jueves, 12 de mayo del 2022
spot_img

Vendedores no podrán pagar locales del Hula Hula porque es un centro comercial

¡Sigue nuestras redes sociales!

El desalojo de la calle Rubén Darío impactaría entre 500 a 1 mil personas que se dedican a la venta informal, por lo cual estarían perdiendo alrededor de US$200 diarios

Luego que la alcaldía capitalina les notificara que tenían que hacer un desalojo “voluntario”, los vendedores informales que tienen décadas de haberse tomado la calle Rubén Darío de San Salvador, han expresado su preocupación de ser reinstalados en el mercado municipal “Hula Hula”, ubicado a un costado de esa vía.

El recinto comercial fue creado en la administración edilicia del arenero, Ernesto Muyshondt, debido a que en el periodo que Norman Quijano gobernó el municipio, destruyó el parque que llevaba el mismo nombre del mercado, porque ilegalmente se había convertido en centro de venta de tortas y cervezas.

Los mercaderes aseguraron que no están en desacuerdo de ser reubicados, pero lo que que sí les ha molestado es que no se definió un proceso ordenado, el cual deje un beneficio bilateral, al no afectarles en sus ventas y tener una ciudad ordenada.

Al circular entre los diferentes puestos y preguntarles sobre esta orden, coincidían en la frase: “nos han mentido”. Esto lo recalcaban producto a que la medida les cayó de sorpresa, aclararon que si tuvieron reuniones con personeros de la comuna pero en ninguna llegaron a un tipo de acuerdo en la ejecución de la medida.

“Esto lo avisaron ayer en la tarde (lunes), mandaron a unos empleados de la alcaldía quienes pasaron tirando los volantes, porque sabían que íbamos a preguntar donde nos tirarían. No hay negociación para desalojarnos, por supuesto que no nos queremos ir de acá porque hemos construido estos puestos a puro sudor de nuestra frente”, indicó una vendedora de productos varios.

Confirmó que juntas que se realizaron, se dejó abierta la posibilidad de un traslado hacia el “Hula Hula”, pero sin definir los puntos que a considerar para proceder a esta acción.

“Queremos un diálogo, ahorita no han dado la cara, lo que queremos es que vengan y nos digan ese es su lugar y váyanse a ese lugar. No nos dan otra opción y nos quitan la forma en la cual nos ganamos el pan de cada día. Si nosotros nos llevamos nuestra mercadería a nuestro hogar, no vamos a vender y no nos sirve de nada, lo que queremos es que nos den una solución porque igual manera nos tenemos que levantar”, reclamó.

Respecto al mercado Hula Hula, lo tildó de “centro comercial” ya que aseguró que son condiciones diferentes a las que se dan en un mercado, lo que genera un alto costo en el pago de la renta del local.

“Eso no es un mercado es un centro comercial por cuota mensual. Primero nos dijeron US$300, después de las se había dejado un cobro preliminar de US$200 y el que tiene el dinero entra y el que no se queda. También, nos complican con los antecedentes penales y solvencia de la PNC para tener un puesto”, detalló.

Por su parte, una vendedora de ropa para dama y niños indicó que todos sus compañeros están con la disponibilidad de colaborar con la alcaldía.

“El problema es de que la verdad tuvimos varias reuniones, pero jamás nos dijeron que nos iban a quitar y nos iban a mandar a nuestra casa, en ningún momento se habló eso”, rememoró.

Indicó que con este procedimiento se estarían afectando entre 500 a 1 mil personas que se dedican a estas labores, por lo cual estarían perdiendo alrededor de US$200 diarios que aseguró que no les alcanza porque deben sacar para varios gastos, entre ellos, el pago de prestamos.

“Acá hay familias que tienen nietos hasta bisnietos que han criado… Me hubiera gustado que nos hubieran dicho: ustedes se van pero les damos tanto tiempo para poder organizarse y luego que nos asignaran el local y donde se guardarían las cosas, hubiera sido perfecto… Deberian de pensar, cómo vamos a hacer toda esta gente para subsistir todo este tiempo”, apuntó.

Aclaró que si quitarán sus locales para evitar problemas, pero “si el alcalde no viene a hablar con nosotros, la verdad es que no quiere hablar con nosotros”.

“No se ha convocado a medida de presión por lo que se está viviendo a nivel nacional (Estado de Excepción). Si hay miedo de que lo capturen a uno injustamente, porque ahorita si uno anda un tatuaje alusivo a arte lo primero que van a tener como objetivo es decir que es un delincuente”, sostuvo.

Ambas coincidieron al decir que la reinstalación si tiene beneficios porque “no van a estar aguantando agua y sol”, pero les perjudica el alto costo del servicio para poder vender.

Mientras tanto, Ana Escobar expresó que en el “Hula hula” las autoridades no les darán cabida a los vendedores ambulantes de frescos, jabones y otros productos que también tienen necesidades.

“Tenía que pagar dos letras en el banco y no tengo ni cinco, porque no se ha podido vender por estas bullas. Para mi que el presidente y quien sea, que nos pongan en esos lugares con medidas y sino acatamos las medidas que haya una ley pesada para nosotros, pero si necesitamos que nos den el centro de San Salvador para poder vender”, pidió la mujer que tiene 40 años de trabajar en la “Rubén Darío”.

Otra comerciante que solo se identificó como María Cristina, que en el mercado tendrán que pagar un costo diario de US$6.50 tarifa que indicó que está fuera de su alcance por lo que proponen que se baje la mitad.

“Ahí arriba ya hay de todos de locales mayoristas, de comida, los sorbetes Sarita ya están funcionando”, se quejó.

Además, detalló que se rumora que los fondos del mercado fueron malversados en la administración de Muyshondt.

“Como usted sabe, lo que oye aquí son comentarios porque uno no está en el lugar de ellos. Lo acusaron que malversó de los fondos de ahí, nosotros no sabemos pero eso dicen”, declaró.

A lo que continuó, al señalar que con el exfuncionario arenero no se habló sobre el mercado, ya que solo se encontraba en planes y en su construcción, mientras cuando Nayib Bukele asumió el cargo si hubo varias conversaciones del tema y se le dio seguimiento en la actual gestión.

“Es cierto nos reunimos con el señor Irving, pero el decia otra cosa en sus reuniones no pudimos grabar porque nos quitaban los celulares, él nos decía que era un mercado municipal y ahora nos dicen que es un centro comercial”, se quejó.

Se quiso obtener una postura oficial de la alcaldía de San Salvador; sin embargo, personal de comunicaciones de la comuna indicó que será hasta el jueves que brindarán declaraciones.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Francisco Hernández
Periodista y redactor de ContraPunto. Especialista en temas políticos, sociales y judiciales
spot_img

Últimas noticias