spot_img
spot_img
miércoles, 12 de mayo del 2021

¿Será, como una Ola el cambio de paradigma?

Uno de los temas que están puestos en la agenda nacional es la corrupción polí­tica, aunque más parece que es a nivel regional. Cada dí­a, un nuevo caso de “corrupción” aparece en los diferentes medios sociales de comunicación. Entendiendo la corrupción polí­tica como el mal uso del poder público para conseguir una ventaja ilegí­tima, generalmente de forma secreta y privada.

Todos los gobiernos son susceptibles de corrupción polí­tica. Las formas de corrupción varí­an como el uso ilegí­timo de información privilegiada, sobornos, extorciones, fraudes, malversación, prevaricación, compadrazgos, cooptación, nepotismo, impunidad y el despotismo entre otras.

Sin embargo dependerá del grado de honradez y honestidad que posean cada una de las personas del funcionariado, por lo que no es casual que haya paí­ses en los cuales no se dan los niveles de corrupción como los que se dan en otros. Dependerá de la solidez con que se tengan estos valores y del concepto de democracia alcanzado.

La identidad cultural de un pueblo está determinada por ciertos valores éticos, los cuales son definidos e infundidos en este, al final determinara la conducta de sus habitantes. No obstante, percibo que la honradez y honestidad son valores que les hemos dado de baja en nuestro ideario colectivo, cuando vemos tantos casos de corrupción polí­tica, pero aún hay más.

Cuando se llega a un restaurante y se recibe como respuesta alteración en los precios entre lo que está marcado en la carta y lo que facturan al final; o como cuando en un taller automotriz aseguran que son necesarios una cantidad de piezas por cambiar y no muestran los repuestos, y además el vehí­culo al poco tiempo demuestra que la falla sigue. O cuando una persona que ejerce la medicina prescribe una intervención quirúrgica innecesaria, con el objetivo de llenar más su bolsillo, todos la anteriores ejemplos son actos de una inmoralidad que poco a poco se ha ido incorporando en nuestro pensar hasta normalizarlo con nuestras actuaciones.

Tanto como personas, como gobierno y como empresas privadas actúan muchas veces con inmoralidad, teniendo como resultado actos de corrupción en contra de la población.

Muchas veces he escuchado frente a un acto de honradez y honestidad, “es que es un tonto o tonta” y en el caso contrario existen reacciones de “Este sí­ que es listo”. Me pareciera que hemos perdido el rumbo de nuestras valoraciones ya que celebramos a la persona inmoral y descalificamos a la persona honrada. ¿Que podrí­amos esperar con este tipo de valoraciones frente al accionar en la vida?, me parece que nada bueno.

Y como una ola vino a mi mente esta reflexión en la recién semana santa, cuando en la “Hola” experimente esa falta de honradez por parte de dicho comercio. Y ¿cómo es que hemos llegado hasta aquí­?, o más bien qué medidas tomar para salir de esta vorágine.

¿Un cambio de paradigma? Podrí­a ser, un cambio que determine en nuestra sociedad valores y sistemas de pensamiento diferentes al paradigma dominante, lo cual implica cambios culturales que afecte la forma en que una persona percibe su realidad y la forma en que responde a esa percepción.

Este cambio requiere el involucramiento de todas y cada una de sus partes de toda la sociedad, desde cada instancia gubernamental que conforma el Estado, lí­deres sociales, medios de comunicación, educadores, la fuerza económica y financiera hasta las organizaciones no gubernamentales y formadores de opinión para que promuevan, difunden y oficialicen los nuevos paradigmas. De esta manera poder iniciar con un simple cambio: juzgar la paja en el hombro ajeno, a la vez que reflexionamos como es la viga en nuestro hombro.

Gilda Parducci
Gilda Parducci
Columnista Contrapunto

Últimas entradas