conformes con el rumbo que lleva ese instituto político.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Ramos
Periodista salvadoreño
spot_img

Últimas noticias