spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 24 de junio del 2021

Tatuajes ¿una marca imborrable?

La clí­nica de eliminación de tatuajes del INJUVE atiende hasta la fecha a 828 pacientes, entre ellos 709 hombres y 119 mujeres

spot_img

El Instituto Nacional de la Juventud (INJUVE) a través de su clí­nica de remoción de tatuajes, realizan la eliminación de miles de dibujos y letras implantados en la piel de 828 ciudadanos en edades de entre 13 y 67 años, como una forma de garantizar el progreso y desarrollo personal de los pacientes.

“El programa nació en mayo de 2003, y su fin es ayudarle a las personas que debido a sus tatuajes son discriminadas y estigmatizadas”, explica a ContraPunto la doctora Maydé Ramí­rez, encargada de la clí­nica de remoción de tatuajes del INJUVE.

Los dibujos o letras grabadas con sustancias colorantes bajo la epidermis, son capaces de cerrar oportunidades laborales, crear problemas con estructuras pandilleriles o con instituciones de seguridad.  Sin embargo, el tatuaje no es exclusivo de pandilleros o delincuentes, algunos ciudadanos lo practican con fines artí­sticos, según un estudio realizado por la empresa OCC Mundial, en México.

“llevar un tatuaje no significa una marca de por vida, y se ha venido demostrando desde hace 13 años; pero sí­ es algo que les afecta en el ámbito laboral.  Actualmente tenemos a 828 pacientes que están recibiendo tratamientos, de ellos 709 son hombres y 119 mujeres”, detalló Ramí­rez.

La especialista señala que un 60 por ciento de las personas que están siendo tratadas para eliminar estas marcas corporales, son expandilleros en edades de entre 18 y 35 años. Asimismo señala que la motivación principal de estos pacientes es reinsertarse a la sociedad.  El tratamiento médico es gratuito.

“Ellos (los expandilleros) agradecen mucho el apoyo que uno les ha dado, eso les ha ayudado a conseguir un trabajo digno y ser el sostén de sus familias.  Conocemos de casos en los que sabemos que se han reinsertado, incluso la mayorí­a ya trabajan en empresas, este beneficio es muy bueno”, dijo la doctora.

¿Qué hacer para removerse un tatuaje?

La especialista detalló una serie de requisitos fundamentales que todo ciudadano debe de cumplir para someterse a un tratamiento de este tipo, uno de ellos es presentar una constancia de antecedentes penales.

“Todo paciente interesado debe presentarse a la clí­nica y presentar una copia de su Documento Único de Identidad (DUI), una solvencia de la PNC y antecedentes penales de no más de tres mese de vigencia.  Quién posea delitos, no puede ingresar al programa”, explicó Ramí­rez.

Asimismo aclaró que si el paciente es menor de edad, debe presentar una copia de su carné de minoridad, hacerse acompañar por un adulto hasta que termine el tratamiento o cumpla los 18 años de edad.

Luego de presentar esos documentos, los pacientes son entrevistados por un psicólogo y enviados a realizarse un examen toxicológico, “si algunos de ellos resulta positivo con esta prueba, se enví­a a rehabilitación y luego lo incorporamos al programa. Generalmente la mayorí­a entra, menos los que están consumiendo drogas”.  Hasta la fecha, 400 personas se encuentran a la espera de su aprobación para iniciar su tratamiento.

El procedimiento médico

Ramí­rez señala que eliminar completamente un tatuaje requiere de diferentes factores como el color de la tinta y si fue realizado por un profesional o de forma artesanal.

“La tinta negra y azul sale más rápidamente que la de colores; el tamaño del tatuaje también tiene mucho que ver, entre más grande, más tratamiento; y entre mayor tiempo tenga el paciente de poseerlo, costará más la remoción”, explicó.

Y agregó, “no usamos anestesia, sino una máquina de aire frí­o, eso hela el área de la piel a trabajar y es cuando aplicamos el láser, siempre hay un poco de dolor, pero es mí­nimo.  La sesión dura de entre 20 y 30 minutos, aplicamos vaselina y les sana de siete a 10 dí­as”.

Una regla del programa es que los pacientes que accedan a eliminarse tatuajes, deben estar consientes de que todos los que posean serán removidos sin excepción, agregó Ramí­rez.

spot_img

También te puede interesar

Dora Reyes
Periodista, graduada de la Universidad de El Salvador (UES) Divulgar los hechos de forma transparente y honesta encaminan mi compromiso con la sociedad.
spot_img

Últimas noticias