spot_img
spot_img
sábado, 08 de mayo del 2021

ACNUR pide a El Salvador garantizar la integridad de comunidades LGBTI

ACNUR hizo un llamado a las autoridades nacionales a hacer las investigaciones necesarias y evitar que presuntos crímenes de odio queden en la impunidad.

spot_imgspot_img

La Agencia de la ONU para los Refugiados, ACNUR, manifestó su repudio y consternación ante el asesinato de Jade Camila Díaz, lideresa comunitaria trans, quien fue encontrada muerta en las aguas del río Torola, Morazán.

Jade, junto a la organización COMCAVIS Trans, defendía incansablemente los derechos de las personas LGBTI y recientemente participó en las consultas para la construcción del capítulo nacional del Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS) de El Salvador.

Ante esta situación, ACNUR hizo un llamado a las autoridades nacionales a hacer las investigaciones necesarias y evitar que presuntos crímenes de odio queden en la impunidad.

“Esto, según los compromisos presentados por el gobierno salvadoreño durante la reciente reunión del MIRPS en México, y en línea con los compromisos asumidos en la Declaración de la Ciudad de México adoptada la semana pasada”, reza un extracto del comunicado emitido por la organización.

En El Salvador, la violencia victimiza a cientos de personas LGBTI, quienes son amenazadas, asesinadas o desaparecidas cada día. Muchas otras son forzadas a desplazarse internamente o a través de fronteras internacionales para salvar sus vidas. Según cifras de COMCAVIS Trans, más de 600 asesinatos de personas LGBTI han sido registrados desde 1993 en El Salvador, y entre 2018 y septiembre 2019 se reportaron 151 casos de desplazamiento forzado de personas LGTBI. Ante este panorama, ACNUR y COMCAVIS Trans trabajan de manera conjunta para apoyar en la protección y repuesta humanitaria para las personas LGBTI que son víctimas de desplazamiento forzado.

Comunidad trans consternada ante el hecho

El asesinato de Jade Camila Díaz, lideresa comunitaria trans de Morazán, consternó a la comunidad LGBTI salvadoreña y sus miembros han exigido a las autoridades esclarecer este caso.

Los reportes oficiales indicaron que la activista desapareció el miércoles de forma misteriosa, lo que activó una alerta entre los miembros de este grupo social, quienes realizaron una campaña de apoyo para encontrar a la residente de Lolotiquillo, Morazán.

Su fotografía había sido difundida por redes sociales esta semana en un intento por conseguir pistas de su paradero.

“DESAPARECIDA- Jade Camila Díaz, fue vista por última vez el día 6 de noviembre a las 6:00 p.m. cuando salió de su casa vestida con shorts color azul y una blusa blanca de tirantes. Cualquier información, al 2564 5029 o en la Fanpage de COMCAVIS TRANS EL SALVADOR”, se leía en la imagen difundida por la organización no gubernamental que desde hace poco más de una década representa a las mujeres trans en el país.

Fue hasta que este sábado, el cuerpo de Díaz fue encontrado en el río Torola, en un tramo del cauce que pasa entre los municipios de Osicala y Meanguera en el departamento de Morazán.

Varias cuentas de Twitter de personas involucradas en la defensa de los derechos de la comunidad LGBTI (lesbianas, gays, bisexualex, transexuales e intersexuales) aseguran que su cuerpo tenía signos de tortura. La PNC no ha confirmado la información.

Lo que si revelaron las autoridades es que parte de su cuerpo se encontraba introducido en una bolsa, dentro de la cual había piedras.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias