spot_img
spot_img
sábado, 23 de octubre del 2021

Adiós a poeta Jorge Ramírez

Escribo estas breves líneas con un nudo en la garganta. Y es que recién me acabo de enterar del fallecimiento de Jorge Ramírez, un amigo querido, escritor popular y amante de los libros, comprometido con el saber y la justicia. Lo vi y conversé con él, la última vez, hará cosa de dos o tres años. 

Estaba con un puesto de venta de libros y revistas a unas cuadras de la Iglesia Basílica del Sagrado Corazón. Yo venía a pie, sobre la acera, cuando escuché que alguien me llamaba por mi nombre. Volví la vista y era Jorge, con su enorme sonrisa y amabilidad a flor de piel. 

Al tiempo que me invitaba ver los libros y revistas, me comentaba sobre algo mío que había leído y me daba sus opiniones sobre la situación política del país. Conversamos un buen rato. Me interesó una revista, creo que era Nueva Sociedad, y Jorge me informó sobre su contenido. La compré. 

Nos despedimos con el afecto de siempre y el “hasta pronto” de rigor. Así era siempre que nos veíamos Jorge y yo; sin importar el tiempo transcurrido desde nuestro último encuentro, conversábamos como si hubiese sido el día anterior. La calidez era su don. Un hombre cabal, arrecho, salvadoreño de los buenos. 

Mayor que yo en edad, también lo vi y lo veo como uno de mis mayores en el plano moral e intelectual: llegó antes que yo a la brega por la vida, las ideas y el compromiso con la justicia. Voy a extrañar no encontrarlo en el centro de San Salvador, con sus libros, su optimismo y su calor de ser humano pleno. No voy a olvidar ni su amistad ni su ejemplo de escritor laborioso. 

Que descanse en paz mi querido amigo Jorge Ramírez.  

spot_img

Últimas entradas