spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

Analistas: El Salvador sin diagnóstico cientí­fico de la seguridad

Señalan que el crimen organizado va adelante de las leyes, y encontrará la manera de crecer y continuar con la violencia

spot_imgspot_img

Analistas expertos en temas de seguridad y polí­tica coincidieron en una entrevista matutina en que la seguridad en El Salvador se ha manejado con fines polí­ticos y propagandí­sticos, y que no han existido polí­ticas criminales pues las recientes y antiguas medidas y polí­ticas de seguridad han sido elaboradas por personas que no conocen del tema y que lejos de golpear al crimen, le dieron beligerancia.

Ricardo Sosa, criminólogo de profesión, considera que El Salvador ha dejado de lado las ciencias forenses y criminalí­sticas, y se ha enfocado en que polí­ticos y partidos elaboren planes de seguridad

“Hemos hecho a un lado la ciencia, la criminologí­a, la criminalí­stica y las ciencias forenses. Yo he insistido que El Salvador necesita un instituto de ciencias forenses para poder estructurar una polí­tica criminal de Estado y a partir de ahí­ estructurar las polí­ticas y planes de seguridad”.

Sosa sostiene que los cambios en materia de seguridad vividos en los últimos dí­as se deben a la acertada decisión de nombrar al comisionado Mauricio Ramí­rez Landaverde como ministro de Seguridad, y quien en conjunto con el director de la Policí­a Nacional Civil (PNC), Howard Cotto, han logrado influir en el Gobierno para estas tomar estas medidas porque conocen "desde adentro" el fenómeno.

Señala que en el paí­s se ha delegado a religiosos y a ONG´S la responsabilidad de hacer estudios sobre la violencia, en referencia al “Plan El Salvador Seguro”, al que calificó de incongruente y que a su juicio la única estrategia de las 124 acciones del plan realizada en poco más de un año ha sido una “marcha blanca” que costó medio millón de dólares.

“Lo que tenemos ahora son 84 personas que se reúnen, no nos dan la cara, y que se han convertido en cómplices del fracaso en la polí­tica de seguridad. Yo quisiera que un vocero del Consejo Nacional de Seguridad y Convivencia ciudadana le diera cuentas a la nación. Ni siquiera los municipios libres de violencia se han realizado. El impuesto a las telefoní­as y las medidas de seguridad actuales no forman parte del plan El Salvador Seguro”.

Por su parte el analista y experto en temas de seguridad, Ramón Medrano, sostiene que ha habido un uso polí­tico electoral del tema por parte de gobierno y partidos polí­ticos. “Tenemos dos grandes ejemplos recientes. El primero es la actitud permisiva de algunas de las autoridades del Gobierno Funes sobre la tregua entre pandillas que terminó fortaleciendo las maras; la otra es ese video que apareció del intento de negociación del segundo hombre de COENA con las pandillas entre la primera y la segunda vuelta electoral”, dijo.

Añadió además que es necesario que el Estado golpee y debilite las estructuras de pandillas donde más les duele, y que no se continúe con capturas de propaganda. Señala que hay sectores como las iglesias que no dejan de lado la posibilidad de negociar con pandillas para ayudarles, pero es tajante al afirmar que “primero hay que golpearlas y debilitarlas porque con un adversario fuerte no se puede negociar”.

Por otro lado el politólogo, Óscar Godoy, coincide en que no existe una polí­tica criminal tal como la doctrina en ese campo lo ordena, pero asegura que aunque el paí­s tuviera una polí­tica criminal, no serí­a la solución. “El Salvador ha evolucionado a lo que se conoce como una sociedad criminógena, y se debe abordar desde la seguridad humana y la polí­tica criminal. Se necesita romper el ciclo de la delincuencia que aunque se eliminen mil mareros, entran otros dos mil a consecuencia de fallas en el sistema de respuesta social del Gobierno”.

Godoy afirma que las teorí­as criminalí­sticas se seguirán cumpliendo en El Salvador. Una de ellas afirma que por cada ví­ctima existe la posibilidad que ocurra aparezcan diez ví­ctimas más, lo que derivará en que el paí­s continuará siendo violento porque no existen polí­ticas públicas.

“Las polí­ticas públicas deben estar fundamentadas en un diagnóstico cientí­fico, y aquí­ lo que tenemos es pura sociometrí­a. Aquí­ se ha creí­do por 24 años que las polí­ticas públicas de seguridad tienen que ver con abogados y policí­as”.

Los analistas concluyen que el crimen organizado va más adelantado que las leyes, y que mutará de tal forma que encontrarán las maneras de comunicarse y continuar creciendo. Recomiendan que si el Gobierno quiere ver cambios sustentables, debe aislar el tema de seguridad de lo polí­tico y comenzar a realizar estudios desde la ciencia criminalí­stica sin dejar de lado la implementación polí­ticas sociales reales y no propagandí­sticas.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias