spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

Sperisen, ex jefe de la policí­a de Guatemala, dice que “preso polí­tico” en Ginebra

Tres otros reclusos, que huyeron de la penitenciarí­a de "El Infiernito", fueron recapturados y asesinados en 2005. Dos intervenciones telefónicas que le fueron detectadas a Sperisen, "constituyen un indició de (su) implicación en la ejecución (de esos) evadidos"

spot_imgspot_img

Ginebra.- En ví­speras de su tercer juicio en revisión tras dos condenas a cadena perpetua por el asesinato de diez prisioneros en Guatemala en 2005 y 2006, el doble nacional suizo-guatemalteco Erwin Sprisen estimó que “no se ha establecido la verdad, no se me ha querido atender, escuchar, soy un preso polí­tico, soy inocente” declaró al margen de una conferencia de prensa hoy en Ginebra.

Necesitamos que la verdad salga, no es agradable ser condenado dos veces y otra vez ser juzgado”, añadió Sperisen, en libertad condicional y esperando el inicio del proceso de revisión judicial a partir del próximo lunes, dispuesto por el Tribunal Federal, máxima instancia suiza, debido a que ciertos testigos en Guatemala interrogados por escrito por la fiscalí­a para el primer juicio en 2014, no fueron convocados para confrontarlos con Sperisen en el segundo juicio en 2015.

La absolución de un criminal es una aberración pero la condena de un inocente es una monstruosidad”, sentenció Oscar Berger, ex presidente de Guatemala (2004-2008), que acompañó a Sperisen en la conferencia de prensa.

Es una condena por convicción de los juzgadores y rechazaron dos veces que yo testimoniara. Hubo un enfrentamiento en la cárcel y murieron siete detenidos. Actuamos en respeto de la ley, y consultamos con Anders Kompas”, en aquella fecha representante de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos en Guatemala, apuntó Berger.

El Tribunal Federal retuvo en su decisión del 20 de septiembre del 2017que los siete reclusos del penal de Pavón abatidos  hace 12 años, “no fueron muertos en enfrentamientos con la policí­a u otras fuerzas armadas, su eliminación fue planificada”, y hay “indicios” de la participación de Sperisen.

Tres otros reclusos, que huyeron de la penitenciarí­a de “El Infiernito”, fueron recapturados y asesinados en 2005. Dos intervenciones telefónicas que le fueron detectadas a Sperisen, “constituyen un indició de (su) implicación en la ejecución (de esos) evadidos”.

Para la vista oral que comienza el lunes venidero, el Ministerio Público solicitó se incluyan como testigos, dos investigadores de la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), institución de Naciones Unidas creada en 2007 a través de un acuerdo entre la ONU y el Estado de Guatemala.

Trascendió que se trata de los españoles Fernando Toledo y Luis Modrego, que ya comparecieron en los juicios anteriores en Ginebra. La defensa de Spersien adelantó que ha presentado, para esta ocasión, una querella penal contra Fernando Toledo por falso testimonio.

Javier Figueroa, uno de los subordinados de Sperisen, fue absuelto en Austria en 2013, mientras que en 2017, la justicia española absolvió a Carlos Vielmann, ex ministro dela Gobernación de Guatemala, superior jerárquico de Sperisen.

Philip Alston, Relator especial  de la ONU sobre ejecuciones extrajudiciales, sumarias o arbitrarias, visitó Guatemala del 21 al 25 de agosto de 2006, poco antes que se cometieran siete de las diez muertes que se le reprochan a Sperisen. Denunció que “cada año se registran 5.000 o más homicidios cuya responsabilidad recae forzosamente sobre el Estado”.

Guatemala se ve asolada por una serie de fenómenos violentos, entre los que cabe citar la limpieza social, la ola imparable de asesinatos de mujeres, los linchamientos, los homicidios de personas por su identidad u orientación sexual, el asesinato de defensores delos derechos humanos y la violencia en las cárceles”, resumió entonces Alston.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias