spot_img
spot_img
lunes, 17 de mayo del 2021

ARENA lo que sucedí­a en su interior

Alianza Republicana Nacionalista surge en medio de la guerra, cuando la sangre de inocentes dejaba grabado el dolor en el alma de la familia salvadoreña.

Luchábamos entre hermanos por el predominio de la izquierda y la derecha, transcurridos los años el poder oculto tras ellas finalmente mostró ser tan corrupto el uno como el otro.

Ambas estructuras ocultas durante treinta años ignoraron las necesidades del pueblo y se creyeron dueñas de su destino, mientras cúpulas acumulaban grandes fortunas.

En oí­dos sordos cayeron las advertencias pues la ambición y el egoí­smo no les permití­an escucharlas; pero el tiempo de pagar lo mal hecho llegó en febrero 2019, cuando el 53 % del pueblo en las urnas decide elegir a un presidente que no forma parte de sus estilos corruptos y gobiernos.

ARENA fue el instrumento que contribuyo a la derrota ideológica del FMLN, lastimosamente el poder económico tras la cúpula visible de ARENA, las mismas familias quienes en tiempo de los militares dirigí­an los gobiernos, continuaron creyeron que viví­an en los años sesentas; e ignoraron el malestar del pueblo quien con el paso del tiempo les hizo sufrir una derrota tras otra.

Si, tras la muerte del mayor D´Aubuisson en 1992 el partido ARENA empieza a recular con la perdida de municipios, cabeceras departamentales, departamentos enteros y el FMLN a ganarlos, hasta que finalmente pierde la primera presidencia de la república en el 2009.

Su servidor y fundador del partido ARENA, se atreve a anunciar la primera derrota presidencial del partido cuatro meses antes de que sucediera en su libro “Los guerreros de la libertad” edición revisada y ampliada (en este enlace lo encuentras).

Citando lo escrito en la obra: “La situación no me agrada: un gobierno que no cuenta con apoyo partidario y que ve reducir su simpatí­a, un partido de gobierno sin cohesión orgánica, del que se pretende reaccione milagrosamente a una campaña publicitaria basada en infundir el miedo de lo que poder ser pero que no ha sido, en otros paí­ses. Un FMLN con un candidato que parece tener buenas intenciones, pero que no pertenece al partido por lo que sus propósitos pueden quedar frustrados y por consecuencia el paí­s puede caer en una lucha de clases por nadie deseada“.

Me duele ver a ARENA en el 2019, pues el tiempo, la sangre y vida ofrendada nada significo para el grupúsculo que lo ha utilizado para enriquecerse más. Sin duda que no fue nuestro objetivo el fundar el partido para enriquecer unos pocos, pero ellos y su dinero lo condujeron a ese final.

Sucede que recién pasada la elección en la que fue electo el primer presidente del FMLN, el periodista Rafael Domí­nguez mi invita a participar en una serie de entrevista en el programa llamado Opiniones en AGAPE TV, pues él deseaba conocer ¿Cómo después de 20 años en el poder se ARENA perdí­a el poder?

Esto quiere decir que ARENA viene perdiendo poder de convocatoria desde que la presidencia de Alfredo Cristiani es decir 27 años de mal manejo partidario nos condujeron a perder la presidencia en el 2009, 2014 y 2019.

Para quienes desean saber que sucedí­a en el interior de ARENA en el 2009, me permito dejarles este enlace: Lo que sucede al interior de ARENA, en donde podrán ver y escuchar lo que hace diez años me atreví­ a afirmar sobre el mal camino que el partido ARENA seguí­a; rumbo que no fue corregido y 27 años después lleva al partido a la tercera derrota electoral y al punto de no ser posible recuperarlo.

Es de hacer notar que los señores tras el COENA han cambiado y se pelean entre ellos, pero sus objetivos los de utilizar una estructura partidaria para manipular un gobierno para fines personales no ha cambiado.

Ellos siguen creyendo que un buen gerente asalariado, sabe de polí­tica y las pruebas demuestran lo contrario. Pero ellos lo siguen creyendo 27 años después de las advertencias y derrotas municipales, legislativas y tres presidenciales.

Orgullosamente puedo decir que ARENA cumplió la misión de ganar la Guerra Ideológica, al conformar la Asamblea Constituyente y cuatro delusorias presidencias.

El cascarón ya no servirá más que para elegir un par de diputados sanguijuelas, como los que mantienen los viejos partidos para hacer inútiles alianzas.

Tenemos nuevo presidente, y es nuestro deber darle el apoyo necesario, pues debemos cambiar de régimen, no solo de gobierno y las viejas estructuras no desean perder poder.

Para jóvenes inteligentes como Javier Simán, el consejo de este viejo zorro es que forme una nueva estructura polí­tica, pues no tiene por qué arrastrar con una estructura del siglo pasado, y empantanada en la corrupción. Es mejor empezar limpio que…

Ernesto Panamá
Ernesto Panamá
Columnista de ContraPunto, Escritor salvadoreño; Máster en Edición, con 13 obras publicadas

Últimas entradas