jueves, 12 de mayo del 2022
spot_img

Actores de EE.UU. crearán en el país la productora “más importante de Latinoamérica”

¡Sigue nuestras redes sociales!

Los actores estadounidenses consideran que es una buena idea, debido a la visionaria labor del mandatario, Nayib Bukele.

A través de su cuenta de Twitter, el actor y director estadounidense, Daniel Baldwin, hermano menor de Alec Baldwin, anunció la creación de una nueva empresa de cine y televisión en El Salvador, con la que pretenden posicionarse como una de las agencias productoras más importantes de la región latinoamericana.

“Es un gran honor para mí anunciar la asociación de la familia Baldwin con el país de El Salvador (…) construiremos la empresa de cine y televisión más importante de la historia latinoamericana”, escribió el actor en la red social.

Esta no sería la primera vez en que la familia Balwin incursiona en este tipo de proyectos, ya que el mismo actor explicó a sus seguidores sobre la experiencia que posee. “Permítanme ayudarlos a entender la misión. Como familia, hemos realizado cientos de películas y episodios de televisión durante más de 30 años. Esta será la segunda vez que participo en una empresa de esta naturaleza. La primera vez fue un gran éxito”, reiteró el especialista en cine.

A pesar del anuncio realizado, no se han dado a conocer mayores detalles sobre la creación de dicha compañía, sin embargo, fiel a su estilo, el presidente Nayib Bukele, únicamente respondió a la publicación del actor con un emoji de la bandera salvadoreña.

Este anuncio se da en medio del deterioro en las relaciones diplomáticas que El Salvador tiene con Estados Unidos, impulsado por la ola de ataques hechos por el mandatario salvadoreño hacia la Emjabada del país norteamericano, así como algunos representantes diplomáticos.

Estados Unidos y El Salvador han sido por décadas dos países aliados en tiempos de paz y de guerra. Durante el conflicto armado en la década del 80, Washington gastaba un millón de dólares al día para abastecer o entrenar al Ejército de El Salvador –según un reporte de The Heritage Foundation– y, a través de los años, las ayudas y las conexiones políticas, económicas y culturales se han mantenido de las formas más variadas entre las dos naciones.

De hecho, alrededor de 2,3 millones de salvadoreños viven en Estados Unidos, según el Pew Research Center, una migración creciente que ha mantenido a flote la economía del país centroamericano a base de remesas.

Datos de la Encuesta de Hogares de Propósitos Múltiples (EHPM) de 2019 y publicada en 2020 por el Ministerio de Economía indican que 1,63 millones de salvadoreños son beneficiados con las remesas. Las remesas de dinero que recibió El Salvador durante el primer trimestre de 2021 superaron los 1700 millones de dólares, un 30,4 % más que lo registrado en el mismo lapso de 2020, informó el Banco Central de Reserva (BCR).

Pero recientes enfrentamientos entre Bukele y el gobierno de Joe Biden han reducido la cooperación estadounidense con las instituciones oficiales a mínimos históricos desde el regreso de la democracia en El Salvador en 1992 y ambos países han cruzado fuertes cuestionamientos que hasta hace poco eran impensables.

“Es sin dudas el punto más bajo en las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos en las últimas tres décadas”, dijo en diciembre del año pasado a BBC Mundo el doctor José Miguel Cruz, profesor de la Universidad Internacional de Florida y experto en temas centroamericanos.

En uno de los últimos episodios, el Tesoro de Estados Unidos acusó en diciembre a Bukele de negociar en secreto una tregua con los líderes de las poderosas pandillas callejeras del país –maras– con el objetivo de bajar la tasa de criminalidad, lo que apunta directamente a uno de sus éxitos más pregonados: la caída de la tasa de asesinatos.

Pero más allá de las rispideces con la administración Biden, el mandatario salvadoreño se ha enfrentado constantemente a las acusaciones de los organismos de derechos humanos por atentar contra la libertad de expresión, el derecho de acceso a la información y a participar en el debate público.

La ONG Human Rights Watch ha identificado 91 cuentas de Twitter bloqueadas de periodistas, abogados, activistas y ciudadanos, siendo que la mayoría de ellas “han sido bloqueadas por el presidente Bukele”, mientras que instituciones como la Casa Presidencial, la Secretaría de Prensa de la Presidencia y la Secretaría de Comunicaciones también han bloqueado algunas.

Aunque estos son los datos que maneja la organización, ésta ha avisado que la cifra podría ser mayor, ya que “bloquear usuarios en las redes sociales parece ser parte de una estrategia más amplia del Gobierno de Bukele para silenciar a los críticos y reducir la transparencia”, según indicó el organismo en un comunicado.

Además, estos bloqueos resultan “particularmente alarmantes” en un contexto en el que el gobierno “ha entorpecido el acceso a la información pública y ha atacado a organizaciones de Derechos Humanos y periodistas independientes”, alertó la ONG.

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias